PuroMarketing

Los anuncios británicos son los más influyentes y ya han empezado a llenar las pantallas
Lo que los primeros anuncios de la Navidad dicen sobre cómo serán las campañas publicitarias de este año

Si la pausa publicitaria de la Super Bowl es la que marca las tendencias en publicidad de forma general, los anuncios de Navidad británicos son los que señalan cómo serán las campañas navideñas. La publicidad de Navidad de los grandes almacenes británicos y de algunas de sus marcas es la que domina año tras año las listas de virales de la campaña y los que son compartidos una y otra vez.

John Lewis es casi el pistoletazo de salida de la temporada publicitaria. Sus campañas, por muy limitadas realmente que estén a un mercado concreto (la cadena de tiendas solo está en su mercado), se comparten, se analizan y se utilizan como baremo de cómo deben ser los anuncios de Navidad. Muchos consumidores las tienen muy presentes y, si se piensa en anuncios populares, muchos las recordarán.

La temporada de anuncios de Navidad ya ha empezado. Lo ha hecho en España, donde ya hay algunos anuncios de campañas de juguetes que apelan claramente a las ventas para las fiestas, pero también, y más importante en términos de tendencias, en Reino Unido. Los anuncios británicos navideños ya han empezado, con sus campañas con expectativas para ser virales y con sus tendencias que marcarán la agenda de otras campañas.

Lo cierto es que los anuncios de Navidad arrancaron ya hace unas semanas, cuando una compañía lanzó el anuncio más temprano de las fiestas y se convirtió en material de conversación por ello.

El anuncio de Very apareció el 1 de octubre, según la propia compañía porque la gente estaba empezando a comprar mucho antes sus regalos de Navidad. A los consumidores no acabó de gustarles el movimiento, a pesar de que los estudios de conversaciones en redes sociales señalaban que estaban hablando ya más de la Navidad que en semanas precedentes.

Aun así, el pistoletazo casi que parece oficial es la aparición de la campaña de John Lewis y esa acaba de llegar ahora mismo a las pantallas. La campaña de este año está protagonizada por un niño británico que se encuentra a una extraterrestre perdida y le descubre su primera Navidad.

La temática primera Navidad no es, de hecho, ajena a los demás anuncios de estas fiestas que ya están llegando a las pantallas británicas. El anuncio de Disney muestra la primera Navidad que pasa junta una familia y el de Marks&Spencer la de un cerdito animado.

¿Se puede leer este tema en clave vida post-pandemia? ¿Es una manera de mostrar una experiencia de vida nueva tras todo lo vivido? Quizás sea buscarle muchos significados profundos y ocultos, pero en cierto modo la idea encaja con esa necesidad de los consumidores de borrón y cuenta nueva tras los casi dos años de vida en crisis del coronavirus.

Emoción y más emoción

Los anuncios navideños no han perdido el tirón emocional. De hecho, siguen buscando emocionar y tocar la fibra sensible, lo que demuestra que las tendencias de la crisis siguen. Antes de la pandemia, los anuncios que querían hacernos llorar estaban de capa caída. Durante, fueron una de las cinco tendencias más habituales. El anuncio de John Lewis lo cumple de forma tan clara que, como explican en The Guardian, parece hecho con un pintar por números de lo navideño.

En las Navidades de 2020, las marcas también apostaron fuerte por el anuncio entrañable, con familias juntas que se querían y guiños de bondad y coexistencia. En las campañas de este año eso se repite. No hay más que pensar en la campaña de John Lewis y cómo muestra la relación pacífica, amistosa y entrañable entre un terrícola y alguien de una galaxia exterior que no tienen nada en común y ni siquiera comparten lenguaje.

Muy relacionado, las campañas están llenas de magia. Se apela al recurso de la fantasía y así también a un cierto optimismo. Hay cosas mucho mejores y cosas muy deseables. El paseo del cerdito por la tienda Marks&Spencer lo deja claro. Igualmente, esta magia hace que los productos sean algo fabuloso, una especie de llave para un mundo mucho mejor.

Y, finalmente, los anuncios apelan a los temas que interesan en este momento y a las expectativas de los consumidores, como la diversidad. La familia de la campaña de Disney es una reconstituida: el protagonista es el padrastro de los niños. E incluso en la más humorística y aparentemente aséptica campaña de Selfridges solo hay que fijarse en para quién son los regalos para ver cómo conectan con los temas del momento.