Please enable JavaScript!
Bitte aktiviere JavaScript!
S'il vous plaît activer JavaScript!
Por favor,activa el JavaScript!
antiblock.org

Procesando...
¡Sería guay que nos siguieras en las redes sociales! Cerrar
Puro Marketing utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies Aceptar
299 SHARES
Publicado por Redacción en Redes Sociales hace 2 años

Miedo ante el caos y la impunidad de las redes sociales

Trolls, Detractores y "enemigos íntimos" se han convertido por sus hechos y formas de actuar, en los personajes más populares pero también los más temidos de la internet de nuestro tiempo

Los problemas relacionados con la actual impunidad de las Redes sociales es un tema ya habitual pero ciertamente, algo bastante delicado de abordar. Este tipo de medios han logrado crecer y evolucionar, y a la par de ello, también su impacto y repercusión mediática. Lo que se dice o se cuenta a través de ellas no siempre pasa desapercibido y en ocasiones, a pesar de que las propias redes sociales pueden servir para denunciar o reivindicar una causa justa, en otras tantas ocasiones, son utilizadas como arma arrojadiza para provocar todo tipo de efectos negativos sobre un blanco perfecto y definido.

El problema en sí, nos dibuja un horizonte donde la libertad y el libertinaje quedan separados entre sí por una delgada línea roja que suele sobrepasarse en demasiadas ocasiones. Y este no sólo es un problema que afecte directamente a las personas o celebridades contra las que muchas veces se arremete de forma desproporcionada.

En este sentido, recientemente Keir Starmer, Director de Public Prosecutions, ponía de manifiesto que las leyes existentes no contemplan el comportamiento de los usuarios en Social Media, por lo que sería perfectamente viable la posibilidad de crear una legislación específica. Los comentarios despectivos en Facebook o Twitter son un tema complicado de regular, las actuales leyes se ven desbordadas, se muestran incapaces de valorar el daño causado o la repercusión de estas acciones online, aplicando la legislación vigente.

Y lo cierto es, que las redes sociales han conseguido hacer del anonimato la mascara perfecta con la que atentar sin ser reconocidos, e inclusive sin ella, parecen no existir ni obstáculos ni límites morales para decir lo que uno piensa.

Las empresas y marcas también se sienten temerosas ante los innumerables casos de ataques interesados. No hablamos de las críticas y opiniones dispares de los consumidores que tienen todo su derecho, sino de las formas y de lo que parece se ha convertido en una nueva moda o tendencia para poner en evidencia los protocolos de actuación y respuesta de muchas empresas para luego ofrecer sutilmente una solución casi perfecta.

Sin duda, uno de los temores de quienes desarrollan acciones de marketing en Internet es encontrarse con feedback negativo por parte de los navegantes. Por lo general los profesionales están preparados para lidiar con usuarios disconformes que dejan comentarios críticos sobre su marca, productos o servicios.

Trolls, Detractores y "enemigos íntimos" se han convertido por sus hechos y formas de actuar, en los personajes más populares pero también los más temidos de la internet de nuestro tiempo. Aquellos que continuamente cruzan la delgada línea roja para hacer suyo el libertinaje de atacar o despreciar sin miedo alguno y que se mofan de disponer de impunidad generando cierta incertidumbre y miedo al caos que sus acciones y reacciones pueden generar.

Para lidiar con ellos, Silvina Moschini, CEO de Intuic, destaca la importancia de saber actuar de forma eficiente respondiendo de forma rápida y precisa, educadamente y procurando brindarles una solución efectiva a sus inquietudes es la mecánica correcta para manejar este tipo de situaciones. Pero existen usuarios que no buscan una respuesta certera y que no dejan comentarios para aplacar sus dudas, sino que simplemente se dedican a insultar y a enviar mensajes de mal gusto, de manera anónima e injustificada.

Sin hacer peligrar la esencia que la libertad de expresión nos ofrece a través de estos medios, y teniendo en cuenta los peligros y riegos de un ecosistema no regulado, que no es lo mismo que controlado, ¿debería todo ello ser contrarrestado con ciertas leyes y limitaciones legales? ¿Resulta beneficioso que puedan utilizarse estos medios para realizar cualquier ataque injustificado o indiscriminado hacia una persona, entidad o marca?

Existen multitud de casos no exentos de polémicas donde se han dictaminado condenas a sitios web debido a la mala gestión de sus comentarios o a personas que a través de los mismos se han valido para lanzar ofensas y todo tipo de insultos. Hace tan solo unos días, se conocía la noticia de un ciudadano catalán que podría ser condenado a pagar 5.500 euros por injuriar a Monago . Los comentarios fueron realizados en un foro el pasado mes de mayo y han sido calificados por la Fiscalía como un delito de injurias. Sin embargo cuando el término "redes sociales" aparece en escena, todo parece tornarse más complejo y complicado.

Aun así, cada día resulta más frecuente conocer nuevos casos de denuncias y sentencias sobre este tipo de hechos en las redes sociales. La magistrada del juzgado de lo Penal número 2 de Albacete recientemente condenaba a un joven de 26 años, a un total de 86 días en beneficio de la comunidad por injuriar a su exnovia, maltratarla y difundir en una red social fotos íntimas de ella.

Este tipo de sentencias corresponden a sucesos muy concretos y localizados que tienen su desenlace tras una denuncia, pero atajar de forma legal esta tendencia en las redes sociales casi llevaría al colapso al propio sistema judicial. Tarea difícil para el propio Evo Morales cuyo Gobierno analiza una ley para regular el uso de estos medios alertando medidas judiciales para quienes injurien o insulten al propio presidente. Inclusive su gobierno ya ha admitido que monitorea las redes sociales con este objetivo.

Haciendo una reflexión final, hemos de reconocer que ante todo, existe una gran diferencia entre el derecho a la libre expresión y la justificación de hacer uso del mismo para utilizar de forma poco acertada, moral y ética este tipo medios. Y como decía el dicho... los derechos de uno terminan donde empiezan los del otro.

Únete a nuestros Expertos

Si eres profesional destacado, tienes experiencia en el sector, o posees dotes de escritor, ahora puedes convertirte en autor colaborador

más información

Opiniones

  • Publicado por Puro Marketing
    No hay comentarios ni opiniones. Sé el primero en opinar sobre este producto
  • Nombre o Alias
  • Email
  • Valoración
    1 2 3 4 5
  • Opinión escrita
    Tags html no permitidos. # Para menciones, http://... para enlaces
  • Código de seguridad
  • Las opiniones que no cumplan las normas y políticas de este servicio no se publicarán.
    Puro Marketing no se responsabiliza ni comparte necesariamente las opiniones expresadas por sus usuarios y visitantes

¿Qué hace que una comentario sea relevante?

  • Que se ajuste al tema del contenido o sirva de réplica a otros comentarios
  • Ni demasiado corto ni demasiado largo. Intente que su longitud se adecuada.
  • Todos los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes y los de índole publicitaria serán eliminados.
  • Utilice URLS sólo si son relevantes. Los mensajes considerados como spam serán eliminados
  • Recuerde que su IP será almacenada junto a su mensaje
  • Todos los mensajes están sujetos a moderación
  • Puede reportarnos cualquier problema con esta contenido a través de correo electrónico