Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
278 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Prepárate con el Máster más avanzado del mercado en que incluye: #Traffic #CRO #Analítica #UX
  • Aprende a diseñar herramientas digitales y accede a una profesión con múltiples salidas laborales
  • Los mejores contenidos al mejor precio ¡Descubra más de 40 millones de fotos, vectores y vídeos!
  • PuroMarketing

    Para las marcas, el futuro parece cada vez más complicado. Conectar con el consumidor resulta cada día más y más difícil, ya que cada vez hay más y más elementos luchando por hacerse con su atención e intentando posicionarse frente a ellos. Las marcas tienen que competir cada vez más con más y más cuestiones y con más y más competidores a la hora de lograr llamar la atención del consumidor y a la hora, sobre todo, de mantener su engagement.

    ¿Cómo lograr llegar al consumidor y cómo hacer que se mantengan atentos y receptivos al mensaje de la marca? En realidad, para ello, hay que echar mano de tres líneas maestras, como explica en una columna de opinión en AdWeek Margo Georgiadis, presidenta para los mercados de las Américas de Google. Georgiadis ha analizado lo que está pasando en el mundo de la tecnología y cómo estos cambios y avances impactan en el mercado y ha establecido tres cuestiones fundamentales que las marcas tienen que hacer si quieren llegar a los consumidores y mantener su engagement.

    Tienes que estar en el momento que el consumidor te quiere recibir

    No es nuevo, ciertamente, pero no por ello deja de ser importante recordar su creciente importancia y, sobre todo, el peso creciente que tiene que tener en la estrategia de negocio y en el posicionamiento de la marca. Ya no vale con ser consciente de esa situación, ahora hay que "obsesionarse" con hacerse con todos esos micromomentos en los que se puede conectar con el consumidor mucho antes de que este conecte directamente con la marca en cuestión o con la compañía. "Las marcas ganadoras son aquellas que están ahí en esos momentos y ofrecen contenido relevante, útil y entretenido, no solo anuncios", recuerda la directiva. Es decir, las marcas tienen que estar completamente atentas a lo que los consumidores quieren, a las ventanas de oportunidad que se abren y a esos momentos en los que los usuarios las necesitan y ofrecerle lo que buscan.

    Hay que reimaginar el storytelling

    Si algo ha tenido que quedar claro para las marcas en los últimos años y si algo deberían haber aprendido ya es que contar historias, narrar, es muy importante. Si a eso se suma que en el mundo del móvil los consumidores son todavía más exquisitos a la hora de decidir qué quieren y qué no y que es mucho más fácil que rechacen un contenido o que lo obvien, se puede comprender por qué es todavía más importante y determinante echar mano de las herramientas que se tienen a disposición de la marca y sobre todo usarlas lo mejor posible. Por ello, las marcas tienen que ser ahora mucho más eficientes contando historias. La narración tiene que evolucionar para adecuarse a lo que ahora quieren recibir los consumidores.

    Además, apunta la directiva, si lo que se quiere es mantener el engagement y conseguir que los consumidores sigan estando conectados a la marca y a sus contenidos, las marcas tienen que olvidar el pensamiento convencional, es decir, tienen que dejar los contenidos 'de siempre' y empezar a pensar en más formatos y más estilos de contenidos para descubrir lo que conecta mejor con sus audiencias.

    Para medir el éxito, hay que medir los resultados de negocio

    Las métricas tradicionales han dejado de funcionar o eso es lo que parecen haberse dado cuenta las marcas a medida que avanzaban y a medida que tenían que jugar con nuevas armas. Si esas maneras de medir lo que está ocurriendo no resultan, a las marcas no les queda más remedio que encontrar nuevas maneras de establecer el éxito o el fracaso de sus acciones y de medir lo que están haciendo. ¿Cuál puede ser este nuevo modelo de medición? La clave podría estar ahora en centrarse en los resultados de negocio, no tanto en los procesos en sí. Es decir, el éxito se mide partiendo del impacto final.

    Que integra CRM, facturación y gestión de proyectos para hacerte tu día a día más sencillo
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar