PuroMarketing

Las consultoras Branward y BRTnews han elaborado el "Estudio sobre Personalidad de marca de la Selección Española de Fútbol" analizando más de diez variables distintas relacionadas con su estilo de juego y resultados.

El análisis revela que, tras el Mundial de Rusia 2018, la imagen de marca de la Selección Española se ha devaluado respecto al de la etapa 2008-2012. También concluye que la personalidad que desprendía "La Roja" de Aragonés o Del Bosque era de "Sabio-Creador", con algunos rasgos de "Héroe" y "Explorador", según la escala de arquetipos de Jung. Pero, tras la etapa de éxitos y buen juego, el combinado nacional ha evolucionado desde 2013 hasta ahora, a un arquetipo "Sabio" de manera más marcada, con muchos menos rasgos de "Héroe" y "Creador" y ninguno de "Explorador". En el periodo de éxitos, la Selección Española aunaba la calidad técnica con la genialidad y la "furia", mezcla explosiva que hizo que su juego fuera de calidad, imprevisible y casi imbatible. Sin embargo, al perder parte de las características más "emocionales", el segundo periodo se ha caracterizado más por la técnica y la previsibilidad.

Por otro lado, del informe se extrae que la marca Selección Española se situaba en un entorno arquetípico similar a Google, BMW, Red Bull, Audi o Tesla en la etapa de los éxitos, y desde el período 2013 hasta la actualidad, se sitúa en el entorno de marcas como Kodak o Telefunken.

Para enmarcar al equipo nacional en estos arquetipos se han tenido en cuenta variables relacionadas con el estilo de juego, los minutos disputados por cada jugador, los valores climáticos durante cada partido, la posesión, las ocasiones creadas y recibidas, los goles anotados y encajados y otros factores. Algunos de los datos que más influyen en las conclusiones del "Estudio sobre Personalidad de marca de la Selección Española de Fútbol" son los minutos disputados y el rendimiento de Isco, Silva o De Gea.

El informe ha analizado al detalle al conjunto español y a sus jugadores durante todos los partidos de clasificación y los cuatro encuentros que disputó España en Rusia, desvelando que Silva (80% del tiempo jugado en la clasificación y 0,5% goles marcados de media), Isco, (45% del tiempo jugado de la clasificación y 0,5% goles marcados de media), y David de Gea (sólo 4 goles encajados tras 15 disparos a portería en la clasificación), fueron tres piezas clave para Lopetegui durante los partidos clasificatorios, y no así durante el Mundial ya sin Lopetegui: De Gea encajó 6 goles de 7 tiros a puerta, Silva jugó el 100% del tiempo sin conseguir ningún tanto e Isco tan sólo anotó un gol habiendo disputado todos los minutos.

Según Ignacio Muñoz, uno de los autores del estudio, "partiendo de datos contrastables, hemos querido establecer una relación entre variables de juego y valores o atributos que puedan constituir la base de un perfil de personalidad. Del análisis de su evolución puede deducirse que la personalidad de "La Roja" se pudo definir en la primera etapa como la mezcla de una enorme calidad técnica con unas características más emocionales, que resultó ser explosiva. Sin embargo, en la segunda etapa, parece claro que manteniendo su enorme calidad técnica, ha perdido gran parte de esos atributos más emocionales hasta llegar a mostrar una personalidad más propia del "sabio y del héroe", dejando atrás lo que constituyó su magia. En definitiva, podría decirse que la Selección Española acabó por convertir su arte en puro oficio".