PuroMarketing

Muchos vendedores están comenzando a ver con buenos ojos los servicios basados en localización por las posibilidades que ello ofrece, además de poder obtener por allí la lealtad de las personas, apoyados por los medios de comunicación social y la gran cantidad de aplicaciones existentes. Sin embargo, el consumidor medio no lo ve del mismo modo, ya que no encuentra una razón ideal para su entrada en ello, principalmente por la gran preocupación que tiene sobre la privacidad y la seguridad móvil.

Si bien el conocimiento de las aplicaciones es bueno, no le ha llegado a todos los propietarios de Smartphones. Una encuesta de White Horse de febrero de este año, encontró que de todos los usuarios mayores de 14 años propietarios de teléfono inteligente, tres de cada cinco conoce las aplicaciones móviles basadas en localización, pero sólo un 39% las utiliza.

Ese nivel de conciencia pudo haber aumentado en gran parte, por la entrada de Facebook en el mercado. La pronta entrada al mercado de Foursquare y Gowalla fue rápidamente superada por Facebook Places, como indican los últimos informes.

Las herramientas que los vendedores suelen utilizar para atraer los check-in, es decir ofertas y descuentos, no tienen mucho atractivo para los participantes de la encuesta. La mayoría de usuarios de Smartphones cree que las conexiones sociales fueron el mayor atractivo de estas aplicaciones.

Entre los que estaban familiarizados con ellos, el 41% dijo que se conecta con las personas, seguido de encontrar los sitios que más les gustaban a sus amigos (21%), en tanto que ser capaces de hacer un seguimiento de sus patrones de movimiento en el tiempo fue mencionado por un 17% de las personas.

Tan sólo un 8% pensaba que su gran beneficio eran los descuentos y los premios, y sólo el 4% se preocupó por los elementos de juego que ofrece el check-in.

EL mayor problema que existe para adoptar estas aplicaciones es la intimidad. Una encuesta de Nielsen de abril de 2011, basada en los sentimientos que generaban las aplicaciones de geolocalización entre los usuarios de Smartphones, encontró que al menos a la mitad de los encuestados les preocupaba su intimidad, contra sólo un 13% que no les afectaba. En este caso, no se puede hacer una distinción ni de sexo ni de edad, pues todos piensan de una forma similar.

Los vendedores tienen mucho trabajo por hacer para convencer a los consumidores que vale la pena utilizar las aplicaciones de localización, debiendo encontrar formas más pertinentes para apaciguar las preocupaciones de seguridad y privacidad. Un cupón simple no es una respuesta satisfactoria para la mayoría y los esfuerzos deben ir dirigidos en otras direcciones, probablemente hacia el aspecto social de utilizar estas aplicaciones.