Artículo Marketing

La historia de la Navidad que el Marketing y la Publicidad quizás no te hayan contado

Así es la Navidad, la temporada más lucrativa para el consumo y el comercio minorista 

Por Redacción - 6 Noviembre 2023

La Navidad, una de las festividades más importantes en el mundo occidental, ha evolucionado a lo largo de los años. Aunque su raíz es religiosa, la Navidad se ha convertido en una temporada de compras tradicionales gracias al ingenio del marketing. En este artículo, exploraremos cómo la Navidad se transformó en una época de compras a lo largo de los siglos XIX y XX, y cómo el marketing desempeñó un papel fundamental en este proceso.

La industrialización y la urbanización desempeñaron un papel importante en la popularización de la Navidad como una festividad comercial. A medida que la industrialización avanzaba, las personas veían aumentar su riqueza y poder adquisitivo, lo que les permitía comprar regalos para sus seres queridos. La urbanización, por otro lado, concentró a la población en ciudades, donde surgieron tiendas y comercios minoristas que facilitaban la compra de regalos.

Uno de los hitos clave en la popularización de la Navidad fue la publicación en 1843 del poema "Un cuento de Navidad" de Charles Dickens. Esta obra literaria contribuyó a popularizar la imagen de Papá Noel como un personaje generoso que entrega regalos a los niños. A partir de ese momento, la figura de Papá Noel se convirtió en un símbolo de la temporada navideña.

En 1860, el primer árbol de Navidad público se instaló en la Casa Blanca, lo que contribuyó a la difusión de esta tradición. A partir de 1870, las tarjetas de felicitación navideñas se comercializaron ampliamente, permitiendo a las personas enviar saludos y buenos deseos a sus seres queridos de una manera novedosa. Dos décadas después, en 1880, Macy's abrió la primera tienda departamental en Nueva York, marcando el comienzo de una nueva era en las compras navideñas. Estas tiendas ofrecían una amplia variedad de productos en un solo lugar, lo que facilitaba la búsqueda de regalos. Más tarde, en 1890, el minorista estadounidense Montgomery Ward lanzó la primera campaña publicitaria navideña. Esta campaña incluía un catálogo de juguetes y otros artículos navideños, y fue un éxito rotundo. Fomentó la idea de que comprar regalos para Navidad era una tradición. A principios del siglo XX, la Navidad se convirtió en un día festivo nacional en Estados Unidos, consolidando su estatus como una festividad comercial.

Santa Claus, también conocido como Papá Noel, se convirtió en una figura central del marketing navideño. Su imagen como un hombre alegre y generoso que entrega regalos a los niños fue popularizada por el artista Thomas Nast en la década de 1860. Nast, que trabajaba para el periódico Harper's Weekly, creó una serie de ilustraciones que representaban a Papá Noel como un hombre gordo, de barba blanca y vestido de rojo. A partir de entonces la figura de Santa Claus comenzó a cobrar cada vez más protagonismo hasta que en 1831 Coca-Cola lanzada una de las campañas publicitarias navideñas más icónicas de todos los tiempos. Aquella campaña presentaba a Papá Noel conduciendo un trineo tirado por renos y disfrutando de una Coca-Cola. La campaña fue tan exitosa que la imagen de Papá Noel con una Coca-Cola en la mano se convirtió en todo un icono cultural que perdura en nuestro tiempo.

La introducción de personajes navideños icónicos, como Papá Noel, el Grinch y el Elfo, ha añadido un toque de magia y fantasía a la temporada, lo que a su vez ha atraído a los consumidores. Estos personajes se han convertido en símbolos de la Navidad y han sido utilizados de manera efectiva en campañas publicitarias para promover productos y servicios.

La Navidad, la temporada más lucrativa para el comercio minorista

Para comprender completamente el impacto del marketing en la temporada navideña, es esencial tener en cuenta las cifras asombrosas que rodean esta festividad. Tan solo en los Estados Unidos, el gasto anual en regalos, decoraciones y otros artículos navideños alcanza la asombrosa cifra de aproximadamente $1,000 mil millones. Este dato por sí solo refleja la magnitud de la temporada navideña como un período de consumo desenfrenado y celebración.

La publicidad de temporada, las ofertas y promociones navideñas, así como los eventos y promociones especiales, han contribuido a la fiebre consumista de la temporada

El marketing ha desempeñado un papel esencial en la transformación de la Navidad en una temporada de compras tradicionales a través de una serie de estrategias cuidadosamente diseñadas. Estas estrategias han trabajado en conjunto para crear un entorno festivo que no solo despierta el deseo de compra, sino que también ha modificado la percepción de la Navidad en la sociedad. La decoración navideña, tanto en las calles como en los centros comerciales y otros espacios públicos, ha sido un componente esencial en este proceso de transformación. A medida que las luces brillantes y los adornos festivos inundan nuestras vidas, se genera una atmósfera mágica que atrae la atención de las personas y las sumerge en la celebración. Las campañas publicitarias han sido expertas en transmitir un mensaje de alegría y celebración, conectando eficazmente con las emociones.

