PuroMarketing

El móvil se ha convertido en una herramient aindispensable. Nos acompaña allá donde vayamos, ejerciendo como medio para estar permanentemente en contacto con nuestro entorno, como vía para obtener información sobre lo que necesitemos, en el momento preciso y, además, como herramienta para completar efectivamente el proceso de compra.

De otra parte, el desarrollo de estos dispositivos permite a los consumidores realizar sus pedidos desde la palma de su mano, de forma rápida y sencilla. Un hecho que ha impulsado notablemente el comercio electrónico. El Mobile Marketing and Commerce Report, publicado en octubre por eConsultancy y BuyDesire indicaba que el 29% de los beneficios de los retailers procedía de estos dispositivos inteligentes.

Cuando van de tiendas, los usuarios no solo recurren a su smartphone para practicar el showrooming, sino que realmente constituye una fuente de información de primer nivel, que les ayuda a tomar sus decisiones de compra. Pese a que el 67% de los clientes utiliza su smartphone dentro de la tienda, solo el 11% de los retailers ha podido apreciar sus consecuencias en su cuenta de resultados.

El estudio de Deloitte Digital muestra cómo el smartphone influye directamente tanto en el comercio electrónico como en las ventas dentro de la tienda, como un importante elemento dentro del proceso de compra. Según sus cifras, en 2013 los teléfonos inteligentes tomaron parte en el 6,8% de las ventas dentro de la tienda en Reino Unido. Lo que implica 18 mil millones de libras, un 45% más que el año anterior. Una cifra que está previsto que aumente hasta el 10% o 15% en 2017, lo que supondría entre 27 y 45 mil millones de libras.

La influencia del móvil durante todo el ciclo de ventas es capaz asimismo de duplicar la probabilidad de la conversión, así como a aumentar el importe de la compra. Deloitte indica que el 63% de los consumidores que utilizan su móvil durante la compra gastan de media 93,1 libras. Por su parte la cesta de la compra de aquellos que hicieron uso de su smartphone antes de comprar fue de una media de 65,6 libras. Sin embargo, aquellos que no utilizan su teléfono inteligente, no gastaron más de 51,6 libras.

Los sectores donde el móvil ejerce una mayor influencia son aquellos de mayor valor, como es el caso de los productos de electrónica (79%), artículos deportivos y juguetes (75%) y muebles (72%). Asimismo, conviene aclarar que los consumidores no utilizan su teléfono únicamente para comparar precios, sino que buscan información, comentarios y recomendaciones sobre el producto.