Más de 15 años de experiencia en Estrategia y Dirección de productos/servicios. Apasionado por el...
PuroMarketing

Con la incursión de la cuarta revolución industrial es un hecho los cambios disruptivos van a atravesar o están atravesando a todas las industrias, sin embargo, en el día a día parece que no todos están conscientes de aquello.

Una de las industrias que más cambios está sufriendo y cuyos competidores parecen no haberse dado cuenta a tiempo son los de la industria de la televisión tradicional y dentro de ella los proveedores de televisión pagada. Lo que en años pasados era un servicio preferido y deseado, hoy, según el reportaje de wsj y el reporte trimestral de charter communications, uno de los más grandes proveedores de televisión pagada de USA, está atravesando su propio ocaso.

No hay que ir muy lejos para darnos cuenta de este fenómeno, sólo se necesita ingresar a las estadísticas de numero de suscriptores de servicios de TV pagada que se registran en los sitios web de los entes reguladores de los diferentes países de la región y ver que la cantidad global de suscriptores se encuentra a la baja. De igual forma, si preguntamos a nuestro alrededor, veremos que muchas personas han dejado o están pensando en dejar de utilizar el servicio de televisión pagada por un cambio de gustos y preferencias hacia servicios de video por internet.

Aquí algunas pautas de las grandes fuerzas del entorno que están afectando a su industria y unas luces de lo que debemos observar para identificar cambios en nuestra propia Industria:

  • Gran crecimiento de habilitadores para acercar el fabricante al consumidor: Uno de los elementos por los cuáles los proveedores de televisión pagada disfrutaron de años dorados en la comercialización de servicios de entretenimiento, fue la dificultad para que los productores lleguen directamente al consumidor final. Sin embargo, esta barrera ha sido diluida debido a la globalización, el acceso al Internet, el despliegue de servicios OTT que facilita a los productores de contenido la democratización del acceso a presentar sus propuestas al público en igualdad de condiciones frente a los grandes productores de multimedia.
  • El cambio del comportamiento del consumidor: El consumidor actual, ha tenido un descenso en la percepción de valor que le genera la televisión tradicional y la televisión pagada, entre otras cosas por:
  1. Disponer de menos tiempo para ver contenido, lo que le hace cuestionarse el pago de un valor mensual por la suscripción a un plan de cientos de canales, cuando en la práctica casi nunca encuentra la programación que busca y no le dedica casi nada de tiempo a ese servicio.
  2. La sobrecarga de publicidad a la que se ve enfrentado el consumidor, hace que tenga aversión a ella, lo que genera cierto estrés el momento de visualizar su programación favorita, ya que no puede relajarse para disfrutar de ella sin que existan interrupciones por espacios publicitarios.
  3. La crisis generalizada de la clase media que está atravesando el mundo occidental, confirmada por el estudio de PEW research, que desde el 2008 ha venido calando en los consumidores, haciendo que deban ajustar sus gastos y que se cuestionen el valor real que le genera ciertos servicios, como el servicio de televisión pagada, versus el costo que tiene, agravando al situación los altos precios del servicio debido al costo alto que tienen los operadores de televisión pagada para implementar la red que brinda el servicio en los diferentes hogares. Si a esto sumamos los impuestos adicionales que se incluyen en ciertos países para este tipo de servicios, el precio de la televisión pagada es más alto que el valor que obtienen sus clientes al usarlo.
  4. La proliferación de productos sustitutos y nuevos competidores de industrias diferentes como Youtube, Netflix, Amazon Prime, Facebook que ofrecen sus servicios a una fracción del precio de la televisión pagada, pero además, que ofrecen contenido ajustado para los más variados gustos en un formato bajo demanda e incluso sin costo. Frente a esto, es un hecho que los consumidores pasan más tiempo disfrutando de videos y entretenimiento online. Como ejemplo, sólo basta ver los anuncios de Facebook que va a transmitir la Champions League y Copa Libertadores a través de dicha plataforma o darse cuenta de la gran cantidad de personas que vivieron con furor la temporada de Luis Miguel en Netflix en la cual el capítulo final generó picos de consumo históricos.

Así como en la industria de la televisión tradicional, todas las industrias están o van a pasar por cambios de este tipo y la única forma de manejarlos es enfrentándolos mediante una transformación disruptiva del negocio, acogiendo el cambio como la mejor forma de crecimiento. Uno de los principales focos de las empresas hoy en día debería ser el análisis abierto y sin sesgos de los potenciales productos sustitutos y empresas de otras industrias que podrían generar una disrupción en la industria propia y tener una estructura flexible y ágil para ser protagonista del cambio según el escenario que se presente.

Otras industrias y negocios que están atravesando por lo mismo son:

  • Turismo, porque a través del internet y de las aplicaciones online, uno mismo se ha transformado en su propia agencia de viajes. Kayak, Expedia, Tripadvisor, AirBnB, etc están generando un cambio profundo a la industria del turismo de la cuál la mejor alternativa de crecimiento es la colaboración.
  • La Investigación de mercado, porque en la actualidad la toma de decisiones necesita respuestas inmediatas, para lo cuál, la recolección y análisis de información debe ser inmediato. La investigación de mercados tradicional puede tomarse un mes para un estudio cuantitativo, cuando los nuevos métodos digitales permiten tener esta misma información, con la misma confianza y calidad en tres días y a una fracción del costo tradicional utilizando aplicaciones como zappi o surveymonkey.
  • La industria de la publicidad, porque el mundo actual necesita más velocidad de acción y mayor control de calidad en cuanto a contenido y derechos de propiedad intelectual. Uno de los principales retos de la industria de la publicidad es modificar sus modelos mentales para ver que el perfil del publicista ha cambiado, ya que se requiere de perfiles multidiciplinarios, que puedan generar contenido multimedia en muy corto tiempo, en formatos más cercanos al público y con herramientas que agilicen el proceso. Pensar que para todo se requieren trabajos hechos en illiustrator que toma 3 horas, cuando hoy existe el real time marketing y los influencers generan memes en power point, canva o hasta en paint, en minutos es un sesgo grande de las necesidades de velocidad del mercado.

¿Qué tan cerca está tu industria de la cuarta revolución industrial? ¿Qué tan preparado estas para ese cambio? Porque es un hecho que tarde o temprano va a llegar.

Más de 15 años de experiencia en Estrategia y Dirección de productos/servicios. Apasionado por el...