Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
174 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Escuela de Negocios Top5 en Rankings. Becas de hasta el 65% y ayudas al estudio. Bolsa de empleo
  • La imprenta online exclusiva para profesionales de las Artes Gráficas, la Comunicación y el Marketing
  • Prepárate con el Máster más especializado del mercado. #IOT #SEM&SEO #CLOUDING ¡Ahora con Descuento!
  • PuroMarketing

    Las noticias falsas y su impacto en los internautas se han convertido en uno de los temas favoritos del análisis político. Los expertos analizan cómo esos contenidos han modificado la percepción que los ciudadanos tienen de su entorno y cómo esto ha podido cambiar su visión del mundo y sus decisiones. Pero, sin embargo, este problema no solo tiene un impacto a ese nivel, sino que tiene un alcance mucho más estructural, que puede llevar a que cambie su comportamiento en la red y su relación en la misma con marcas y empresas.

    Si a ello se suma el impacto que tienen ciertas tendencias de contenidos y cómo ciertos abusos han acabado impactando en los propios internautas y sus hábitos de navegación, se puede tener una visión mucho más completa y compleja de la situación. Y esa situación tendrá un impacto sobre las marcas y las empresas y sus decisiones online, como apuntan en un análisis en AdWeek.

    Los consumidores quieren personalización, pero no cualquier personalización

    La personalización se ha convertido en uno de los elementos cruciales a la hora de hacer marketing online, ya que los consumidores son cada vez menos receptivos a los mensajes genéricos y a todas aquellas cosas que parecen ser mandadas de forma genérica, a lo spam. Quieren recibir información específica para ellos y rechazan de forma categórica esos mensajes que no encajan con lo que ellos son. Y esto, en realidad, se está convirtiendo en un problema para las marcas ya que los algoritmos que se encargan de gestionar la información y lo que es o no es relevante se están viendo viciados por este tipo de contenidos y por lo que ellos dicen que es o no es relevante.

    La culpa de las noticias falsas está, al final, en los anunciantes con pocos escrúpulos

    Las marcas o las empresas y sus anuncios están mucho más ligados al boom de las noticias falsas de lo que podría parecer a simple vista. Como apuntan en el análisis, los anunciantes sin escrúpulos son al final quienes han inventado las noticias falsas con sus historias de marca no muy sólidas en lo que a datos se refiere y con sus anuncios que usaban imágenes ligeramente fraudulentas. Ellos han creado el caldo de cultivo para este tipo de mensajes y para este tipo de contenidos. El clickbait, parecen decir en el análisis, empezó antes en los anuncios. A esto habría que sumar que si los medios se lanzaron a las noticias falsas fue por la presión del tráfico: más tráfico, más anuncios, sin que nadie pensase realmente qué había detrás de todo ello.

    Que es lo que está bien acabará cambiando

    Hasta ahora el éxito se media de una manera. Lo que estaba bien, lo que implicaba haber conseguido los objetivos que uno tenía que cumplir, era el ser capaz de lograr muchas impresiones y muchos clics. De ahí viene el inicio del reinado del clickbaiting: como lo importante era que los visitantes entrasen en la web, lo que funcionaba era poner un titular lo suficientemente llamativo como para garantizar que se visitaría ese link. Sin embargo, esto fue lo que implicó que se potenciasen ciertos contenidos y ciertos temas frente a otros. No importaba que algo fuese relevante, sino más bien que se presentase de un modo que hiciese que lograse una visita.

    En los últimos tiempos, el foco está cambiando. No solo los internautas están cada vez rechazando más estas prácticas, sino que además los jugadores de la red se han dado cuenta de que lo que importa es el engagement, la respuesta real que se logra al contenido, y esto no se consigue de ninguna manera recurriendo a este tipo de informaciones. Por ello, el paradigma de lo que son buenas y malas prácticas no tendrá más remedio que cambiar.

    Los anuncios y los contenidos marketinianos parecen absolutamente fuera de lugar en la conversación

    Y lo hacen muchas veces por las propias reglas que los anunciantes han acabado forzando en los medios. Se ha acabado haciendo que sea como sea cierto elemento en cierta posición tenga que ser un anuncio o un mensaje de marca, sin que en realidad se piense en qué es lo que lo rodea y cómo lo rodea. Esto implica que se hable de lo que se hable y se trate la noticia que se trate, los anuncios estarán ahí. Esta cuestión se ha convertido en mucho más delicada de lo que lo era en el pasado, ya que en los últimos tiempos el debate se ha hecho mucho más polarizado y ya que en la última década la red se ha convertido en un escenario en el que cada vez se consumen más temas serios de información, lo que implica que las marcas tienen que ser mucho más cuidadosas con el qué anuncian en dónde lo hacen.

    No solo afectará a marcas y medios: las plataformas online también pagarán el pato

    Todo este escenario no solo cambiará cómo se comportarán las marcas y las empresas y cómo gestionarán los contenidos los medios de comunicación, sino que también modificará lo que las diferentes plataformas online pueden hacer y lo que deben mantener para seguir siendo atractivas para los consumidores.

    Escuela de Negocios Top5 en Rankings. Becas de hasta el 65% y ayudas al estudio. Bolsa de empleo
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar