PuroMarketing

La noticia sin duda es un reflejo de como algunas marcas comienzan a dosificar e incluso a introducir recortes y cambios en sus inversiones y estrategias publicitarias.

El anuncio de la compañía Pepsi confirmando que no se anunciará en la próxima edición de la Super Bowl, la final de la liga estadounidense de fútbol americano, supone un claro ejemplo de todo ello, como un cambio radical en sus estrategias de marketing y políticas publicitarias.

Hasta el momento, la propia compañía se había mantenido fiel a esta cita deportiva desde el año 1987 como uno de las principales marcas y anunciantes y siendo el mayor anunciante en la última edición de la Super Bowl.

Según Frank Cooper, uno de los vicepresidentes de Pepsi "el próximo año 2010 cada una de nuestras marcas de bebidas contará con una estrategia y una plataforma publicitaria que se alejarán de un sólo acontecimiento" añadiendo que "Nuestra nueva táctica no es una condena a la Super Bowl, pero es que sería muy difícil explicar nuestra nueva campaña publicitaria en una anuncio de treinta segundos"

La Super Bowl, cuya próxima edición emitirá la cadena CBS el 7 de febrero de 2010, es considerado como el evento Rey de la publicidad deportiva alcanzando cifras millonarias en concepto de patrocinios y publicidad, y con una audiencia de 98,7 millones de personas a nivel mundial.

De forma paralela, desde la compañía se destaca la inversión publicitaria sobre el medio internet para el próximo año que aumentará en un 60% respecto a la del presente año 2009.