PuroMarketing

Las experiencias positivas con el comercio online han aumentado gradualmente la confianza en las tiendas virtuales. Es por ello que cada día más consumidores elijen plataformas online para realizar sus compras. Las Pymes han visto en internet una vía de supervivencia ante la crisis y han encontrado en las ventas en la red una esperanza para salvar sus negocios. Ante esta tendencia surgen nuevas iniciativas como la creación de centros comerciales virtuales.  “Una solución sencilla para aquellos que no tienen tiempo o la suficiente especialización para crear su propia tienda online” afirman desde CiudadMarket, primer canal de Social Shopping español.

Internet no es necesariamente la única vía de venta, pero sí un apoyo y un aporte al negocio físico. El objetivo de crear plataformas de venta colectiva en internet es que las Pymes, cadenas y franquicias puedan tener la misma visibilidad y oportunidades que las grandes marcas. Ya son muchos los comercios de barrio que se están integrando a este tipo de plataformas, beneficiándose de  las  herramientas que ésta les ofrece. Los empresarios pueden acceder de forma sencilla a las últimas tecnologías disponibles orientadas al comercio de proximidad. De este modo, es posible poner en marcha un escaparate virtual, ofrecer cupones promocionales, hacer publicidad social, interactuar directamente con los usuarios de la plataforma.

La variedad de comercios que se integran en un centro comercial virtual y la gran ventaja que constituye poder compartir opiniones y dudas con otros usuarios, permite a los internautas vivir una experiencia de compra completa y satisfactoria. La posibilidad de encontrar información y recomendaciones, adquirir productos o servicios de diferentes categorías sin necesidad de salir de la misma página facilita el proceso de compra a los consumidores. Además, el compartir espacio con negocios que pueden representar la competencia se convierte en ventaja. Entre comercios afines, se crea un flujo constante y cada vez mayor de tráfico que surge de la comparación de precios, variedad y calidad de productos.

La herramienta fundamental a la hora de diferenciar cada empresa es la geolocalización. Esta permite señalar a los usuarios la presencia de un comercio en su zona de interés o, simplemente, en el lugar donde se encuentre. Gracias a ello, la visibilidad de una empresa aumenta de forma importante ya que, en muchas ocasiones, un comercio se encuentra desfavorecido por no ubicarse por la zona de paso habitual de los consumidores. Otra ventaja es la notoriedad que logra adquirir un pequeño comercio que no se puede permitir ingentes inversiones en publicidad.

Aplicaciones y tecnologías móviles

La aparición continua de aplicaciones móviles  y portales adaptados a móviles  ha cambiado los hábitos de consumo de los usuarios. La rapidez de acceso desde los dispositivos móviles ha contribuido a impulsar el uso de estos terminales para el comercio electrónico. Las aplicaciones móviles permiten navegar por los productos de la tienda y realizar compras de forma sencilla y simplifican cada vez más las posibilidades de comprar productos online.

“La movilidad y la inmediatez de la información se complementan para beneficiar a los consumidores y usuarios dotándoles de información en tiempo real” señalan desde CiudadMarket.  Además, la combinación de movilidad, información y geoposicionamiento permiten acercar el comercio de proximidad a clientes potenciales.