PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Casi al mismo tiempo que empezaron las noticias trágicas y emotivas sobre la crisis del coronavirus, empezaron también las versiones humorísticas de los acontecimientos. No hay más que pensar en la crisis del papel higiénico. Cuando todo el mundo parecía en una carrera por comprar todo el papel higiénico disponible en los supermercados, arrancaron también los memes sobre ese producto como el oro del siglo XXI. Y así sucesivamente. Los memes han circulado por redes sociales y apps de mensajería estos días tanto como las noticias y las recomendaciones serias de salud.

Pero esto, para las marcas, resultaba especialmente complicado en las primeras semanas y sigue siéndolo, en cierto modo, ahora mismo. Usar el humor no es fácil, porque las expone a una situación delicada. Para no pocos consumidores, será casi una falta de respeto. La frontera entre lo que puede funcionar y lo que no en términos humorísticos en estos tiempos es muy difusa, haciendo que las marcas tengan que exponerse a unos riesgos que no todas están dispuestas a asumir.

Sin embargo, el humor sí tiene cabida en los mensajes de las marcas en estos días. Algunas compañías ya han empezado a lanzar campañas publicitarias de humor vinculadas al coronavirus, que se podrían convertir en la nueva evolución de la publicidad durante la pandemia, y algunos consumidores tienen muy claro que eso es lo que quieren. El humor no funciona con todos los consumidores, pero sí con algunos de forma específica.

Los consumidores de la Generación Z, por ejemplo, tienen muy claro que ese es el tipo de estímulo que esperan de las marcas, como acaba de demostrar un estudio de Magid. El 50% de los menores de 25 años reconoce que estos días se está aburriendo (algo que solo reconocen el 30% de los mayores de esa edad), lo que hace que resulte hasta esperable que esperen este tipo de contenidos.

Humor, lo más buscado

¿Qué es lo que dice exactamente el estudio? Según sus datos, el 42% de los encuestados está buscando un contenido que sea divertido, por encima de lo romántico (29%), emocionante (27%) y aterrador (24%). Esto es lo que buscan en el contenido en general, pero el humor se posiciona también cuando se pone el foco en la publicidad.

El humor es el sexto elemento más importante en los anuncios que los Z creen que son buenos para ver, adelantando al clásico de la publicidad del coronavirus de "las cosas han cambiado". Los Z creen que ese tema es ya demasiado común.

De hecho, antes de la crisis los Z eran el grupo social al que los anuncios con principios resultaban más atrayentes y que más los valoraban. Sin embargo, ahora están empezando a cansarse de este formato publicitario, en medio de la "fatiga del coronavirus" generalizada.

Por tanto, para conectar con estos consumidores, los marketeros deben ser capaces de usar esos formatos y aprovechar el humor como elemento deseable, que sus consumidores esperan y buscan. Dado que es algo que rompe con la rutina y supone un paréntesis en su aburrimiento generalizado, el humor se ha convertido en una oportunidad, como recuerdan en MarketingDive, para llamar la atención de los Z y para conectar con ellos.

be beyondFundación GalaEventos KinépolisESERP Business & Law SchoolFlyeralarmUDIMA, Universidad a Distancia de MadridGetfluenceExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo