Opinión
Marketing móvil
¿Por qué las aplicaciones móviles deberían ser una prioridad para los retailers en 2022?
Publicado por Daniel Junowicz
Vicepresidente regional para AppsFlyer EMEA y Director de proyectos estratégicos...

A pesar del impredecible año 2021, las previsiones indican que este 2022 las compras online crecerán entre un 30% y un 50% respecto el año anterior. Las empresas están adaptándose a este nuevo modelo de negocio y la mayoría se preparan para diseñar estrategias de marketing que contemplen las nuevas necesidades actuales del consumidor.

Para aprovechar la motivación de los consumidores para gastar, sea cual sea su forma de comprar, las marcas minoristas deben invertir en los canales que permiten optimizar la experiencia del consumidor. Las aplicaciones móviles unifican las vías de compra física y digital, pero ¿cómo conectan los minoristas todo el proceso de compra, desde la primera impresión del consumidor hasta la conversión y aprovechan esta oportunidad para aumentar los ingresos en 2022?

El móvil como herramienta imprescindible en las estrategias de marketing

El hábito de los consumidores de realizar compras electrónicas ha crecido exponencialmente desde el comienzo de la pandemia. En España, los ingresos de las aplicaciones crecieron un 105% entre septiembre y noviembre de 2020 en comparación con las cifras anteriores a la pandemia. Por tanto, los profesionales del marketing que no conciben el móvil como parte de sus planes de marketing pierden una gran oportunidad.

Durante todo el proceso de compra existen muchos puntos de contacto de la marca con el consumidor. A medida que avanza el customer journey aparecen nuevos puntos de contacto y las marcas se ven presionadas para ofrecer una experiencia exitosa en todos sus canales y dispositivos. Desde la rapidez y la comodidad hasta la mejora de las interacciones con la marca, las aplicaciones móviles para compras digitales ayudan a innovar las estrategias de las campañas y satisfacer las expectativas de los consumidores. El móvil se está convirtiendo en una experiencia en sí misma, lo que significa que las pequeñas empresas deben avanzar e integrarlo en sus estrategias para garantizar que sus campañas tienen un fuerte impacto en los compradores.

¿Por qué los retailers deberían responder a este movimiento ahora?

Ofrecer a los consumidores nuevas formas de comprar atractivas es garantía de obtener mayores ingresos a largo plazo. Sin embargo, debemos preguntarnos, ¿cómo es una buena aplicación?

En el ámbito de las finanzas y la banca, la aplicación de BBVA ha sido elegida por los españoles como líder en experiencia digital móvil durante cinco años consecutivos. A través de la app, los usuarios del banco pueden apagar y encender tarjetas, retirar efectivo de cajeros con el móvil, recibir notificaciones al instante sobre los movimientos de la cuenta y realizar cualquier tipo de gestión bancaria. Esta experiencia de gestión virtual cuenta con nuevas actualizaciones cada año, y los usuarios valoran especialmente el poder gestionar sus finanzas con rapidez y sencillez.

Estas funcionalidades avanzadas de compra en las plataformas sociales probablemente harán del "s-commerce" una tendencia importante en 2022. Al implementar nuevas tácticas y formatos, las marcas minoristas pueden mejorar las métricas de marketing relacionadas con las aplicaciones como, por ejemplo, la retención, las tasas de conversión y las sesiones e ingresos medios por usuario. Medir el compromiso y los resultados es esencial para construir una estrategia eficaz. No obstante, en un panorama marcado por la privacidad de los usuarios, las marcas deben aprovechar al máximo todos los datos de los que disponen respetando la privacidad y sacarles el máximo provecho para dirigir las estrategias de negocio.

¿Cómo las aplicaciones móviles pueden ayudar a los retailers a superar sus retos?

Uno de los mayores cambios en el sector del marketing móvil durante 2021 fue la actualización de iOS 14.5. Apple impuso el marco de Transparencia de Seguimiento de Aplicaciones (ATT), lo que significa que los usuarios deben aceptar que las aplicaciones recopilen su información y hagan un seguimiento de su actividad en todas las plataformas. Este cambio supone un reto para las empresas que desean recoger información relevante sobre sus usuarios, ya que solo el 41% de los consumidores opta por el consentimiento de compartir su información personal.

Sin embargo, a pesar de esta limitación, las marcas pueden combinar estrategias de datos convencionales con nuevos enfoques para optimizar la experiencia del consumidor. Por ejemplo, centrarse en los canales propios que no requieren del identificador para anunciantes IDFA, como el correo electrónico, la navegación web y las redes sociales, ayudará a las pequeñas empresas a recopilar información sin necesidad de tener datos a nivel de usuario.

Otra forma de enfocar el negocio de manera exitosa en una era centrada en la privacidad es con el aprovechamiento de la modelización predictiva, en la que los profesionales del marketing pueden analizar los datos disponibles y determinar patrones de comportamiento de alto potencial. Pueden prever lo que ocurrirá como resultado de sus campañas y optimizar las estrategias en consecuencia. Los minoristas, por ejemplo, pueden ver que los compradores que se interesan por la sección de "rebajas de temporada" de su aplicación, poco después de que se publiquen las nuevas ofertas, son más propensos a realizar compras recurrentes durante el trimestre. Las marcas pueden identificar los comportamientos recurrentes de los usuarios y ajustar las campañas, animando a los consumidores a participar en las ventas de temporada.

En la actualidad, la cantidad de información que se recopila es más grande y compleja que nunca. Sin embargo, mediante la innovación en cuanto a ofertas de las marcas y el uso de enfoques inteligentes de los datos, los minoristas pueden utilizar las aplicaciones para mejorar la experiencia del cliente. Lo más importante es medir toda la información desde el primer día para que cada euro invertido repercuta positivamente en la estrategia de negocio, especialmente en las pequeñas empresas. Al medir la información, se maximizan tanto el compromiso como los ingresos, asegurando así el éxito a medio y largo plazo.

Publicado por Daniel Junowicz
Vicepresidente regional para AppsFlyer EMEA y Director de proyectos estratégicos...

Comentarios (0)

!Únete y participa en la conversación!