Universidad Camilo José Cela

PATROCINA
PuroMarketing

Uno de los grandes elementos que han revolucionado el marketing, especialmente el marketing en internet, en los últimos tiempos ha sido el marketing con influencers. De ello, se habló de forma recurrente a lo largo de 2017, ya que las marcas han ido descubriéndolo y han ido incorporándolo. El marketing con influencers ayudaba a solucionar algunos de los problemas a los que se enfrentaban en su estrategia, lo que lo convertía en especialmente relevante.

En general, se podría decir que el marketing con influencers sigue viento en popa. Esa es la conclusión general que se podría extraer el último estudio sobre la materia, elaborado por Linqia sobre una base de responsables de marketing B2C.

Según los datos cosechados entre los encuestados, el 39% de las empresas espera aumentar el presupuesto destinado marketing con influencers durante este año y el 21% mantendrá la misma inversión. Por tanto, el 60% de los encuestados se podría decir que seguirá apostando en firme por el marketing con influencers, una cifra que supera ampliamente al 5% que está convencido de que este año disminuirá su gasto en esta actividad. A todos ellos hay que sumar el 35% que no tiene todavía claro qué hará este año.

Pero lo interesante no está solo en saber que las marcas y las empresas continuarán apostando por los influencers y seguirán dedicándole dinero a hacer campañas con ellos, sino también cómo lo harán exactamente. Determinar cuáles serán las principales tendencias que motivarán sus decisiones y que marcarán cómo actúan es también importante. Y ahí gana el usar varios tipos de influencers y varios tipos de herramientas.

Según los datos del estudio, el 52% asegura que durante el año ya en curso quieren incorporar el usar programas de marketing con influencers que permitan usar múltiples tipos de influencers. A eso se suma que un 44% asegura también que quiere usar a los influencers para mejorar los resultados que logran en otros canales. Un 36% considera que integrará el contenido de los influencers con el ecommerce para mejorar las ventas de producto.

No son las únicas tendencias que tendrán un impacto en 2018. Un 32% asegura que va a dejar de estar 'one-off' con los influencers y que en vez de hacer campañas específicas trabajaran en un siempre activos en lo que toca a los influencers. No es la única cuestión a sumar: un 29% cerrará contratos con influencers para que sean embajadores exclusivos de su marca, un 1% usará inteligencia artificial para mejorar los resultados, un 15% integrará a los influencers en el CRM y un 7% usará a sus influencers en chatbots.

Los retos del marketing con influencers

Los responsables de estrategia no solo tienen bastante claro qué es lo que quieren incorporar y cómo esperan mejorar los resultados logrados con los influencers en el año entrante, sino que además empiezan a ver de un modo cada vez más claro cuáles son los retos a los que tienen que enfrentarse. El marketing con influencers ha empezado a dejar de estar en esa fase inicial en la que la que las cosas están aún por analizar y por saber y ha comenzado ya a entrar en ese momento en el que se tiene claro no solo que hay que hacer cosas sino también que hay que responder a retos.

¿Y cuáles son esos retos? Según las estimaciones del estudio, para los marketeros lo más problemático es el ROI. Un 76% de los mismos marca como el gran reto al que tendrá que enfrentarse en los próximos meses el ser capaz de determinar el ROI de sus programas de marketing con influencers.

No es el único problema. El marketing con influencers no es ajeno a muchos de los problemas que tiene el marketing en redes sociales. Así, un 42% se preocupa por cómo los cambios en los algoritmos de las redes sociales harán que la visibilidad de esta actividad sea más complicada. Un 35% añade que el tiempo que destinan a gestionar el marketing con influencers es un problema.

Otros restos son el tener que escoger el proveedor con el que se trabajará (26%), el determinar cómo encaja todo esto en el marketing mix (24%), el asumir los cambios cada vez más rápidos de los consumidores (20%) y el creciente control por los mecanismos oficiales de este tipo de acciones de marketing (11%).