PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Algo que tanto empresas como autónomos suelen plantearse a la hora de entrar en Social Media es “¿en qué Redes Sociales es mejor para mí estar?” , y ante la duda, emprenden una carrera frenética en localizar todas las plataformas sociales disponibles, conocidas o no, además de las generalistas como Twitter o Facebook, para abrirse un perfil en ellas y así estar lo más visible posible para sus clientes potenciales.

Para empezar debemos decir que un perfil en una red social no es solo un canal por el cual los clientes/ usuarios tienen acceso a nosotros, sino que, un perfil social es una responsabilidad que tenemos que atender de manera adecuada y teniendo en cuenta sus necesidades.

Naturalmente que podemos aumentar nuestra visibilidad y podemos abrir nuevos canales de comunicación con nuestros perfiles, pero, si vamos a estar en internet, hagámoslo con criterio.

Lo primero que debemos pensar es en nuestra propia marca y qué ofrecemos, por lo tanto, debemos considerar cuál es nuestro público objetivo y dónde está ese público. Por ejemplo, si lo que vendemos es video juegos o productos para adolescentes, lo mejor es que nos abramos un perfil en Tuenti. Si de lo contrario, nuestro producto va encaminado a un público más profesional, dependiendo de lo que ofrezcamos, veremos si es más conveniente estar en Twitter, en Facebook o en las dos, según las necesidades y los objetivos que tengamos.

Lanzarse a las redes sociales sin establecer dónde vamos a tener presencia es un grandísimo error, y también lo es hacerlo pensando que cuántos más perfiles, más éxito tendremos.

Existen empresas que abren perfiles sociales y que luego los abandonan ante la falta de tiempo para actualizarlos, lo que al usuario le da la impresión de no ser una empresa de confianza y una imagen de desgana, y esto es altamente desaconsejable para una marca. Un buen consejo en este sentido es no embarcarse en algo que luego no vamos a poder manejar.

Por otro lado, el que mucho abarca, poco aprieta, es decir, si pretendemos estar en todos sitios, ser omnipresentes en las redes sociales, seremos invisibles, puesto que no daremos abasto a actualizar en todas las plataformas sociales y acabaremos por no publicar en ninguna, ya sea por falta de tiempo o por desgana, simple y llanamente.

Ante esto, es mejor elegir bien y seleccionar aquellos canales donde vamos a estar, manteniéndolos actualizados continuamente. Más vale poco y bueno que mucho y malo. Por lo tanto, la elección es vuestra.

¿Es mejor estar en todos sitios y no tener una presencia fuerte en internet y en el ecosistema social, o, por el contrario, seleccionar ciertos canales para tener una imagen de profesionalidad frente a la audiencia? ¿Qué opinais, calidad o cantidad?

ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo