PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Las redes sociales han conquistado internet, pero con ellas, la caja de Pandora se mantiene medio abierta debido a los continuos problemas y debates entorno a la privacidad de la información personal y confidencial de sus usuarios.

Muchos eran los que se frotaban las manos tras la llegada de la publicidad a las redes sociales y los dispositivos móviles, pero quienes pensaban que la información podría utilizarse a su antojo con fines lucrativos o comerciales comienzan a temer el hecho de que se levanten nuevas barreras que impidan la proliferación de las estrategias de marketing en este tipo de medios y soportes. Sobre todo en aquellos casos en los cuales se planteaban recurrir a los sistemas de geolocalización para orientar la información y la publicidad de una forma más precisa y concreta.

La información de los usuarios, así como los hábitos de navegación, preferencias o intereses forman parte del perfil que define a cada uno de los usuarios de internet y los medios sociales. Sin embargo existe una gran preocupación por la posibilidad del uso de este tipo de datos de forma indebida o abusiva.

Algunas redes sociales como Facebook se han visto envueltas en la polémica suscitada por la falta de seguridad de este tipo de datos, lo que ha provocado que algunos objetivos a corto plazo como la integración de herramientas basadas en la geolocalización se vean demorados hasta tener una total garantía de que ello no incumbirá en un problema aun mayor sobre la propia confidencialidad de los usuarios.

Otras compañías como Apple, ha tomado una postura más radical en este sentido incluyendo nuevas cláusulas que permitirán que cualquier dispositivo de apple pueda ser localizado geográficamente y que esta información pueda ser compartida con terceros con el objetivo de ofrecer servicios basados en geolocalización y quién sabe si determinarán el tipo de publicidad o anuncios que veremos muy pronto a través de sus dispositivos.

Como puede comprobarse a pesar de que Apple advierte de que los datos se "recogen de forma anónima y no permiten identificar personalmente a los usuarios", para muchos no resultará demasiado confortable más teniendo en cuenta que será casi un requisito si no pretendemos renunciar a la posibilidad de descargar aplicaciones.

En el caso de Facebook, sus usuarios parecen ser mucho más susceptibles a estos aspectos relacionados con la privacidad ya que tras algunos de los recientes escándalos relacionados, muchos son los que comienzan a tener la mosca tras de la oreja y sentirse desprotegidos y claros objetivos de todo tipo de acciones o campañas publicitarias.

Por otra parte, Google, el gran gigante de internet también ha sufrido en sus propias carnes el rechazo general y las críticas de quienes opinan que la compañía dispone de demasiados datos personales utilizados para mostrar la publicidad de forma segmentada, más adecuada a cada persona y cada momento.

En este sentido Google parece haber tomado la iniciativa ofreciendo soluciones al respecto que permiten a los usuarios la posibilidad de eliminar las cookies utilizadas por su sistema publicitario para así mantener nuestra privacidad y conseguir no ser identificados.

La privacidad comienza a presentarse como debería de ser. Un factor importante que debe ser respetado ofreciendo a los usuarios la opción de decidir si su información y que tipo de datos podrán ser compartidos o utilizados.  Sin embargo, ello puede suponer una barrera infranqueable tanto para la segmentación y efectividad de la publicidad online así como los servicios de geolocalización en internet, móviles y redes sociales.

 

Eventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo