PuroMarketing

Nacida y criada en Madrid, cursando sus estudios de Ciencias Económicas ingresa a el Banco Halifax...

Prácticamente dentro de 5 años, todos estaremos conectados a internet a través de los dispositivos móviles y nuevos tablets. Nada que ver con las tendencias y tecnologías de hace más de dos décadas cuando en 1990 internet comenzaba a dar sus primeros pasos como la red global que es hoy en día ¿Os acordáis cómo empezó todo esto?

Aunque pueda parecer increíble, sus orígenes se remontan a la década de los años 60, aunque la conectividad entre personas y su penetración en ámbito empresarial y familiar, no se produce hasta principios de los 90.

Los orígenes de la red se concentran en la entrega de información a través de textos simples, que se clasificaban en función de los datos interpretados por navegadores como Netscape o Explorer entre otros.  Un canal sólo de ida, de “sólo lectura” de información al usuario, sin interacción alguna. 

Recordando a los  buscadores

La necesidad de entregar información hace necesaria la creación de directorios y buscadores que nos permitan encontrar más fácilmente la información. Ve la luz Lycos en 1993 y posteriormente, Yahoo y Alta Vista, se transformaron en líderes indiscutibles de la red.

En 1998 comienza el declive de los directorios con la llegada de Google que impone nuevos criterios de clasificación por orden de importancia.

La llegada de Google supone un cambio de paradigmas para el marketing y la publicidad. Las clasificaciones adquieren relevancia debido al crecimiento de la red y los algoritmos comienzan su andadura, siendo cada vez más exigentes.

Era la época de los grandes portales de internet. Ventanas a un nuevo mundo de contenidos y servicios aglutinados que sostenían complejos modelos de negocio. Los contenidos y la actualidad, comenzaban a hacerse hueco poco a poco en este entramado de gigantes de la información.

La innovación tecnológica nos permitió ser cada vez más proactivos, comunicarnos mejor y ser más eficientes. El email y su inmediatez, en nada tenían que envidiar al telegrama y obviamente, menos aún a la conectividad en tiempo real y retroactivo a la que tenemos acceso hoy en día gracias a la penetración y facilidad de acceso a la red a través de todo tipo de dispositivos.

El blog, los orígenes de lo social

Más tarde y tras la necesidad de comunicar e interactuar como parte inherente al desarrollo, se ve plenamente materializada con la eclosión de los blog o también denominados bitácoras a mediados de los 90, y que surgen como diarios personales donde los usuarios de la red compartían sus historias y experiencias. 

A mediados de los 90, es cuando adquieren su nivel máximo de popularidad, considerados como comienzo de la interacción y antesala del nacimiento de la figura del prosumidor. Los blogs comienzan a adquirir nuevos roles y abandonar el carácter mal personal para convertirse en muchos casos en publicaciones temáticas, sectoriales bajo un perfil profesional. Los blogs comienzan a ser un negocio.

La magnitud de la información y conocimientos al que tenemos acceso actualmente y que intercambiamos sin esfuerzo, unido a nuestra naturaleza de seres sociales, son los pilares de ésta evolución multifacética y vertiginosa, de Internet… (Y la nuestra) 

Aprendiendo a comunicarnos en tiempo real

No cabe duda que, desde aquel nacimiento de Yahoo! o desde el año 2000 en que el  Chat de Messenger supusiera una revolución, hemos recorrido un largo camino en relación a todo aquello vinculado con el intercambio de información sustentado en las relaciones sociales.

Poco a poco, la interacción entre personas a través de internet gracias a la tecnología nos preparaba entonces para el desembarco y eclosión de las redes.

Llegan las redes sociales

La eclosión social comienza en 2007 con la llegada de Facebook que supone un cambio estructural en la forma de informarnos, relacionarnos, comunicarnos y desarrollarnos. Poco después era Twitter la que de nuevo establecía nuevas vías de comunicación en tiempo real, y donde la información encontraba la forma de ser compartida y difundida con gran rapidez.

Simplicidad o cambio

Hoy tenemos acceso a la prensa online, recibimos y enviamos correos electrónicos desde cualquier lugar, realizamos reuniones de trabajo, conversamos con familiares, amigos y colegas de trabajo, compramos regalos de cumpleaños o entradas para el cine a través de internet, emprendemos, publicamos, consultamos, nos informamos, interactuamos… todo ello a golpe de clic, somos parte activa de la construcción del nuevo orden social.

Disponemos de dispositivos móviles y tablets con novedosas funcionalidades y conexiones, cada vez más eficientes y rápidas que nos permiten interactuar en tiempo real con el mundo, sin más barreras ni limitaciones. Cambian nuestros procesos mentales, cambian los aprendizajes y cambia la forma en la que nos relacionamos socialmente.

Desde Yahoo! a Google+, la última gran red social en sumarse a esta fiesta, han transcurrido casi dos décadas, un ciclo para darnos cuenta que, conectados somos más capaces.  Aunque aún, tenemos grandes desafíos que seguro, el desarrollo y la evolución de la tecnología nos ayudarán a superar por que estamos aprendiendo sir duda a actuar socialmente como una sola mente colectiva cuyos miembros comienzan a entender el poder de la comunicación y las relaciones digitales!

Nacida y criada en Madrid, cursando sus estudios de Ciencias Económicas ingresa a el Banco Halifax...