PuroMarketing

El servicio se ha convertido en uno de los imprescindibles de vida pandémica, pero todavía debe asegurarse su posición post-covid

¿Va a quedar algún espacio sin monetizar por la publicidad? El ciclo de vida de los grandes servicios de internet ha sido, tradicionalmente, ese. Primero se lanza un producto que responda a las necesidades que tienen los consumidores. Luego se espera que coja tracción y se haga popular. Cuando los consumidores ya están fidelizados, ese producto se convierte en material para la venta de publicidad, que sirve para monetizar el servicio.

Aunque los últimos players han optado directamente por eliminar la publicidad y lanzar modelos basados en pago (con el no tener anuncios como reclamo principal), el recurso de los ingresos por campañas no ha desaparecido.

De hecho, la idea de monetizar con publicidad se está volviendo más, por así decirlo, permeable. Todo el mundo quiere ahora vender anuncios. Amazon demostró que las tiendas pueden hacer caja - y mucha - con la publicidad, lo que ha llevado a que otros players del retail y del ecommerce se posicionen en este terreno.

La última en sumarse a la lucha por los ingresos de la publicidad es Zoom. La compañía acaba de lanzar un piloto para probar la experiencia publicitaria. Quienes tendrán que ver sus anuncios son los usuarios que emplean su plataforma con el paquete básico, que es gratuito.

Los anuncios no interrumpirán las videoconferencias, sino que aparecerán al final de ellas en la página de navegación. Igualmente, los anuncios solo se servirán a usuarios gratuitos que conectan con otros usuarios que no son de pago.

Cómo serán los anuncios de Zoom

¿Dónde se verán estos anuncios? Por ahora no se sabe. Zoom ha anunciado que el piloto se pondrá en marcha en "algunos países", pero no ha especificado qué países son esos. La Chief Marketing Officer de la compañía, Janine Pelosi, ha explicado en un post en el blog de la compañía que esperan que el movimiento les permita generar ingresos y mantener el servicio básico para sus usuarios que no son de pago.

Igual que no se conoce en qué países se harán esas pruebas piloto, tampoco se sabe todavía quiénes son los anunciantes que probarán el servicio. Aunque, como señala The Verge, Zoom ya ha dejado claro que no usará los datos que generan las propias llamadas y conferencias que se hacen en su plataforma para segmentar publicidad. Esto es, no va a 'escuchar' a los usuarios para servirles anuncios en base a esas temáticas.

Una marca de rápido crecimiento

¿Tendrán tirón la oferta publicitaria de Zoom? La cuestión está por ver, como suele ser habitual en estos casos.

Sin embargo, Zoom parte con un elemento de ventaja, el de contar con una base de usuarios muy amplia y para quienes la herramienta se ha convertido en decisiva. Eso sí, Zoom también está muy ligada a la vida pandémica y hay que ver qué ocurrirá cuando la crisis del coronavirus pase por completo.

De hecho, Zoom fue una de las marcas que más creció no solo en términos de reputación sino también de intención de compra durante 2020. Los consumidores se familiarizaron rápidamente con la marca y con su identidad, porque sus soluciones fueron el recurso rápido para solucionar muchos de los problemas durante la crisis generada por la pandemia.