Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
Las tiendas físicas también quieren emplear las nuevas tecnologías y llevan años intentando usar las mismas bazas que internet está empleando
¿Son los probadores inteligentes la nueva fuente de datos para el retail?
102 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Modalidad Online o Semipresencial · Bolsa de Empleo y Prácticas · Becas de hasta el 65%
  • Formación integral en los canales digitales y los social media. Con casos prácticos y ejemplos reales
  • Las técnicas del marketing online, con el máster más prestigioso. UPF Barcelona School of Management
  • PURO MARKETING

    Una de las herramientas que se han ido convirtiendo en un elemento del que siempre se habla y sobre el que siempre se apunta su potencial para el futuro son los probadores inteligentes. Algunos analistas consideran que podrían ser una de las grandes fuentes de dinamización para el retail y una manera de llevar el potencial de las nuevas tecnologías y de internet a las tiendas físicas. Los probadores inteligentes permiten a los consumidores no solo ver los productos sino también interactuar con ellos. Las diferentes propuestas que se han ido lanzando hasta ahora incorporaban herramientas que permitían encontrar otros modelos similares, recibir consejos de moda o hacer pedidos, pero ¿podrían los probadores inteligentes ser la nueva fuente de información y de datos para las marcas que los van a emplear? ¿Podrían ser la nueva fuente de datos que explique cómo conectar con los potenciales compradores?

    Lo cierto es que algunas de las nuevas innovaciones en ese terreno tiran un poco por esa línea y permiten jugar con esas cuestiones. Uno de los últimos modelos de probadores inteligentes, creado por Oak Labs, se ha centrado por completo en ese punto: lo más importante son los datos y lo fundamental es seguir al producto desde el probador hasta la caja para ver qué ocurre durante el proceso de compra. La idea es que la información permitirá crear una mejor experiencia de consumo para el comprador y que, de ese modo, se logrará al final cerrar más procesos de ventas, como explican en FastCompany.

    ¿Cuál es el modelo que siguen?

    En este caso, intentan convertir la compra física en una experiencia similar a la compra online, al menos en lo que a los datos se refiere. La información ayudará a solventar los problemas a los que se enfrentan las tiendas físicas y que lastran las compras. Por ejemplo, un 70% de los consumidores abandona si ve que va a tener que estar en la cola de compra más de 7 minutos y un 55% pasa de un producto si no tiene delante la talla correcta (y evita pedir ayuda).

    El papel que juegan estos probadores inteligentes sería el de centralizar la información. El probador soluciona esos problemas y da toda esa información, al tiempo que da las herramientas a los propios dependientes para solucionar estos problemas y responder a los consumidores a medida que surgen estas cuestiones. Según los datos de los creadores del probador, la eficiencia se mejora en un 90% y la experiencia de cliente gana.

    El poder de los datos

    Y aunque en este caso todos los datos vienen muy marcados por lo que estos desarrolladores tienen que decir sobre su producto, lo cierto es que la información permite comprender cómo funciona el consumidor y cómo funcionarán las relaciones de las marcas con ellos en el futuro. Esto es, estos desarrolladores no son los primeros en probar algo así y no son los primeros en intentar centralizar en un único terreno todo lo que ocurre en tiendas.

    Las tiendas físicas también quieren emplear las nuevas tecnologías y llevan años intentando usar las mismas bazas que internet está empleando. De hecho, años atrás, Prada ya intentó crear una tienda partiendo de todos estos principios, aunque la tecnología no dio los resultados esperados y abortaron el proyecto. A pesar del fallo, sí es posible ver una tendencia y ver cómo la información, los datos, están siendo cada vez más vistos como un elemento clave para determinar la experiencia de venta física y hacerlo en tiempo real.

    Las compañías quieren acumular información sobre sus consumidores, sobre los productos y sobre sus propios empleados para intentar encontrar patrones y ser más eficientes en sus actividades y servicios. Para muchos, además, esta cuestión se ve como una especie de único elemento que permitiría crear una alternativa poderosa al ecommerce. El probador inteligente crea una experiencia única y distinta que el comercio electrónico no puede igualar.

    La única cuestión a tener en cuenta es que el retail tendría que educar al consumidor en estos nuevos formatos y vencer su reticencia, al tiempo que tendrían que ser especialmente eficientes en cuestiones de privacidad. Al fin y al cabo, ¿quién no temería al menos un poco probarse ropa diferente delante de un probador que ahora puede ser hackeado?

    Con acreditación Universitaria, Presencial y Online. España y Latinoamérica - solicita más info.
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar