PuroMarketing

El 61% de los mails de marketing se abre en un dispositivo móvil. Una cifra que sitúa a estos aparatos inteligentes por encima del ordenador tradicional, tal como muestra el informe de Movable.

Según el "US Consumer Device Preference", el iPhone se posiciona como el dispositivo móvil a partir del cual se registra la mayor tasa de aperturas, para ser más exactos, el 78,7%; mientras que la quinta parte restante corresponde a los terminales que operan bajo Android. De otra parte, si tenemos en cuenta los diversos tipos de dispositivos, incluidos los ordenadores y tabletas, el iPhone supone el 36% de las aperturas totales. En esta ocasión, Android supone el 9,3%.

El estudio de Movable no indica el CTR de estas aperturas. Un dato que sí nos proporciona YesMail Interactive, en un trabajo donde analiza más de 5 mil millones de e-mails, para llegar a la conclusión de que la mitad de ellos se abrían en el teléfono móvil, aunque la tasa de clics que recibían era solo del 11%, menos de la mitad de los que se registraban a través del ordenador (23%). 

En cambio, este mismo estudio indica que los usuarios móviles reportan mayores beneficios que quienes proceden del pc, concretamente el doble de rentables (7,14 dólares vs. 3,26 dólares). Como no podía ser de otro modo, el iPhone es el dispositivo que registra mayor número de transacciones. De las ventas derivadas a partir de un smartphone, el 59% se ejecutan con terminales con el sello de Apple. 

Por tanto, el smartphone supone una herramienta de venta online, que permite ofrecer un mensaje personalizado directamente a las manos del cliente. Un hecho que manifiesta la necesidad de mejorar su tasa actual de clics. El bajo CTR que los dispositivos móviles son capaces de generar puede ser debido a que los marketers no proporcionan a través de sus campañas de e-mail marketing una experiencia adaptada a estos dispositivos.

Según indica Michael Fisher, presidente de Yesmail, las marca han de diseñar estrategias pensadas también para estos dispositivos inteligentes. Para ello han de utilizar el diseño responsivo, y añadir llamadas a la acción que permitan interactuar fácilmente con el mensaje. De este modo, evitarán que todo el esfuerzo dirigido a estas campañas acabe en la papelera.