PuroMarketing

Hacen tan sólo uno o dos años casi sería impensable que una compañía multinacional como Apple o cualquier otra gran marca se viera afectada de forma tan contundente por la opinión y las críticas de los consumidores ante los posibles problemas detectados en sus productos.

Y es que realmente los tiempos han cambiado. Los consumidores han tomado el poder a través de los medios y redes sociales con la capacidad de engrandecer o echar por tierra la reputación de cualquier compañía o empresa.

Pocos meses después de la llegada al mercado del nuevo iPhone 4, los quebraderos de cabeza para Apple no tardaron en aparecer tras darse a conocer algunos de los problemas técnicos relacionados con su antena y que afectaban fundamentalmente a la recepción de señal del nuevo dispositivo móvil.

A pesar de los esfuerzos de la compañía por restar importancia a este problema, lo cierto es que el rumor popular y las duras críticas sobre este problema adquirieron rápidamente una gran dimensión a través de los medios y redes sociales de internet hasta el punto de obligar a la compañía a convocar una rueda de prensa extraordinaria y más tarde llevárse por delante al propio ingeniero responsable del diseño de la antena.

Hasta el momento Apple había gozado de una excelente reputación tras convertirse en una de las empresas tecnológicas más innovadoras de los últimos años y quizás una de las empresas que mejor han sabido gestionar sus acciones y estrategias de marketing y publicidad.

Sin embargo, la lluvia de críticas hacia la compañía comenzaba a convertirse en un problema mucho mayor provocando que la reputación intachable de la que gozaba hasta el momento, comenzara a tambalearse.

Si bien en numerosas ocasiones hemos destacado la importancia de la reputación online en las redes sociales para las marcas y empresas, este podría ser uno de los mejores ejemplos para entender como los efectos y las opiniones negativas generalizadas de los propios usuarios y consumidores, pueden hacer peligrar todo un modelo de negocio que podría terminar incluso generando perdidas millonarias para la compañía.

En ese momento, Apple se enfrentaba a una de sus primeras crisis online y a pesar de los intentos y esfuerzos por intentar paliar la polémica, las criticas negativas seguían aumentando sobre todo en las redes y medios sociales de internet, y a las que se sumaban compañías rivales y directas competidoras en el sector de la telefonía móvil.

A pesar de que inicialmente todo parecía indicar que los de Cupertino, a pesar de sentirse realmente presionados ante este imprevisto y ver inevitable el hecho de adoptar medidas drásticas, la mayoría de los analistas consideraban improbable que la compañía anunciase la retirada del nuevo dispositivo.

Sin embargo, pocos meses después el operador del país norteamericano Telcel ha enviado un comunicado en el que asegura que el iPhone 4 con una nueva antena llegará este mismo mes al mercado. Lo que de ser realmente cierto demostraría el poder ejercido por las críticas y opiniones por parte de los usuarios y consumidores a través de los medios online y su efecto sobre las decisiones de la propia compañia para satisfacer las reclamaciones de sus clientes.

Para tranquilizar a los fanboy y clientes evangelistas de esta marca, hemos de admitir que la reputación de Apple es mucho más fuerte de lo que desearían muchos de sus detractores. De hecho continua siendo la marca más valiosas y cotizada del mundo según la revista Forbes. Y el reciente lanzamiento de otros de sus productos como el iPad, el nuevo iPod Touch e IPod Nano Touch, la siguen manteniendo en el olimpo de las grandes marcas más "populares y deseadas" por sus consumidores y usuarios.