Please enable JavaScript!
Bitte aktiviere JavaScript!
S'il vous plaît activer JavaScript!
Por favor,activa el JavaScript!
antiblock.org

Procesando...
¡Sería guay que nos siguieras en las redes sociales! Cerrar
Puro Marketing utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies Aceptar
267 SHARES
Doctorando en marketing. Más de 10 años dirigiendo equipos de ventas de alto rendimiento. .Apasionado por el márketing, ventas y todo lo relativo con la gestión de la experiencia del cliente.
Publicado por David Montero en Marketing hace 2 años

¿Nacemos predestinados a consumir?

¿Nacemos con una predisposición al consumo? ¿O por el contrario, forma parte de nuestro aprendizaje y adaptación al medio?
Según las investigaciones más recientes, se ha descubierto que antes de nacer, en el útero de nuestra madre, ya empezamos a relacionarnos con las marcas y a identificar determinadas melodías de los slogans publicitarios.

Dichas investigaciones han determinado que un feto en desarrollo también es capaz de oír una gama de sonidos mucho más amplia procedente del exterior del cuerpo materno en contraposición de la opinión que se tenía hasta hoy en día de que los sonidos corporales de la madre silenciaban todos los ruidos externos.

Los futuros bebes no solo pueden escuchar la música desde el interior del útero, si no que esta, les deja una potente y duradera impresión que puede determinar sus gustos de adultos.

Minna Houtilainen, investigadora del Collegium for Advanced Studies, (Universidad de Helsinki), afirma que: "La música es muy potente a la hora de reproducir recuerdos fetales, y que este desarrollará de manera automática la misma preferencia musical que su progenitora".

Otros estudios confirman que los recién nacidos mostraban una preferencia por un tema musical televisivo (cuanto más sencillo y repetitivo mejor) que durante el embarazo sus madres escuchaban con frecuencia.

Y resulta, que al igual que con la música, en el útero también desarrollamos preferencias por gustos y sabores concretos. Así lo confirman estudios realizados con madres embarazadas y fetos en la que se concluyo que la dieta de una madre, no solo sensibiliza al feto a las fragancias y sabores, si no que transforma físicamente el cerebro del feto, influyendo así en lo que el bebé consumirá en el futuro.

¿Y esto como se traduce llevado a la práctica?

El ejemplo de Kopiko, puede ser muy ilustrativo. Kopiko es una famosa y exitosa marca de caramelos filipina. Estos pueden encontrarse en cualquier tienda de cualquier ciudad de Filipinas.

Ellos ya han encontrado la manera de ganarse los paladares de los futuros bebés. Kopiko suministra caramelos a los pediatras y médicos para que los regalaran en las salas de maternidad.

¿El motivo? El inminente lanzamiento de un nuevo producto, café que tenía el mismo sabor que los caramelos. El éxito de Kopiko con el lanzamiento de su café fue extraordinario, a pesar de que los niños no suelen tener mayor interés por este sabor, pero lo adoraban.
Cuando las madres que habían comido los caramelos de Kopiko, les daban una pequeña dosis de café a sus alborotados y revoltosos bebés, estos se calmaban al instante.

Kopiko, es hoy, la tercera marca más importante de Filipinas. Y ha creado una generación entera de fieles consumidores.
Los adultos seguimos aferrándonos a las marcas que nos gustaban de niños. Así lo confirma un estudio realizado por SIS International Research, para analizar como nuestras preferencias de la infancia determinan nuestros hábitos de compra de adulto.
En la investigación, realizada con 2035 niños y adultos, se concluyó que el 53% de los adultos y el 56% de los adolescentes utilizan marcas que recuerdan de su infancia.

Imaginaros la importancia que tiene esto a largo plazo. Más de la mitad de las marcas con las cuales no hemos tenido contacto en nuestros primeros años de vida, quedan descartadas para siempre.

