David Martínez Roig está especializado en estrategia de marketing agroalimentario + NEUROMARKETING...
PuroMarketing

Ahora que con alegría comienzo a ver en España publicaciones, congresos y seminarios sobre neuromarketing en general y eyetracking en particular me ha entrado la nostalgia y me he puesto a teclear este artículo en plan “abuelo cebolleta”.

Corrían los inicios del año 2.000 (ya ha pasado tiempo) y tras participar en un interesante proyecto de investigación internacional en el que aprendí mucho sobre alimentación y nutrición en la tercera edad (Healthy Ageing: How changes in sensory pshysiology, sensory psychology and socio-cognitive factors influence food choice) y tras `pasarme unos meses en California intentando el sueño americano (que no logré al no tener la famosa green card), estando yo en San Francisco recibí una oferta que no pude rechazar: la dirección de la oficina de una multinacional de estudios de mercado en Madrid.

Con esta gran oportunidad en mis manos, trasladé el sueño americano al sueño madrileño y me fui a vivir a Madrid. Al entrar en la empresa, oí por primera vez hablar del eyetracking, una novedosa técnica que la oficina de Alemania estaba comercializando con gran éxito en el mercado germano.

Entusiasmado y tras la traducción oportuna de la documentación, comencé a llamar a grandes empresas y a intentar conseguir presentaciones con los departamentos de marketing para presentar esta herramienta.

Conseguí reuniones con grandísimas empresas (que no cito por respeto) y con mi querido Opel Kadett recorrí el centro de la península haciendo presentaciones del eyetracking. Las caras de los responsables de marketing al conocer el tema era un poema. Ciencia ficción. “Este chaval está mal de la cabeza “(estoy seguro que muchos lo pensaron).

Al final, tras más de un año visitando empresas, ni una sola contrató un proyecto de eyetracking. Afortunadamente, si que contrataron otros proyectos de investigación de mercados (clásica investigación cualitativa y cuantitativa) con lo que conseguí salvar los papeles (y la facturación) de cara a los grandes jefes.

Más de una década ha pasado hasta que se está empezando a hablar de nuevo del eyetracking. Me alegro mucho. Lo que me entristece es que el sector empresarial español ha perdido más de 10 años mientas que empresas extranjeras han utilizado esta herramienta y han estado compitiendo con ventaja en los mercados internacionales.

Más vale tarde que nunca… Welcome to Spain, Eyetracking.

Archivos para Descarga
Guía Legal sobre niños influencers
Descargar 4.198.754Kb