Artículo
Tecnología
Así es el nuevo usuario y consumidor "cross-device" que salta de pantalla a pantalla
¿Cuánto tiempo en total dedican los consumidores a las diferentes pantallas que tienen disponibles?

Cuando se piensa en la rutina que se sigue habitualmente para consumir contenidos, es fácil ver como esta está cada vez más protagonizada por múltiples dispositivos. Los consumidores saltan de pantalla a pantalla y han integrado cada vez más diferentes terminales en su día a día. La información llega así cada vez desde más vías y los ciudadanos esperan, además, que esa información esté siempre disponible. La relación entre los consumidores y sus terminales es cada vez más estrecha y es cada vez más complicado despegarse de una pantalla.

De hecho, las estadísticas demuestran que los usuarios y consumidores dedican cada vez más tiempo a algunas nuevas pantallas y que este tiempo crecerá aún más en el futuro. Según datos de eMarketer, en los últimos años ha crecido de forma abrumadora el tiempo que los consumidores dedican a sus pantallas móviles. En 2011 y 2012, el crecimiento interanual del tiempo destinado a la pantalla móvil crecía a un ritmo de tres dígitos, una cantidad impresionante, y aunque el crecimiento se ha desacelerado (porque creció muy rápido en el primer momento) eso no significará que esté llamado a desaparecer o a entrar en números negativos. El tiempo de consumo de pantallas móviles crecerá en 2016 a un ritmo de una cifra, pero seguirá creciendo.

¿Cuánto tiempo en total dedican los consumidores a las diferentes pantallas que tienen disponibles?

Según los datos de eMarketer, que acaba de presentar un estudio sobre el consumidor cross-device, el tiempo total que los ciudadanos dedican a todas sus pantallas se cerrará, en 2015, con 12 horas por día, lo que supone un crecimiento de 3 minutos frente a las cifras de 2014. El tiempo seguirá subiendo y en 2017 se espera que haya subido en 5 minutos, posicionándose en las 12 horas y los 5 minutos.

Cada pantalla tiene su momento

A pesar de los consumidores son decididamente cross-device y emplean por tanto todas las pantallas en todo momento, sí es cierto que para cada pantalla hay momentos del día, por así decirlo, favoritos. Se prefieren ciertos tamaños de pantallas y ciertos dispositivos en ciertos momentos del día.

Los datos de cuándo y dónde se sirven los anuncios en pre-roll en vídeo permiten establecer unas ciertas pautas de comportamiento. Así, cuanto más tarde sea, más pequeño y móvil es el dispositivo en el que se prefieren ver los contenidos. En la franja de medianoche a las 6 de la mañana, según datos de TubeMogul, el 12% de los anuncios en pre-roll asociados a streaming de contenidos televisivos se producía en un ordenador, el 22 en un tablet y el 25 en un móvil, demostrando que a esas horas se prefiere echar mano del smartphone.

En la franja inmediatamente anterior, la de la tarde-noche, ganan sin embargo las tabletas, con el 41% de los anuncios servidos en estos dispositivos, seguidos por ordenadores (33%) y móviles (29%). Y más temprano el ganador es el ordenador. Durante el día se prefiere acceder a los contenidos en estas fuentes.

Pero no solo existe una relación entre el momento del día en el que se está y la pantalla seleccionada para acceder a los contenidos. Los consumidores también varían el uso que hacen de las diferentes pantallas. Por el momento, la televisión es la gran ganadora. El 32% del tiempo que se dedica a ver contenidos en todo el mundo (y en todas las edades: las cifras son de una franja de 16 a 45 años) se dedica a la televisión tradicional. Le sigue con un 18% la tele a la carta, demostrando el potencial de esos contenidos. Luego vienen los nuevos jugadores, el ordenador (18% del tiempo), el tablet (10%) y el smartphones (22%).

Estos números no deben verse sin embargo como una confirmación del poderío de la tele, ya que como apuntan en el estudio de eMarketer los hábitos están cambiando y están cambiando además de forma mucho más acelerada en algunos grupos de edad. Para los jóvenes de 16 a 24 años, quien se lleva el mayor porcentaje de tiempo de visionado es el smartphone.

Y, además, la tele se está enfrentando a otras amenazas. El consumidor cross-device no solo usa su smartphone como una alternativa para acceder al contenido frente a la televisión, sino también durante la televisión. El acceso simultáneo a varias pantallas es cada vez más habitual y los porcentajes de usuarios que emplean sus terminales móviles mientras ven la televisión son cada vez mayores. Un 22% de los espectadores de televisión de todo el mundo lo hacen de forma habitual y un 31% de vez en cuando. Un estudio del IAB señalaba que un 69% de los dueños de smartphones estadounidenses los emplean mientras ven la tele.

Autocrítica: se dedica demasiado tiempo

Los usuarios y consumidores, aunque no pueden dejar de ver contenidos y no pueden dejar de emplear esas pantallas, tienen, sin embargo, una versión un tanto crítica de lo que están haciendo. Los consumidores creen que dedican demasiado tiempo a las diferentes pantallas "de su vida", aunque esto no les empuja a abandonarlas por otros pasatiempos o por otras fuentes de información que estén ajenas a un soporte con pantalla.

Según un estudio de YouGov y The Huffington Post, realizado hace unos meses, el 54% de los internautas estadounidenses considera que dedica demasiado tiempo a emplear dispositivos electrónicos, desde televisiones hasta ordenadores, a pesar de que cada día dedican más tiempo a estas pantallas. El estudio es bastante extrapolable a otros mercados. Solo hay que preguntar a las personas que se tenga alrededor si creen que dedican demasiado tiempo a las diferentes pantallas disponibles durante su día a día. La mayoría dirán, posiblemente, que sí.

Además, estas opiniones son bastante similares entre los diferentes tipos de consumidores. No hay muchas diferencias entre las respuestas de hombres y mujeres, aunque sí ligeramente entre los consumidores más jóvenes y los de más edad. Aunque todos ellos reconocen que dedican demasiado tiempo a las diferentes pantallas, los más jóvenes son más críticos. Los porcentajes de millennials que creen que dedican demasiado tiempo a las diferentes pantallas son superiores a los de los baby boomers.