Por ello, las marcas trabajan con los niños, para asegurarse su lealtad de por vida. Para los anunciantes, los niños menores de tres años suponen un mercado de 20.000 millones de dólares. A los tres meses, el 40% de los bebés ven habitualmente algún medio en pantalla ya a los 6 meses, ya son capaces de formar imágenes mentales con logos y mascotas corporativos. No se trata solo de que los niños conozcan los nombres de las marcas o las reconozcan. Se está empezando a crear preferencias por ellas.

Según Juliet Schor, autora de Born to Buy, los niños que pueden reconocer logos a los 18 meses, además de crecer prefiriendo esas marcas, crecerán pensando que estas corresponden a sus cualidades personales.A partir de todo esto, cada marca establece sus propias estrategias para llegar a estos niños, posicionarse (recordemos que el posicionamiento es el lugar mental que ocupa un producto o servicio en nuestra mente), y comenzar a fidelizarlos desde tan temprana edad.

Una de las herramientas más utilizadas son los anuncios camuflados como entretenimiento. Juegos multimedia, concursos en línea y aplicaciones específicas para móviles, son algunas de ellas para establecer vínculos estrechos con los consumidores más jóvenes.
Marcas de automóviles como Porsche, que ya están haciendo publicidad directamente para niños, o como Audi y sus ositos de peluche, Mercedes con los juguetes para niños y bebés, empiezan a relacionarse con sus futuros clientes de una manera sutil. Al fin y al cabo, ¿Qué tiene de malo comprar el osito de Audi a un niño? ¿O un cochecito eléctrico Mercedes?

Mientras más jóvenes comenzamos a usar una marca, es más probable que la sigamos usando en el futuro. Esto lo sabe bien Guillette, quien descubrió que cuando un chico ha probado una de sus cuchillas dos veces, existe un 92% de probabilidades de que la siga usando. A partir de ahí, establece toda una campaña para que no se le escape ninguno de esos futuros clientes.
A menudo, las marcas que usamos de adultos, se debe a la nostalgia arraigada en nuestras mentes, de manera que el empleo de las mismas sea una manera de reconectar con nuestro pasado y seres queridos. De eso se encargan los vendedores, de reforzar ese vínculo de manera sutil pero efectiva.

¿Quién no recuerda el famoso anuncio de "Vuelve a casa por Navidad"?

La transmisión de la influencia, uno de los persuasores ocultos, no ocurre por casualidad. Las marcas se encargan de que esta se produzca de manera efectiva. De que la transmitamos a nuestros hijos y forma parte de su estrategia.

Por ello, cada vez más marcas de adultos, tiene su versión (división) para los más pequeños, incluso para bebés, como el caso de Harley Davidson y sus bodys para bebés.

Después de todo esto, ¿serías capaz de decirme cual de las marcas que usas a diario es porque la has elegido exclusivamente tú? Yo no.

Únete a nuestros Expertos

Si eres profesional destacado, tienes experiencia en el sector, o posees dotes de escritor, ahora puedes convertirte en autor colaborador

más información

Opiniones

  • Publicado por Puro Marketing
    No hay comentarios ni opiniones. Sé el primero en opinar sobre este producto
  • Nombre o Alias
  • Email
  • Valoración
    1 2 3 4 5
  • Opinión escrita
    Tags html no permitidos. # Para menciones, http://... para enlaces
  • Código de seguridad
  • Las opiniones que no cumplan las normas y políticas de este servicio no se publicarán.
    Puro Marketing no se responsabiliza ni comparte necesariamente las opiniones expresadas por sus usuarios y visitantes

¿Qué hace que una comentario sea relevante?

  • Que se ajuste al tema del contenido o sirva de réplica a otros comentarios
  • Ni demasiado corto ni demasiado largo. Intente que su longitud se adecuada.
  • Todos los comentarios contrarios a las leyes españolas, injuriantes y los de índole publicitaria serán eliminados.
  • Utilice URLS sólo si son relevantes. Los mensajes considerados como spam serán eliminados
  • Recuerde que su IP será almacenada junto a su mensaje
  • Todos los mensajes están sujetos a moderación
  • Puede reportarnos cualquier problema con esta contenido a través de correo electrónico