PuroMarketing

Las cifras de usuarios de las aplicaciones móviles de mensajería sigue en aumento

Todo en este mundo tiene una vida útil y una fecha de caducidad. Como en aquel famoso anuncio de hace unos años de un producto para matar cucarachas, las cosas nacen, viven, se reproducen en el caso de los insectos y mueren. Establecer cuándo van a morir puede ser una cuestión más que crucial, especialmente cuando de la muerte, desaparición o eclipsamiento del elemento en cuestión pueden depender muchas más cosas. Así, en las modas de consumo establecer cuándo se llegará a ese punto exacto es más importante que cualquier otra cosa, ya que permite establecer el quién lo sustituirá (o hacerse una idea sobre ese punto aproximada) y también el cuándo esto sucederá.

Este último punto es muy importante en el mundo de los negocios, ya que saber cuándo va a cambiar la moda y con ello los intereses del público permite posicionarse en posiciones destacadas y capturar antes que nadie el interés de los consumidores.

En el caso de internet, todo pasa muy deprisa y los cambios son muy acelerados, tanto que las marcas tienen que ser realmente rápidas si quieren que las modificaciones en los hábitos de consumo no les pillen desprevenidas. Los cambios son además cada vez más importantes y más decisivos a la hora de trazar una estrategia, ya que internet se ha convertido en una parte cada vez más importante de la estrategia de posicionamiento de las empresas, que emplean la red para llegar a los consumidores. Por ello, para las compañías, es básico y muy necesario saber dónde estarán los consumidores y cuál es el mejor camino para llegar a ellos.

En los últimos tiempos, las redes sociales eran la llave perfecta para entrar en la casa de los consumidores, ya que los usuarios de la red pasaban cada vez más tiempo en sus perfiles en Facebook o Twitter y empleaban cada vez más estas herramientas para relacionarse con sus conocidos y con sus amigos. Sin embargo, el éxito de las redes sociales no está asegurado a prueba de bomba y su penetración, su fama, también puede verse amenazada por los cambios en las modas. La gran pregunta es si esa amenaza se está produciendo ya. ¿Están ya siendo las redes sociales amenazadas por el que será el próximo elemento de moda en internet?

Algunos estudios empiezan ya a dar pistas sobre quién podría estarse a punto de llevar el puesto de reinado que ocupan ahora las redes sociales. Las apps de mensajería podrían ser quienes amenazas en ese dominio y quienes estuviesen a punto de llevarse las posiciones dominantes que ocupa ahora el social media. Según el Q2 Mobile Messaging Report, que acaba de presentar GlobalWebIndex, tres cuartas partes de los internautas están empleando ya las apps móviles de mensajería y lo están haciendo para conversar con sus amigos en conversaciones que antes tenían en Facebook. Los datos del estudio son globales, lo que demuestra, además, que la tendencia no es algo localizado de forma geográfica.

A la tendencia no se escapan ni siquiera las redes sociales más consolidadas. Según los datos del estudio, hasta Facebook se está viendo afectada por el cambio de tendencia en el consumo y sus usuarios están llevándose las conversaciones que realizaban en esa red social a apps como Snapchat, Whatsapp o WeChat.

Y, más malas noticias para Facebook, sus aplicaciones de mensajería ya no son las que reinan de forma incuestionable en los diferentes mercados. Tanto su Messenger como su adquirida Whatsapp han perdido las posiciones de liderazgo en ocho de los 33 mercados que ha analizado el estudio y han retrocedido además de forma notable en la región de Asia - Pacífico (allí quien está creciendo de forma notable es Line).

Las cifras de usuarios de las aplicaciones móviles están, además, yendo en aumento. Según las cifras del estudio, en los últimos tres años el número de usuarios de apps de mensajería creció en un 39% entre la horquilla de usuarios entre 16 y 64 años.

La muerte del SMS

Pero si las aplicaciones móviles se están comiendo a las redes sociales, ¿qué está ocurriendo con otros elementos del mercado de las comunicaciones que reinaron de forma incuestionable en el pasado? Muchos han sido los análisis que han mostrado en los últimos tiempos cómo los mensajes de texto 'de siempre' habían perdido peso en el mercado. El estudio de GlobalWebIndex también ha analizado el impacto que los cambios están teniendo en los envíos de estos contenidos.

Según sus conclusiones, aún son cientos de millones de consumidores los que siguen enviando tanto SMS como MMS aunque lo cierto es que estos soportes ya no son los que funcionan como primera opción o por defecto para mandar mensajes entre consumidores. Tanto unos como otros están perdiendo peso en el mercado y están viendo como sus cifras se han ido reduciendo. Los envíos de SMS cayeron en un 11% y los de MMS en un 17.