PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Artemi Rallo, director de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), destacaba en una reciente entrevista para el diario "El País" algunos de los aspectos fundamentales y que actualmente despiertan una mayor preocupación sobre el medio internet.

Entre los diferentes aspectos abordados, la privacidad de la información de los usuarios de internet se posiciona como uno de los grandes retos de la industria en la actualidad, sobre todo tendiendo en cuenta los últimos casos y polémicas relacionados, protagonizados por diferentes gigantes de la red como Facebook o Google.

Sumado a ello, la importancia de este medio para el sector de la publicidad y un nuevo mundo de posibilidades para los propios anunciantes que de momento aprovechan un vacío legal carente de ciertas limitaciones a pesar de los esfuerzos por garantizar la privacidad y el uso responsable de la información y datos personales de los usuarios. 

En este sentido, Artemi Rallo sostiene que la evolución del medio internet debe de proliferar acompañado de ciertas directrices y barreras claramente establecidas "que maticen esa tierra sin ley en que parece haberse convertido la Red", como por ejemplo con la nueva directiva de la UE acerca del uso e implantación de los "cookies" de información, elementos de gran valor para los anunciantes y que ahora requieren del consentimiento y aceptación del usuario al que previamente se debe de informar sobre su uso de una forma clara y concisa.

Aun así, Rallo destaca que para la gran mayoría de los organismos y autoridades de protección de datos europeos,  los sistemas de información actuales son insuficientes y como consecuencia de ello "el derecho a la protección de datos y la privacidad en Internet es irreal, ficticio, virtual. Y a medida que se avanza en nuevos servicios, como la publicidad basada en el comportamiento, se constata la necesidad de dar un giro en este sentido".

Artemi Rallo, no duda en posicionar a internet como el mejor canal para la publicidad y el marketing directo de la actualidad, aunque matizando el hecho importante y la necesidad de establecer y "dejar claras determinadas reglas" que en un futuro resultarían muy difíciles de corregir. Sin embargo, es evidente que los anunciantes encontrarían con ellas ciertas limitaciones y desventajas frente a las posibilidades que actualmente les permiten personalizar y segmentar sus mensajes para ser dirigidos hacia grupos de usuarios o consumidores con un perfil mucho más definido.  Algo que por otro lado debería de servir para compensar y garantizar los derechos de los usuarios sobre la seguridad y privacidad de su propia información personal.

Como es lógico en una industria de grandes intereses, existen los grupos de presión creados con el objetivo de torpedear y frenar este tipo de normativas y puesto que los instrumentos para llevar a cabo estos procesos con los cuales garantizar la privacidad y los derechos de los usuarios deberán ser responsabilidad de la industria, es importante que se inviertan muchos más recursos y esfuerzos en desarrollar tecnologías que permitan que estas garantías puedan ser cumplidas, que en malgastar energías con el objetivo de evitar el cumplimiento de las normativas destinadas a ampliar dichos derechos.

En cuanto al boom de las redes sociales, el director de la Agencia Española de Protección de Datos destacaba su valor e importancia para los propios anunciantes debido en parte a la gran concentración de millones de usuarios agrupados dentro de ellas, considerando en este sentido que también existen aspectos como la cesión de la información que proporcionan sus usuarios y que de igual forma debería limitarse, ya que existen claras sospechas de que algunas redes sociales podrían estar cediendo dicha información a terceras empresas con fines claramente publicitarios.