Las más poderosas estrategias del marketing navideño han tenido como gran objetivo el promover los regalos como un símbolo de amor y afecto. Las campañas publicitarias han trabajado arduamente para asociar los regalos con la felicidad y la satisfacción, lo que ha llevado a las personas a sentirse moralmente obligadas a comprar regalos para sus seres queridos durante la Navidad. Esta conexión entre regalos y emociones ha profundizado el significado de la temporada. Marcas, empresas y negocios, han creado a través del marketing una sensación de urgencia en torno a las compras navideñas mediante la promoción de ofertas y descuentos disponibles solo por tiempo limitado. Esta táctica ha llevado a las personas a realizar compras impulsivas, bajo la premisa de que están aprovechando oportunidades únicas que solo están disponibles durante la Navidad.

El poder de las canciones navideñas en la mente del consumidor

Las canciones navideñas, con su distintiva melodía y letras festivas, también han ejercido un impacto significativo en la creación de una atmósfera festiva durante la temporada navideña. Estas canciones, con sus características tonadas y versos alegres, tienen la capacidad única de transportar a las personas a un estado de ánimo navideño y sumergirlas en el espíritu festivo. Estas melodías, muchas de las cuales son clásicos atemporales, se han arraigado profundamente en la cultura navideña. Desde "Jingle Bells" hasta "Silent Night" y "Rudolph the Red-Nosed Reindeer", estas canciones son más que simples composiciones musicales; son vínculos emocionales con la Navidad. A medida que resuenan en tiendas, radios, conciertos y eventos, funcionan como un recordatorio constante de la inminente festividad.

La música navideña es un acompañamiento constante durante las compras y celebraciones, y esto no es una coincidencia.

El Neuromarketing a través de diferentes estudios, ha constatado la poderosa influencia de estas canciones en el estado de ánimo y el comportamiento de las personas durante la temporada navideña. Las melodías navideñas no solo transmiten alegría y felicidad, sino que también evocan recuerdos y emociones positivas asociadas con la Navidad. Este constante recordatorio auditivo influye en las decisiones de compra de los consumidores. Las personas, inmersas en el espíritu de la Navidad gracias a estas canciones, se sienten más inclinadas a comprar productos y servicios relacionados con la temporada. Ya sea que estén buscando regalos, decoraciones para el hogar o planificando cenas festivas, la música navideña les recuerda que es el momento de celebrar y compartir con seres queridos.

Las campañas de Navidad, cada vez comienzan antes

Si te has percatado de ello, no estás solo y existen múltiples razones que explican este fenómeno atribuido a una serie de factores interrelacionados. Llegados hasta aquí, no resultará sorprendente el desvelar que entre los principales impulsores de esta anticipación de la Navidad encontramos el marketing y la publicidad. Las empresas inician sus campañas navideñas de manera adelantada para aprovechar al máximo la temporada de compras, inundando tiendas y medios de comunicación con decoraciones y productos navideños mucho antes del 25 de diciembre. Esta exposición temprana ha llevado a que las personas se habitúen a este ambiente festivo que se establece con antelación a la fecha real de la Navidad. Casualmente, apenas comenzado el mes de Noviembre, Coca-Cola ya ha dado a conocer su popular anuncio navideño, que este año llega para mostrarnos la revolución de la publicidad con IA Generativa.

Hoy en día, no es infrecuente encontrar decoraciones navideñas en las tiendas y en los medios de comunicación ya a principios de octubre, lo que contribuye a forjar un ambiente festivo y a fomentar la anticipación de las celebraciones navideñas.

En este contexto, las marcas y empresas son actores fundamentales en la percepción de un inicio cada vez más temprano de la Navidad. Para lograr esto, ponen en marcha de forma anticipada y planificada, todo un arsenal de variadas estrategias que generan cada vez con mayor antelación, un ambiente festivo para estimular el deseo de compra. El resultado de estas estrategias es la creación de la sensación de que la Navidad comienza antes cada año.

Black Friday, el último invento para acelerar las compras de Navidad

El Black Friday, que se celebra el cuarto viernes de noviembre, se ha consolidado como un evento de compras significativo en el calendario. Este día se caracteriza por ofrecer a los consumidores descuentos sustanciales en una amplia variedad de productos y servicios, brindando a los compradores la oportunidad de obtener ofertas excepcionales previas a la temporada navideña.

Para muchas empresas, el Black Friday se ha vuelto esencial en su estrategia para las festividades. Estas compañías aprovechan este día para atraer a compradores y estimular las ventas antes de la temporada navideña. Y es que el Black Friday, permite a las empresas generar ventas anticipadas en el período previo a la temporada navideña. Esto resulta fundamental para que las empresas alcancen y superen sus objetivos de ventas anuales. En este contexto, es posible identificar múltiples estrategias que las empresas emplean en el marco del Black Friday como parte de su estrategia navideña. Estas estrategias incluyen ofrecer descuentos en productos navideños que abarcan una amplia gama de artículos, desde juguetes hasta ropa, decoración y electrónica.

Más Leídos
Semanal
Mensual
Anual
Contenidos Patrocinados
ADS
Promocionados