Puro Marketing - Marketing, Publicidad y Social media - Las últimas tendencias del Marketing y los mejores contenidos en Español - Noticias de actualidad

Puro Marketing utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Aceptar
8 SHARES
Publicado por Redacción en Estrategia hace 3 años

Pequeño comercio: Lamentación Vs realidad

Estando de viaje en una ocasión necesitaba algunas fotocopias y pasé por una papelería que encontré en mi camino. Una tienda de barrio con un gran rótulo que proclamaba la venta de artículos de papelería, material escolar y libros, con un orgulloso subtítulo anunciando que el negocio era regentado por la tercera generación familiar. Todo un comercio con solera y saber hacer, pensé yo.

Y mientras esperaba a que la máquina de fotocopiar hiciera su trabajo entró un vendedor/proveedor, a quien el comerciante espetó que allí no había nada que pudiera venderle, que mejor se fuera a El Corte Inglés o Carrefour, que los comercios pequeños de toda la vida como el suyo sólo tenían clientes para hacer fotocopias, mandar un fax y poca cosa más, que las compras importantes se las llevan los centros comerciales y los grandes almacenes.

Se presentó una de esas situaciones en las que sabes qué le podrías decir a este comerciante, porque realmente era muy fácil exponerle por qué sus vecinos, clientes de toda la vida, ya no compran allí gran cosa.

Sólo había que ver la realidad de la tienda

Un local oscuro, sin mucha luz, sin vida, que no desprende energía. El ambiente es tan pesimista como el que transmite el propio comerciante. El pequeño escaparate ya mostraba indicios de esto: se notaba que llevaba meses, quizás años, sin que se tocase, con polvo acumulado y productos envejecidos. La puerta de acceso tampoco ayuda: “No acepto pago con tarjeta” en un gran cartel escrito a mano en mitad del cristal.

Desorden: cajas en cualquier parte con lo que parece material de devolución, pilas de libros amontonados, una sección con prensa y revistas a la que da miedo acercarse, altillos con mochilas y carteras con un aspecto deslucido. Tras el mostrador una gran colección de botes llenos de boligrafos y lápices de distintos colores, mezclados sin ningún criterio aparente. No sé si estoy en un pequeño almacén, en un intento de kiosco o si realmente esto es una tienda.

El mobiliario efectivamente certifica la tercera generación de comerciantes en el local. Totalmente envejecido, descuidado y sin encanto. El mostrador es también una vitrina de cristal tan rallado por el paso de los años que no se ve qué hay debajo.

¿Aún hay sorpresa sobre por qué las familias cercanas prefieren comprar sus libros de texto y otras cosas en otras tiendas? ¿Qué se ha hecho aquí para mantener a la clientela? ¿Aún hay valor para culpar al cliente por preferir otro sitio mejor para comprar?

Para ganar la partida a los grandes operadores hay que hacer cosas, hay que moverse porque cuando las cosas van mal si no se reacciona sólo cabe que vayan a peor.

¿Por qué no rediseñar el espacio de venta?, ¿por qué no investigar qué hacen tus competidores más próximos?, ¿por qué no tener un plan comercial que marque los pasos y estrategia a seguir?, ¿por qué no llevar a cabo las mejores ideas de los grandes operadores adaptadas y mejoradas a tu realidad local?, ¿por qué has perdido el contacto con colegios y asociaciones de padres (prescriptores) para posicionarte como primera referencia?, ¿por qué no explotar al máximo todas las ventajas que como pequeño comercio puedes ofrecer y que los grandes operadores jamás podrán tener con la calidad, cercanía, garantía y humanidad que tu pudes disponer?

Pero no todos los comercios pueden hacer este ejercicio y llevarlo a cabo. Hay que querer, tener la actitud necesaria y estar dispuesto a trabajar muy duro. Y eso no se consigue quejándonos y espantando a los pocos clientes que aún entran a la tienda.

Es la diferencia entre el pequeño comercio que surge con fuerza y diferenciación y el que está condenado a extinguirse.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscribete ahora para recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email

Comentarios (2)
  • Joel Pinto
    Publicado hace 3 años
    Excelente artículo, Jacinto "Reinventarse o morir" es la consigna si queremos que la realidad nos sonría y las cosas cambien. Yo también he sido testigo de lo mismo y da pesar ver como por una testarudez impropia de un empresario, muchos pequeños negocios se condenan a si mismos al olvido. Comparto tu artículo con mucho gusto ;-D
    0 Valora este comentario Responder
  • Publicado hace 3 años
    Muchas gracias Joel por tu comentario. Así es, estos negocios dependen de la actitud de sus propietarios, y son muchos los que no quieren ver que en gran medida su supervivencia depende de ellos mismos. ¡Gracias por compartir y un saludo!
    0 Valora este comentario Responder
  • Anónimo
    Si te ha gustado este contenido, puedes sumarte al debate con tu opinión y comentarios
    • Tags html no permitidos. http://... para enlaces
    • Requiere login Conectar con Facebook
    • Las opiniones que no cumplan las normas y políticas de este servicio no se publicarán. Puro Marketing no se responsabiliza ni comparte necesariamente las opiniones expresadas por sus usuarios y visitantes
    marketing,publicidad,social media,marcas,anuncios,branding,marketing viral,email marketing,video marketing,neuromarketing,marketing online,marketing digital,marketing noticias,anunciantes,agencias