Puro Marketing - Marketing, Publicidad y Social media - Las últimas tendencias del Marketing y los mejores contenidos en Español - Noticias de actualidad

Puro Marketing utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Aceptar
485 SHARES
Andrés, es Químico por la Universidad Autónoma de Madrid y Master en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Pontificia de Comillas (ICADE). Durante 15 ha ocupado diferentes...
Publicado por Andrés Pérez en Personal Branding hace 3 años

¿Adaptarse al mercado o encontrar tu mercado?

Aunque es algo que siempre sucede, es especialmente exagerado durante estos tiempos tan agitados e hiperconectados. Me refiero a la multitud de opiniones diversas, meditadas o no, que surgen sobre cualquier asunto. Desde la cacería del Rey hasta las decisiones de Mourinho pasando por las bondades de la última aplicación dospuntocero o la próxima serie “de culto”. Todo es susceptible de ser opinado, alabado o ferozmente juzgado desde todos los puntos de vista posibles.

Una de las cosas que más me llama la atención es que, como consecuencia de lo anterior, se ha creado toda una industria del marketing que trata de entender lo que quiere “el mercado” y encontrar la forma de adaptarse a él. Lo curioso es que hablamos de el mercado como si fuese una persona cuando es algo más parecido a una ameba, impredecible y poco definido. Cuando eso se lleva al extremo se pueden cometer aberraciones de todo tipo que diluyen o incluso destrozan la identidad de quien trata de contentar al mayor número de personas.

Todos vemos como los políticos son capaces de “flexibilizar” todos sus principios si consideran que van a conseguir un pequeño incremento en el número de votos. Pero ese comportamiento que podría parecernos criticable (o no) se produce en todos los ámbitos de la vida. Supongo que tratar de encontrar lo que agrada a los demás y adaptar nuestra forma de actuar es algo habitual con nuestra familia, nuestros amigos o ahora con la gente que te sigue en La Red.

Uno de los problemas de todo lo anterior es que la vieja frase (también discutible) de “El cliente siempre tiene la razón” no es extrapolable a otro tipo de relaciones. No puedes decir que “El follower siempre tiene la razón” en primer lugar porque cada follower tiene una razón diferente y en segundo lugar porque la relación con el follower es distinta a la de un cliente (aunque haya quien opine que hay que tratarle como tal).

Entiendo que si quieres tener éxito comercial, sentimental o político debes ofrecer lo que quiere “el mercado” y satisfacer sus necesidades. Eso no lo discuto. Lo que creo que hay que empezar a entender a partir de ahora es que se ha dado la vuelta a la tortilla.

Ya no existe un mercado único e inamovible al que debas psicoanalizar para poder ajustarte a sus necesidades y sus deseos. En este momento hay numerosos mercados que tienen infinitas necesidades y deseos. La cuestión no es cómo me adapto a lo que existe sino donde están quienes necesitan lo que ofrezco. Si te obsesionas en contentar a todos, cada paso que dés en esa dirección, irá debilitando tu identidad y dejarás de tener una personalidad propia. Al final no tendrás una Marca Personal sino una mezcla indeterminada de lo que otros quieren o algo peor, de lo que crees que quieren los demás

Esto tiene una importancia enorme a la hora de pensar en una estrategia de Branding Personal.

Cuando hablo de Marca Personal o comercial creo que ya está claro a estas alturas que hablo de valores, autenticidad, identidad, personalidad, diferenciación, etc. Eso implica que cuanto más definida esté una marca, más posibilidades habrá de que guste a unos y disguste o sea indiferente a aquellos con los que no está alineada. Ojo, aunque es cierto que no hay que gustar a todos, tampoco hay que empeñarse en lo contrario como propone Risto Mejide.

Las grandes Marcas Personales generan emociones y eso implica hacer cosas que dejen huella, pero como dice uno de los lemas del Branding Personal, si tratas de gustar a todos no gustarás a nadie.

Por lo tanto, si quieres que te reconozcan y no sólo que te conozcan, debes encontrar el modo de ser recordado. Eso implica defender tus valores, tus ideas y tus criterios aunque no gusten a todos (o especialmente por eso). De ese modo conseguirás dos cosas, por un lado dejarán de seguirte aquellos que no te entienden o no te quieren entender y por el otro podrás enfocarte y dedicar más tiempo a aquellos que piensan como tú.

Vivimos tiempos en los que no hay que hacer todo lo posible para ADAPTARSE al mercado sino centrarse en ENCONTRAR TU mercado

Andrés, es Químico por la Universidad Autónoma de Madrid y Master en Administración y Dirección...

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscribete ahora para recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar
    • Tags html no permitidos. http://... para enlaces
    • Requiere login Conectar con Facebook
    • Las opiniones que no cumplan las normas y políticas de este servicio no se publicarán. Puro Marketing no se responsabiliza ni comparte necesariamente las opiniones expresadas por sus usuarios y visitantes
    marketing,publicidad,social media,marcas,anuncios,branding,marketing viral,email marketing,video marketing,neuromarketing,marketing online,marketing digital,marketing noticias,anunciantes,agencias