Opinión
Tendencias
El cuento chino del Metaverso para las empresas y marcas
El Metaverso será el gran hermano del futuro disfrazado de entretenimiento
Publicado por Andrés Toledo

Durante los últimos meses, el término “Metaverso” parece haberse apoderado de la actualidad de las innovaciones y tendencias tecnológicas que auguraban una nueva revolución y un nuevo mundo de posibilidades para las marcas. Y he de decir, que desde el primer momento, el concepto para casi nadie quedaba claro, ni siquiera definido como algo que pudiera entenderse para ser adoptado por parte de las empresas y marcas.

En realidad, el concepto del Metaverso ha ido abarcando, entremezclando y acaparando ideas o propuestas tecnológicas que para nada eran nuevas ni suponían una novedad o revolución que no pudiera ya lograrse con otras tecnologías actuales. Incluso para los más veteranos, ese “tufillo” a un Second Life 2.0, nos hacía presagiar que más que revolución, nos encontrábamos ante un nuevo intento de reinventar una rueda que ya hace bastantes años terminó reventando.

El Metaverso es un término de moda, pero a pesar de que muchos puedan opinar que este nuevo concepto es diferente o más y mejor de lo que ya se intentó en antaño, lo cierto es que ni sus propios impulsores lo tienen claro. Un interesante artículo publicado en Xataka, nos ofrece información y pistas sobre ello: “Zuckerberg tenía grandes planes para el metaverso. Pero se rinde a la evidencia: de momento todos son ruinosos”.

Tal vez solo sea cuestión de que la tecnología actual y requerida no este lo suficientemente avanzada como para desarrollar y poner en marcha todas esas ideas y nuevos conceptos que aglomera el Metaverso. Tal vez, sean demasiadas las ideas lanzadas al aire y poca la seguridad de que alguna de ellas pueda realmente ser adoptada de forma global tanto por parte de los usuarios como por parte de las propias empresas y marcas.

Tampoco podemos fiarnos de los datos de cada vez más encuestas y estudios realizan para hablarnos de las bondades del Metaverso. Primero, porque una gran parte de estos estudios, son simplemente “análisis o encuestas interesadas” para impulsar y poner en boca de todos este nuevo concepto. Muchos de ellos nos venden el metaverso como la solución que todas las marcas y empresas estaban esperando. Otros sin embargo, son tajantes al afirmar que ni siquiera los jóvenes tienen interés o que sólo el 38% de la generación Z cree que es la próxima gran revolución. Todo ello, a pesar de que los inversores y las grandes empresas apuestan a que los jóvenes impulsarán el auge del metaverso. ¿Qué está pasando aquí?

Cómo bien apuntaba el mencionado artículo de Xataka, se trata de “un negocio multimillonario… En teoría. Las estimaciones de mercado sobre el metaverso, desde luego, invitan al optimismo: de acuerdo con Bloomberg, el negocio de esta nueva frontera de internet podría mover para 2024 unos 800.000 millones de dólares al año. Pero son sólo eso, proyecciones que bien podrían no cumplirse”. Desde Facebook, además afirman que el metaverso le hará perder dinero durante los próximos cinco años y que de momento, sigue sin arrancar.

Es evidente, los mercados continuamente tienen la necesidad de encontrar nuevos horizontes y oportunidades a través de los cuales seguir generando nuevos negocios y beneficios. La apuesta por el metaverso es simplemente un intento de diversificación sus negocios sin demasiado riesgo en busca de la nueva gallina de los huevos de oro. El problema es, que poco a poco cada vez son mas quienes empiezan a dudar de que el Metaverso sea realmente un concepto claro que se pueda desarrollar como tal. Y si esto es así, más difícil aún será el desarrollar o planificar estrategias y proyectos relacionados por parte de aquellas empresas y marcas que pretendan adoptar o sumarse a esta “supuesta revolución” del metaverso.

También es curioso el comprobar, como entidades u organismos públicos como el Gobierno de Navarra anuncien a bombo y platillo su apuesta por esta revolución, presentando su propio metaverso, que “nace para estimular la innovación y abrir nuevas vías de comunicación”. ¡Tócate los cojones! Según la información difundida en los medios, “Este entorno, de “realidad aumentada”, posiciona a la Comunidad Foral a la vanguardia tecnológica, revolucionando la interacción entre ciudadanía, empresas, organizaciones y Administración”. Nos venden un hito tecnológico de nuestros días, recurriendo a una tecnología de hace 20 años y sin ser conocedores de que términos como “Realidad aumentada” y “Realidad virtual” son conceptos completamente diferentes. Evidentemente, todo esto tiene un claro objetivo de marketing político, más que revolucionario, pero eso sí, pagado a cuenta del ciudadano. ¿Empiezan a entender como no tener claro y definido el concepto de metaverso puede ser el lastre mas pesado para que todo el mundo termine desencantado?

