PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Hacer el retrato robot de cómo debe ser el perfecto empleado del departamento de marketing es cada vez más complejo y complicado, porque cada vez su trabajo en el día a día toca más áreas y le obliga a asumir más funciones. Los marketeros tienen que enfrentarse a cada vez más retos y a hacerlo de cada vez más maneras.

Esto obliga a partir de una formación completa y también a tener claro que se debe hacer una formación continua, aprendiendo en cada momento más cosas y adquiriendo nuevas capacidades. Aun así, y a pesar de que hacer un retrato robot del perfecto marketero es complicado, los expertos sí tienen claro cuáles son las habilidades que son cada día más necesarias y cruciales y las que se imponen cada vez más a la hora de buscar al empleado ideal.

Los profesionales de marketing tienen que ser capaces de mostrar ciertas capacidades, ya sean innatas o aprendidas. Como apuntan en un análisis en Forbes, ciertas habilidades se han convertido en cada vez más relevantes y son cada vez más necesarias para trabajar en marketing.

Así, los marketeros tienen que ser capaces de mostrar grandes capacidades en dos terrenos clave en lo que a su trabajo diario toca. Son capacidades más bien innatas, aunque se pueden trabajar si se hace un examen de conciencia, se detectan las propias carencias y se realizan las acciones necesarias para aprender esos nuevos comportamientos y para intentar integrarlos en el día a día.

La primera de estas capacidades es la de la curiosidad. Está muy vinculada a la puesta en valor de la creatividad en los últimos tiempos y al hecho de que la industria es cada vez más consciente de que es lo que marca realmente la diferencia. Como explican en el análisis, los marketeros necesitan ser curiosos de un modo orgánico y natural, buscando en todo momento nuevas ventanas de oportunidad y nuevos escenarios en los que posicionarse.

La segunda de estas capacidades es la del trabajo en equipo, algo crucial no solo para que el día a día fluya de la forma más efectiva posible sino también para responder a los retos recientes de la industria. La colaboración es más importante que nunca, ya que no solo hay que conseguir actuar de forma conjunta dentro del propio equipo de marketing sino que además cada vez se necesita más el trabajar en paralelo con otros departamentos de la empresa.

Las habilidades que se pueden aprender

Estas dos grandes habilidades son cruciales, pero no las únicas. Los marketeros también deben trabajar algunas de las que en inglés se conocen como 'hard skills', las habilidades que se tienen que adquirir gracias al trabajo y que pueden lograrse echando mano de un buen plan de formación. Son aquellas que requieren por tanto un trabajo previo pero que están también al alcance de, por así decirlo, todas las manos.

Puede que hace unos años el listado de hard skills que tenían que adquirir los profesionales del marketing fuesen capacidades muy ligadas a su trabajo y muy vinculadas a la publicidad y al marketing. Ahora, sus habilidades tienen que llegar a muchas más áreas y entran casi en cuestiones que se podrían considerar transversales y que también deben controlar trabajadores de otros departamentos. Así, por ejemplo, en el portfolio de capacidades que ha establecido el análisis de Forbes aparece la experiencia en términos de finanzas. Los marketeros no tienen que ser contables, cierto, pero tienen que controlar muy bien el aspecto financiero. Tienen que calcular bien el ROI de lo que hacen y estimar de forma efectiva sus presupuestos.

No es el único terreno en el que tienen que aprender a posicionarse. Ahora también tienen que ser expertos en analítica y ser capaces de realizar análisis cuantitativos y cualitativos. Esto es, necesitan tener un poco de data scientists, para comprender la importancia de los datos, cómo usarlos y cómo extraer conclusiones valiosas de ellos. No solo eso: también tienen que ser capaces de acercarse a los datos de una manera diferente. Como profesionales creativos que son, se espera de ellos que sean el motor para enfrentarse a los datos de un modo distinto.

A eso hay que sumar la creciente importancia de la experiencia de cliente, que les obliga a formarse en este terreno y a tener habilidades vinculadas. Es uno de los elementos ya más propios del trabajo en marketing en el que cada vez resulta más importante que tengan formación y capacidades, como ocurre también con el storytelling y las capacidades y el talento en la escritura. No solo les ayudará a posicionarse mejor frente a los consumidores sino también a transmitir de una forma más efectiva a sus compañeros de otras áreas de la empresa.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo