PuroMarketing

El vídeo es una parte fundamental de la estrategia de marketing y de publicidad de las empresas. En los últimos tiempos, la inversión en el mismo ha crecido de forma notable y las compañías están destinando cada vez más y más recursos a conseguir los mejores resultados en este terreno. Quieren posicionarse de la mejor manera posible y de la más efectiva.

Para ello, sin embargo, no tienen solo que comprender que el vídeo es muy importante sino también asumir que este está cambiando en todo momento (como se podría decir que ocurre con todo lo que está vinculado a internet y a la tecnología) y que hay que estar al día de lo que los cambios imponen.

Partiendo de las observaciones que realizan en un análisis de MarTechAdvisor, se podría concluir que estos son los elementos que tienen que tener ahora mismo en cuenta las compañías.

El vídeo es uno de los elementos clave en la estrategia multicanal

El vídeo ha sido en los últimos años uno de los grandes favoritos de la industria, que ha estado apostando por estos contenidos a medida que los consumidores iban mostrando mucho más interés en ellos. Dado que cada vez los consumidores están más interesados en los contenidos en vídeo en entretenimiento, también se está ofreciendo mucho más ese tipo de contenidos a otros niveles.

Además, el hecho de que también sean muy receptivos a los vídeos que les enseñan cosas o le muestran nuevos productos ha hecho que las compañías encuentren nuevas vías para conectar con ellos.

Como explican en el análisis, en la nueva estrategia de las marcas y de las empresas los vídeos se han convertido en una especie de canal de primera calidad en la estrategia multicanal. Están en los diferentes entornos en los que se comparten contenidos, pero también en muchas más áreas en lo que etapas del proceso toca. No solo son una herramienta de marketing, sino que se han convertido en un elemento clave en ventas, en postventa o en el ciclo de consumo.

Los vídeos hablarán de un modo cada vez más directo a los consumidores

Igualmente, a medida que se han ido haciendo cada vez más sofisticados como contenidos y a medida que los propios consumidores lo han hecho también como público que los recibe, los vídeos han comenzado a tener que labrarse un nuevo camino. Tienen que conectar con los consumidores a nuevos niveles.

El futuro inmediato pasa por la personalización del contenido, por hacer que este sea mucho más único y que esté destinado de una manera mucho más específica a la persona que lo recibe. Esto no solo hace que se limiten mejor los temas que se ofrecen con una segmentación más efectiva, sino también - por ejemplo - que se trabaje con recursos que hacen que la experiencia sea más individual, como por ejemplo que el vídeo mencione el nombre de quien lo ve o información personal del espectador.

La inteligencia artificial tendrá también un impacto en todo el proceso vinculado al contenido

Como impacta en otras muchas áreas, la inteligencia artificial también va a tocar al vídeo y a cómo se usa en la estrategia de marketing. Se espera que permita analizar mucho mejor lo que los consumidores quieren (y lo que está haciendo) para mejorar el diseño de las campañas y su automatización logrando así que su impacto entre los consumidores sea mucho mayor.

Ya no se trata de analizar quién lo ve o cuándo, sino de seguir cuáles son los momentos que logran una mejor recepción, los que expulsan a los espectadores o los que son el momento definitivo que los convence de lo que se está intentando transmitir.

El vídeo y sus poderes se integran también en el CRM

Y, finalmente, los expertos creen que todas estas herramientas que hacen que el vídeo funcione mejor y que sus resultados sean más importantes no se quedarán aisladas. Se integrarán en los CRMs que ya gestionan el resto de los puntos fuertes de la estrategia de marketing y de ventas.