Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
100 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Fórmate con IMF y consigue una doble titulación IMF + Universidad Camilo José Cela
  • Prepárate con el Máster más avanzado del mercado en que incluye: #Traffic #CRO #Analítica #UX
  • Escuela de Negocios Top5 en Rankings. Becas de hasta el 65% y ayudas al estudio. Bolsa de empleo
  • PuroMarketing

    La publicidad de los medios televisivos españoles sigue envuelta en un ambiente de denuncias y reivindicaciones a favor de una reducción de los anuncios publicitarios así como el hecho de que las legislaciones vigentes se apliquen y sean respetadas en favor de los televidentes y una televisión de calidad.

    La saturación publicitaria es sin duda el gran debate y uno de los principales asuntos que desde la propia Comisión Europea se está intentando moderar a pesar de que todavía algunos países como España, continúan el punto de mira por la falta de aplicación y gestión de las limitaciones y leyes vigentes.

    El exceso de publicidad no solo se posiciona como la principal preocupación de las audiencia sino que además, los anunciantes publicitarios consideran que la "saturación publicitaria" daña la eficacia de sus mensajes, algo sobre lo que poco a poco también se están dando cuenta los propios anunciantes.

    Por estas razones cada día surgen nuevas reivindicaciones y manifiestos al respecto como es el caso de la Asociación Plaza del Castillo de Usuarios de Medios de Comunicación, la cual manifiesta su opinión y denuncia la saturación publicitaria que sufren los espectadores de nuestro país.

    En palabras de Maribel Martínez Éder, portavoz de esta Asociación, en España “se dice que la publicidad es muy buena estéticamente hablando, realmente quiere decir que la programación suele ser muy mala ”, afirmando además que lo que no puede ser, es que “la televisión se convierta en un catálogo de ventas”.

    En lo que respecta a las emisiones cinematográficas, un verdadero calvario para el espectador ya que con frecuencia se duplica el metraje de la película, con la particularidad de que no existe, al contrario de lo que ocurre en todos los países de nuestro entorno, una autoridad audiovisual que vigile el cumplimiento o sancione el incumplimiento en su caso.

    A su vez, Éder hace referencia a las normas establecidas destacando que si el límite de publicidad es de 12 minutos por cada hora de programación, ésa norma debe de cumplirse.

    Alberto Velasco, vocal de Relaciones Institucionales y Comunicación de la Asociación Española de Anunciantes también se pronunciaba al respecto mostrando una postura coincidente con la de la propia Unión Europea y a través de la cual explicaba claramente que superar los límites de tiempo establecidos de publicidad por hora de emisión televisiva perjudica directamente al consumidor.

    Las reacciones no tardaron en producirse tras el anuncio por parte de la Comisión Europea de denunciar al Estado español ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, acusando a las a las autoridades públicas responsables de la regulación de la publicidad no tomar ningún tipo de medidas para proteger a los telespectadores de la constante exhibición y bombardeo publicitario de algunas cadenas de televisión.

    A pesar de todo ello, María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta primera del Gobierno insistirá ante la Justicia europea en su interpretación contraria a la de Bruselas respecto a los límites de publicidad en televisión fijados a escala comunitaria la postura del ejecutivo al respecto y sobre la cual  "no considera que se computen como publicidad la telepromoción y los publirreportajes".

    Actualmente, las cadenas de televisión españolas excluyen de ese límite europeo los anuncios de telepromoción y los publirreportajes de corta duración que, según el criterio de la Comunidad Europea, sí deben ser considerados como publicidad.

    Escuela de Negocios Top5 en Rankings. Becas de hasta el 65% y ayudas al estudio. Bolsa de empleo
  • Comentarios (1)
    • Fabian Argento
      Publicado el 24-01-2009
      La saturación daña la efectividad publicitaria ya que las audiencias buscan maneras de ignorar los mensajes. Esto abre las puertas a el boca en boca y la viralización de contenidos, que no sufren de saturación porque su naturaleza es diferente: las campañas de televisión se paran enfrente de la audiencia intentando llamar su atención (marketing de interrupción), y las boca en boca son buscadas e incluso retransmitidas por el espectador. El mix de TV y otros medios bien ejecutados es muy... leer más
      La saturación daña la efectividad publicitaria ya que las audiencias buscan maneras de ignorar los mensajes.
      Esto abre las puertas a el boca en boca y la viralización de contenidos, que no sufren de saturación porque su naturaleza es diferente: las campañas de televisión se paran enfrente de la audiencia intentando llamar su atención (marketing de interrupción), y las boca en boca son buscadas e incluso retransmitidas por el espectador.
      El mix de TV y otros medios bien ejecutados es muy poderoso.
      Para el problema de la efectividad publicitaria frente a la saturación algunas soluciones son la creatividad del mensaje y la participación del usuario (boca en boca). [leer menos]
      -1 Valora este comentario Responder
  • Anónimo
    Si te ha gustado este contenido, puedes sumarte al debate con tu opinión y comentarios