PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Los usuarios recurren a su smartphone para obtener información sobre el lugar y momento en el que se encuentran. Una necesidad que ha traído consigo el desarrollo de la geolocalización. Los dispositivos móviles ofrecen datos más que interesantes sobre las características personales de cada individuo, tales como dónde se encuentra, edad o género, junto con las redes sociales que utiliza. Una información que los usuarios están dispuestos a compartir con las marcas, si con ello obtienen una mejor experiencia de usuario.

Business Insider indica que en Estados Unidos el 74% de los usuarios de smartphone utiliza servicios basados en la geolocalización. Y no queda ahí el asunto. Un 75% de los usuarios móviles está más dispuesto a pasar a la acción a partir de una propuesta basada en la geolocalización, incluso el 55% está más dispuesto dirigirse a una tienda después de haber recibido este tipo de mensajes específicos. En cambio, prácticas tan populares como el hacer check in están cayendo en desuso. Solo el 12% de los adultos norteamericanos comparte su ubicación por esta vía, frente al 18% del año anterior. 

La geolocalización es mucho más que Foursquare. Aplicada a la estrategia de marketing móvil puede cambiar sustancialmente los resultados de la campaña. Se calcula que hay aproximadamente 770 millones de smartphones, geolocalizados mediante GPS, lo que constituye un gran público objetivo al que ofrecer un producto especialmente diseñado en función de dónde se encuentre.

El estudio publicado este verano por Mediative recogía que los productos más demandados a nivel local por los usuarios móviles están relacionados con moda y comida. 1 de cada 3 encuestados utilizaba su móvil al menos una vez por semana. Por su parte el 45% reconoce que registraba su ubicación en un establecimiento si con ello obtenía algún tipo de descuento u oferta.

Los datos de Business Intelligence reflejan que la publicidad móvil y las aplicaciones son capaces de llevar a los clientes a la tienda. Se trata de estrategias orientadas a captar al público objetivo justo en el momento en el que está buscando un servicio relacionado. Por tanto, ya está dentro de la fase de compra, y existe una mayor probabilidad de que complete el ciclo. De aquí la necesidad de crear esas oportunidades, diseñando una estrategia basada en la geolocalización, con el fin de captar al cliente en el área de acción más inmediata al establecimiento.

Por tanto, conviene focalizar las acciones, dirigiéndolas a estratos concretos de población, en función de su ubicación. Esto permitirá ofrecer el mensaje adecuado, justo cuando tu público objetivo se encuentre en tu radio de acción. Con ello es posible generar engagement, mejorar la calidad de las interacciones, aumentar la conversión, y, en consecuencia, incrementar los beneficios. La geolocalización será la brújula que ayude a orientarnos en este mar de contenido que fluye a cada instante.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo