Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
168 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Que integra CRM, facturación y gestión de proyectos para hacerte tu día a día más sencillo
  • Prepárate con el Máster más avanzado del mercado en que incluye: #Traffic #CRO #Analítica #UX
  • Master in International Marketing & Sales Management · International Marketing in a Digital Environment
  • PuroMarketing

    Uno de los problemas de la red son sus propios anuncios. La publicidad es el método que permite la supervivencia de muchos jugadores de internet. Muchos de los medios de comunicación online, por ejemplo, tienen en los anuncios y en los formatos publicitarios que sirven sus principales fuentes de ingresos, por no decir sus únicas fuentes de ingresos. Pero la publicidad, a pesar de su importancia y a pesar de resultar crucial para los medios y su día a día, no es un elemento que sea especialmente bien recibido por los consumidores. De hecho, para ellos, la publicidad resulta muchas veces especialmente molesta, una de las cosas que hace que la navegación por la red resulte mucho peor. Su tolerancia ante ciertos tipos de anuncios es además cada vez más y más baja.

    Y es que igualmente se podría decir que ciertos tipos de anuncios cruzan la frontera entre la publicidad y el intentar que los internautas la vean cueste lo que cueste y el directamente ser un elemento ultramolesto. Es lo que ocurre, por ejemplo, con algunos formatos publicitarios que se han reciclado desde el escritorio para los dispositivos móviles. Los consumidores los odian porque hacen la experiencia de navegación prácticamente nefasta. Es lo que ocurre con los pop-up y con los interstitials, que resultan muy molestos en escritorio pero que son motivo para no volver a visitar la web de turno cuando se reciben en un dispositivo móvil.

    Los diferentes players de la industria son además cada vez más conscientes del impacto que los malos anuncios tienen sobre la experiencia de navegación y sobre la percepción que los internautas tienen del estado de las cosas. Para ellos, la publicidad molesta es no solo un lastre sino también un elemento que hace que se pierdan potenciales ingresos y que se esté poniendo en peligro líneas de negocio. Y, por ello, muchos de estos jugadores han empezado a tomar decisiones en base a ello y están empezando a crear grupos de presión o a forzar la mano en decisiones que llevarán a reducir el problema de los malos anuncios.

    Google, por ejemplo, va a lanzar un adfilter que bloqueará de serie los anuncios molestos y que, dado el poder que tiene la compañía, posiblemente tenga un impacto en la industria como elemento regulador. Vídeos con sonido que empiezan a reproducirse solos, los interstitial que cubren toda la pantalla, los anuncios animados para móviles o los que tienen una cuenta atrás y no se pueden cerrar antes de que termine son algunos de los caerán víctimas de su bloqueo.

    Evitar los anuncios molestos

    Pero Google no es la única compañía o fuerza del mercado que está intentando acabar con los malos anuncios y así salvar, de paso, internet. Las asociaciones de la industria también se están aliando para hacerlo. La 4A's (American Association of Advertising Agencies), la Association of National Advertisers (ANA) y el Interactive Advertising Bureau (IAB) acaban de posicionarse de forma conjunta en un esfuerzo por acabar con los anuncios más molestos de la red.

    Por supuesto, estas asociaciones no tienen poder para prohibir por completo los anuncios molestos, pero sí pueden hacer lobby (y son lo suficientemente poderosas) para hacerlo. LDe forma conjunta han escrito a la Coalition for Better Ads (CBA) para forzar la adopción de un programa para una mejor experiencia en la publicidad online. El programa viene a ser una suerte de presión para que los diferentes jugadores de la industria asuman como propios los criterios de la CBA y por tanto que eliminen los malos anuncios de su oferta y de su demanda.

    Las tres asociaciones han reclamado además no solo que se unan estos jugadores sino también que los propios navegadores se unan a la guerra. El lobby quiere que los navegadores online den soporte para obligar a las compañías de la red a apoyar esta normativa. Básicamente, y leyendo entre líneas, lo que quieren es que los navegadores hagan el trabajo sucio. Si las compañías no siguen las reglas del juego, el navegador se encargará de directamente bloquear esos anuncios.

    Y, igualmente básicamente, lo que estos jugadores están proponiendo es acabar por activa y por pasiva con esos formatos publicitarios molestos. Ya sea de un modo o ya sea de otro, estarían haciendo que esos anuncios fueran bloqueados y que, por tanto, no pudieran llegar al público final. Por mucho que intentaran ser servidos, alguno de los jugadores de la industria lo bloquearía en el camino.

    Al final, están haciendo que sea como sea esos anuncios sean prohibidos en la red.

    Master in International Marketing & Sales Management · International Marketing in a Digital Environment
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar