Opinión
Tecnología
Los wearables, en el punto de mira de las marcas. ¿Han venido para quedarse?
Publicado por

Según un estudio de PwC, los wearables se han convertido en objeto de estudio de los profesionales del marketing y la publicidad. Y se refieren a ellos como una oportunidad de negocio para un futuro cercano, que marcará la diferencia en los negocios y en la sociedad.

Hoy, resulta raro ver a alguien con un wearable, vamos por la calle y no es muy habitual cruzarnos con alguien que lleve unas Google Glass, en todo caso nos parecería raro y de otra especie. En cambio, parece que nuestros ojos están más acostumbrados a ver pulseras de actividad física, que miden factores como los pasos que damos, las calorías quemadas o nuestro ciclo de sueño. Está claro que esto no ha hecho más que empezar, lo que ahora nos parece raro, en un tiempo será lo normal y lo que es normal ahora, después habrá pasado de moda.

A pesar de que esta tecnología no se haya asentado del todo aún, debido en gran medida a su precio, el mercado está centrando sus miradas en la generación millennial, porque estos serán los futuros consumidores del futuro.

Los millennials, la generación nacida a finales del milenio, que ahora tienen entre 18 y 35 años, son la diana perfecta para los marketeros en estos momentos. Como sabéis, esta generación se caracteriza por buscar por todos los medios la originalidad, están dispuestos a probar todos los avances tecnológicos que van saliendo al mercado, como los wearables, y están dispuestos a utilizar esta innovación tecnológica y probarla tanto en el trabajo como en su tiempo libre.

Y, ¿cómo influirá esta tecnología wearable en el mundo empresarial? Una cosa importante a tener en cuenta es que los millennials esperan que las empresas sean las que se adapten a ellos si quieren aumentar sus ventas, y no al revés.

Aunque hemos dicho que aún no se ha despertado del todo esa necesidad de llevar la tecnología puesta (se prefiere tenerla en el bolso o bolsillo), podemos decir que 7 de cada 10 millennials hacen uso de esta tecnología wearable, un número considerable.

Pero, ¿qué han visto en ellos los profesionales del marketing para convertirlos en objetos de estudio? Algo que nos llama la atención es que los millennials quieren compartir su información personal con sus marcas, algo que cuesta más al resto de consumidores. Utilizan las redes sociales para decir donde se encuentran o para compartir fotos personales utilizando productos de esa marca, lo que resulta muy ventajoso para los negocios, obteniendo datos muy útiles de su público objetivo.

Está claro que esta generación se siente más cómoda compartiendo información con otros usuarios de Internet y con su empresa, lo que supone una gran revolución para la publicidad de las empresas. Los anuncios podrán ser más específicos gracias a los datos que nos ofrecen los wearables de nuestro target, ya que comparten actividades y costumbres con sus dueños (deporte, juegos, entretenimiento).

Por tanto, podemos decir también que los millennials son el objetivo de la futura publicidad de las empresas. Y por eso son las empresas las que deberán acudir a sus potenciales clientes, porque estas tienen en su poder sus datos personales, un tesoro valioso para realizar una conversión con éxito.

Otro punto favorable para las empresas es la geolocalización, es decir, la publicidad en base a la localización del usuario. Imaginemos que estamos por la calle y nuestro reloj inteligente nos avisa de una oferta de la tienda más cercana de la que somos cliente, justo en ese momento.

Así, podremos visualizar descuentos, promociones y formalizar la compra desde nuestro dispositivo o podremos dirigirno directamente al local (que está a unos minutos) para realizar la compra allí mismo.

El funcionamiento es simple para la empresa. Gracias a la geolocalización, la marca recibe un aviso de que su cliente se encuentra cerca del establecimiento y justo en ese momento tiene la opción de enviarle un correo con una oferta o promoción especial. Previamente, claro, hemos estudiado sus necesidades y sabemos con seguridad (gracias a los datos que nos proporcionan los wearables) que lo que les vamos a ofrecer es de su interés.

Estos datos serán el bien más preciado para las empresas, aunque dependerá de cómo utilicen esa información cada una de ellas. Los negocios deberán reinventarse con el uso de esta tecnología para ofrecer nuevas experiencias al usuario e información relevante en el momento preciso que la necesiten. Aunque aún le queda camino a la tecnología wearable, muchas empresas ya se están preguntando cómo sacarle el máximo provecho, porque como decía Steve Jobs "la innovación es lo que distingue a un líder de los demás", y esto será clave para marcar la diferencia.

Publicado por

Comentarios (0)

!Únete y participa en la conversación!