PuroMarketing

El tráfico de los dispositivos móviles sigue creciendo con bastante decisión. Actualmente traen de media, para todos los sectores y tipos de páginas, un 28% de las visitas que reciben. El crecimiento con respecto a 2012 ha sido de un 68%, según datos del Índice de trafico móvil del tercer cuatrimestre elaborado por la agencia Walker Sands.

Si hablamos en concreto del comercio electrónico, su peso es todavía mayor, y su volumen de tráfico ha crecido más de un 50% en los últimos doce meses, representando ya el 35% del volumen total (MarketLive Performance Index).

Pero volviendo a los datos del índice de Walker Sands, estos indican que, a pesar del crecimiento general de los dispositivos móviles, los iPads en concreto ha experimentado un leve retroceso con respecto al mismo periodo del año anterior. Su volumen de visitas medio ha pasado de acaparar  el 19,7% de tráfico web total del año pasado, al 15,6% de este año. Según el estudio, las tabletas de Android no tienen tanta cuota de mercado y, a pesar de que su tráfico ha aumentado algo más de un punto desde el año pasado, sólo representa un 3,4% de las visitas a las webs.

En cambio, los móviles con el sistema operativo de Android son actualmente los líderes en la generación de tráfico web, con un 41% de las visitas, un punto menos que el año pasado. Mientras que los iPhone han generado más tráfico, un 31,4%, frente al 30,7% de hace justo un año. En total, el mercado de iOS conservó un 47% de cuota, cuatro puntos menos que en el tercer cuatrimestre de 2012. Por su parte, Android se encuentra en el 44,4%, apenas medio punto más que el año pasado.

Comparativamente, según Walker Sands, la cuota de mercado de Apple sigue siendo alta, pero conforme Android y otros sistemas operativos introducen más competencia en el terreno de las tabletas, el iPad comienza a dar síntomas de debilidad y empieza a ver un descenso en la generación de tráfico.

Al ritmo al que se renueva la flota de tecnología móvil, lo importante para las marcas, ya no es tanto entrar en una guerra infructuosa de dispositivos, sino procurar que sus páginas estén optimizadas para todo tipo de teléfonos y tabletas y desarrollar una estrategia que haga énfasis por igual en móvil y en el diseño web tradicional.