IM Internacional de Marketing Digital

PATROCINA
PuroMarketing

El vídeo es uno de loselementos estrella en internet. Todo el mundo tiene claro que losusuarios ven muchos contenidos en vídeo y que lo harán aún más enel futuro, lo que ha llevado a que todo el mundo esté apostandoclaramente por ello. La apuesta es especialmente clara para losanunciantes, que quieren estar ahí por encima de todas las cosas.

Pero ¿cómo va a cambiarel mercado del vídeo en el período que se avecina? eMarketer harealizado un análisisde previsiones y ha marcado seis líneas maestras que consideran queimpactarán en el desarrollo de este mercado durante los próximosmeses. Cambiaremos cómo consumimos los contenidos en vídeo, loscambios afectarán a quienes los producen y los anunciantes trataránde explotar nuevas oportunidades.

El interés en lapublicidad en televisiones conectadas va a empezar a crecer

A medida que el parque detelevisiones conectadas va aumentando, también lo va haciendo elpotencial de este. Estos televisores abren nuevas oportunidades encontenidos, control de audiencias y, por supuesto, publicidad. Eneste último terreno es donde se verán actividades y acciones en lospróximos meses.

En 2018 las televisiones conectadas impactarán másen los datos de uso, lo que hará que los anunciantes se muestren másinteresados por ellas. Según las estimaciones de eMarketer sobre elmercado estadounidense, en 2018 el 55% de la población habrá usadoal menos una vez al mes uno de estos televisores para acceder acontenidos. Esto hará que se empiecen a tomar pasos paraposicionarse en medio de este terreno y para aprovechar el hecho deque estos dispositivos fusionan televisión y universo digital.

Las redes socialesempezarán a tener sus programas 'de televisión'

Las redes sociales hanestado trabajando el mercado del vídeo en los últimos años, perolo han hecho con vídeos de corta duración que se pueden compartirrápido y consumir igualmente rápido. A partir de ahora, empezarántambién a preocuparse por contenidos contenidos más largos y conperiodicidades claras. Facebook ya lo está haciendo con Watch. Comoapuntan los analistas, no se trata de que se vayan a convertir en elpróximo Netflix, pero sí que intentarán posicionarse mejor en elmundo del longform para tener un parque de contenidos en los quemeter anuncios en mid-roll.

Bienvenidos a laburbuja del contenido

El número de series yprogramas con guión que se han estrenado y emitido en lastelevisiones estadounidenses se ha doblado entre 2009 y 2016. Estascadenas son las líderes, pero han marcado una tendencia que se haconvertido en global. Es la que se conoce como 'peak TV'. Ahora estadejará paso a la 'content bubble', la burbuja del contenido. La teleya no dominará esta tendencia, porque los estrenos llegan cada vezde más partes. Cada vez se estrenarán más contenidos,especialmente a medida que las plataformas de VoD están estrenandomás contenidos y dedicando más dinero a ello.

El vídeo en directo vaa coger carrerilla

Lo que ha separado a lastelevisiones tradicionales de los servicios bajo demanda es el modoen el que se ofrecen los contenidos. Las teles sirven contenidos demodo lineal, en el que hay oportunidades para ver contenidos. Losservicios lo hacen bajo demanda, lo que implica que uno puede ver loque quiera cuando lo quiera ver.

Las plataformas de vídeo estánempezando a posicionarse también en la emisión lineal decontenidos, el vídeo en directo, como ha hecho YouTube TV o el LiveTV de Hulu. Estas compiten con jugadores ya existentes, como SlingTV, DirecTV Now y PlayStation Vue. Sus precios más competitivos,aunque su selección de canales más limitada, hacen que se hayanconvertido en un opción frente a la tele de pago. Y, además, ya hancruzado el charco. En 2018, su peso irá en aumento.

El crecimiento de lossistemas de vídeo bajo demanda en suscripción no será tanespectacular

O lo que es lo mismo: losnúmeros de Netlfix y similares se ralentizarán. Tras años decrecimiento espectacular porque estaban captando más y mássuscriptores a nivel mundial, ahora tendrán que enfrentarse a unmercado con menos peces en el mar. Seguirán creciendo, pero tendránque competir más entre ellos y con nuevos jugadores en este universobajo demanda (especialmente aquellos que son de nicho).

El vídeo matará a más'estrellas' de la red

En 2017, al menos en estosmeses de cierre, los titulares que analizaban los medios tuvieronprotagonistas diferentes y acciones distintas, pero el mismo telónde fondo. Buzzfeed iba a despedir a gente y Mashable sevendía por muchos menos millones de los que se rumoreaba podríahaberse vendido hace unos cuantos años, cuando estaba en la crestade la ola. Todos ellos estaban teniendo problemas por cómo estabacambiando la red y por la dificultad de monetizar contenidos.

Y unode los problemas estaba en su estrategia de vídeo. El vídeo habíasido una prioridad máxima para todas las cabeceras estrella y todasse habían lanzado a por ello, pero su monetización no ha estado deltodo clara (especialmente en redes sociales), la competencia es muydura y los costes son mucho mayores.