PuroMarketing

Aunque todavía el vídeo móvil sigue siendo una pequeña fracción del total del consumo televisivo, tanto smartphones como tablets están logrando hacerse con una parte cada vez más importante del visionado de vídeos online, según se desprende del último estudio de Ooyala.

Durante el primer trimestre de este año, estos dispositivos sobrepasaron ya el 10% del consumo de vídeo online, con las tabletas alcanzando el 5,7% de cuota y los smartphones el 4,5%. Apenas 6 meses atrás, Ooyala anunciaba a bombo y platillo que ambas plataformas combinadas habían sobrepasado la barrera del 5%. Con más de la mitad del tiempo en smartphones y tablets dedicado a los vídeos de formato largo (más de 10 minutos), es evidente que los espectadores se encuentran cómodos viendo vídeo premium en sus dispositivos.

De hecho, los formatos de larga duración han crecido un 29% frente al mismo periodo del año 2012, pasando del 41% al 53% del total de vídeo consumido.

Los usuarios de tabletas parecen estar muy cómodos con los formatos de más larga duración, con una cuarta parte del vídeo consumido teniendo una duración de al menos 1 hora. Esta es la mayor proporción de cualquiera de los dispositivos medidos, por delante de televisiones conectadas y consolas de videojuegos – CTV & GC (23,5%), smartphones (18,1%) y equipos de sobremesa (12,4%).

En el 1º trimestre de 2013, como en trimestres anteriores, los usuarios de CTV&GC y tabletas han mostrado los niveles más elevados de engagement, El 100% de finalización fue para el 47,2% en los usuarios de CTV&GC, el 41,5% en el caso de las tabletas, el 38,3% para sobremesa, y el 33,4% de smartphones.

El contenido en vivo, entendiendo como tal las noticias en directo, deportes y eventos especiales, alcanzó un promedio de 40 minutos de emisión.

Comparado con el video-on-demand (VOD), el video en directo alcanzó un consumo más elevado en los espectadores online. Los usuarios de dispositivos de sobremesa vieron vídeo en directo 13 veces más que VOD, los de CTV y GC hasta 9 veces más, los de tabletas 4 veces, y los de Smartphone hasta 3 veces más.