PuroMarketing

El marketing ha vivido una auténtica revolución en las últimas décadas (desde la introducción de Internet) y los cambios se suceden cada vez más rápido. La interacción del usuario con la marca a través de distintos canales o el marketing predictivo son retos a los que las empresas se están tratando de adaptar actualmente, y nuevos adelantos en la tecnología repercutirán, sí o sí, en la forma de hacer marketing.

Así, el 72% de los CMOs aseguran que el modelo de marketing tradicional ya no es adecuado, considerando los cambios constantes en el sector. El móvil y el vídeo han pasado a estar en el centro de todas las estrategias, el concepto del viaje del cliente se ha vuelto clave y se prevé que en un par de años el gasto en publicidad digital supere al de los medios tradicionales.

En medio de este panorama, desde Tech apuntan tres tecnologías que van a tener un gran impacto en el marketing digital durante los próximos años, y que hasta hace poco parecían propias de la ciencia ficción.

Internet de las cosas

Se prevé que en 2020 haya 50.000 millones de objetos conectados en todo el mundo, intercambiando datos sin intervención humana, lo que da una media de 6 dispositivos smart por usuario.

Las empresas ya están frotándose las manos ante la cantidad de datos disponibles que todos esos dispositivos podrían ofrecer, aunque aún no se sabe cómo, cuándo y dónde podrían acceder a dichos datos, ni si eso supondrá un mayor control de los mismos por parte de los consumidores, que quizá no estén dispuestos a compartirlos si no es a cambio de un buen incentivo. En todo caso está claro que esta tecnología trae perspectivas de lo más interesantes para cualquier empresa.

Realidad aumentada

Son ya muchas las marcas que están sacando partido de este concepto, que permite una visión a tiempo real con elementos aumentados. Es por ejemplo, lo que hace Ikea en su catálogo cuando te permite ver cómo quedarían los muebles en tu salón, o lo que usa Topshop en algunos de sus probadores para que no necesites vestirte y desvestirte al probarte la ropa.

Pero a media que el uso de la realidad aumentada crezca, afectará tanto al marketing digital como al tradicional, mejorando la interacción con el consumidor. Lo bueno de esta tecnología es que permite a los usuarios experimentar algo en el momento y en el lugar que ellos deseen, y ese es un concepto que cada vez tiene más demanda.

Wearables

Los smartwatches y demás wearables son hoy algo relativamente minoritario, pero eso cambiará en los próximos cinco años, y las marcas deben estar preparadas. Podrán servir como una nueva ventana de comercio electrónico o como espacio para una publicidad más eficiente, y, al igual que el Internet de las cosas, generará una avalancha de datos para poder analizar a los consumidores al detalle.

¿Se convertirán en burbujas estas tecnologías?

Aunque es indudable el interés de cualquiera de estas tecnologías, hay que tener cuidado con sobredimensionar las expectativas de lo que puedan suponer, tanto para los propios consumidores como para las estrategias de marketing digital.

Según el HypeCycle (ciclo de sobreexpectación) de Gartner de este verano, Internet de las cosas, realidad aumentada y wearables son algunas de las soluciones que están experimentando un boom de interés y que se venden como salvadoras de la industria del marketing, a pesar de que aún es pronto para saber de qué modo y en qué medida afectarán a la forma de hacer publicidad.