PuroMarketing

Un estudio de Hootsuite demuestra que el algoritmo ya los tiene en cuenta: ayuda a aumentar el alcance orgánico de los contenidos 

Con un par de los últimos anuncios que me mostró Instagram, interactúe. Uno se lo pasé por mensaje directo a otra persona, comentando una de las cosas que mostraban, y dos los guardé, usando esa opción. No es la única cosa que he guardado en Instagram. Aunque en realidad los contenidos guardados que sí veo son los que conservo en Twitter, también tiendo a darle a esa opción con aquellos posts de Instagram que me parecen interesantes por una razón o por otra.

No soy la única y posiblemente no lo haga por una razón muy diferente a la que todo el mundo está haciendo. Guardar parece la vía más rápida para no perder de vista aquellos contenidos que esperas volver a ver o utilizar en el futuro. Recetas, ideas de compras, destinos de vacaciones... Si el me gusta funciona para mostrar ciertas emociones frente a un contenido, el guardar ayuda a no perderlo.

Y, quizás por eso, Instagram ya lo empieza a tener en cuenta para ordenar contenidos y para comprender qué es o no es más relevante. La próxima gran obsesión en social media marketing va a ser lograr que los usuarios guarden tus contenidos. En el mercado en inglés, los influencers y las cuentas de marca ya están pidiendo a sus seguidores no tanto el me gusta como el que guarden el contenido.

Las cuentas usan ya siglas como SVE o piden en los concursos no tanto que te hagas fan, que ya lo serás, sino que guardes ese contenido. Son algunos de los ejemplos que han encontrado en Hootsuite sobre la práctica emergente, lo que les llevó a preguntarse si realmente que los usuarios de Instagram guarden o no los contenidos impacta.

Desde la compañía experimentaron con una de las cuentas, programando diferentes contenidos y pidiendo comportamientos diferentes.

Lo que concluye el estudio

¿Cuáles han sido las conclusiones? Los contenidos que los usuarios guardan no logran necesariamente más likes o más comentarios o ser más compartidos de lo que lo consiguen en general los demás comentarios. Esto, sin embargo, no implica que cada vez que un usuario guarda un contenido de Instagram no aporte nada, más bien al contrario.

El análisis de Hootsuite ha demostrado que el algoritmo sí lo tiene en cuenta. Los posts que han sido guardados son los que logran un mayor alcance. Llegan a muchas más personas de forma orgánica que los que no lo han sido.

Así, por ejemplo, las dos fotos de desayuno del estudio lograron el mismo ratio de engagement, de un 8%. Sin embargo, la foto que había sido guardada fue la que logró que más personas la vieran. El feed de Instagram se la mostró a más gente.

De media, los posts guardados de todos los que probaron y los no guardados tienen el mismo número de comentarios y uno bastante similar de me gusta. Lo que cambia es el alcance medio. Los contenidos que eran guardados por los usuarios tenían un alcance medio de 659,33. Los que no se quedaban en 480. El alcance es por tanto mayor, aunque eso no se traduzca necesariamente en más engagement (o como lo señalan en el estudio "interacciones valiosas").

Aun así, este dato es crucial para los social media marketers, que necesitan comprender qué es lo que lleva a que sus contenidos se vean más o menos. También es una aportación muy valiosa cuando lo que interesa de las redes sociales es usarlas como plataforma para crear reconocimiento de marca.