Que sí, que si recurrimos a la definición de Metaverso en Wikipedia nos dejará claro que “Los metaversos son entornos donde los humanos interactúan e intercambian experiencias virtuales mediante uso de avatares, a través de un soporte lógico en un ciberespacio, el cual actúa como una metáfora del mundo real, pero sin tener necesariamente sus limitaciones”, pero señores, es que esto ya estaba inventado, y lo peor, fue un sonado fracaso tras el boom inicial de Second Life allá por el año 2003. Y continua… “En un sentido más amplio, el metaverso puede referirse no solo a los mundos virtuales, sino a las experiencias multidimensionales de uso y aplicación de internet en su conjunto, especialmente el espectro que combina la web 2.0, la realidad aumentada, la tecnología de tercera dimensión y la realidad virtual, …” es decir, que puede serlo todo y nada a la vez.

¿Pero porqué está apuesta casi al todo o nada por parte de Mark Zuckerberg por el Metaverso?

Principalmente y sobre todo, porque el propio Zuckerberg es consciente de la fatiga por parte de los usuarios en redes sociales como Facebook. Instagram, otra de sus adquisiciones, también está mostrando flaquezas frente al avance de otras redes como Tiktok entre los usuarios más jóvenes. Facebook hace tiempo que se dio cuenta de la imperiosa necesidad de diversificar sus negocios, pero ahora, la apuesta de futuro es más radical, renovarse o morir. Sin embargo, volvemos a punto de origen para mencionar que ante todo el auge del metaverso, este sigue siendo un concepto nada claro cuyos pilares ni siquiera han sido establecidos ni asentados. De hecho, a pesar de su gran apuesta y la decisión de poner en marcha iniciativas y proyectos relacionados, la compañía ya se plantea congelar centenares de contrataciones en países como España tras el frenazo de las tecnológicas. “La multinacional reconoce estar “frenando su crecimiento” en todo el mundo y no descarta que el proceso afecte a España, donde había anunciado 2.000 contrataciones”.

Lo que es más que evidente, es que son muchos los que aprovechando este nuevo término de moda, ya han comenzado a vendernos las bondades del metaverso y todo tipo de consejos y soluciones revolucionarias para empresas y marcas. Gato por liebre se podría decir vulgarmente. Nada nuevo y nada innovador que no conociéramos ya de antemano, pero que para muchos, es la oportunidad de revivir negocios y servicios que habíamos ya casi olvidado. Otros simplemente recurren a este nuevo término como reclamo para captar una mayor atención o atribuirse los valores de empresa moderna e innovadora.

Téngalo claro, el Metaverso hoy por hoy es solo un cuento chino para las empresas y marcas pero… ¿Podría ser una realidad en un futuro o a medio/corto plazo?

Lo cierto es que sí, pero solo entendiendo una mente como la Zuckerberg y el ecosistema de una red social como Facebook donde los datos han sido el mayor activo de la compañía. De hecho, el término “META” se refiere claramente a esto mismo. Los datos. Tengo claro que la idea preconcebida de Zuckerberg sobre su Metaverso es la de desarrollar la tecnología capaz de conectar "todo con todo" para tener un completo acceso y control centralizado sobre los datos de cada persona sin importar si alguien accede a una red social, utiliza realidad virtual, compra desde su móvil, navegar por internet, ve la televisión, juega desde la consola e incluso si salimos a correr o accedemos a cualquier negocio o espectáculo. No hablemos ya de nuestras relaciones, economía, nuestros ingresos y gastos… El metaverso será realmente ese entramado neuronal y tecnológico capaz de "taggear" toda nuestra actividad social y tecnológica independientemente de los servicios o herramientas que utilicemos en nuestro día a día y al que cualquier servicio o empresa podrá sumarse o conectarse. Solo entonces, el metaverso dejará de ser un cuento chino para convertirse en un filón de oro para las empresas y marcas.

Sin embargo, el Metaverso también será el gran hermano del futuro disfrazado de entretenimiento. El Avatar solo es la excusa para que no nos sintamos excluidos y queramos formar parte de ello.

Publicado por Andrés Toledo

Comentarios (0)

!Únete y participa en la conversación!