Consultor en marketing online y emprendedor web.
PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Para quienes no estén familiarizados con el término, el astroturfing es una estrategia de manipulación de la opinión pública que consiste en simular el apoyo espontáneo, popular o masivo a una idea, marca o persona.

La modalidad más común del astroturfing es la compra de seguidores falsos en redes sociales, pero también existen muchas otras, como la creación de flogs ("fake blogs" o blogs falsos), la compra de testimonios o reviews por parte de falsos clientes y la publicación de información falsa o distorsionada en blogs, por sólo mencionar algunas.

Lo lamentable es que estas técnicas se han popularizado y son cada vez más frecuentes en el mundo corporativo. Existen casos alarmantes por las marcas que aparecen involucradas. Me parece interesante hacer una recopilación de algunos casos resonantes y sus resultados.

  • A fines de 2006, vio la luz un blog llamado "Wal-Marting Across America", en el que una pareja estadounidense, Laura y Jim, relataban sus experiencias viajando de Las Vegas a Georgia, y aparcando gratis en los locales de Wal-Mart que encontraban en su camino. El blog no tardó en despertar sospechas, y finalmente se reveló que se trataba de una campaña de Edelman PR, financiada por Wal-Mart. La agencia se disculpó por el hecho.
  • El mismo año, la empresa Zipatoni lanzó una campaña viral destinada a publicitar la PSP de Sony. A tal efecto, crearon un blog falso, en el cual un supuesto adolescente llamado Charlie difundía videos de hip hop y contaba que su primo Pete quería una PSP (PlayStation Portable) para Navidad. El dominio estaba registrado por la empresa Zipatoni, lo que hizo que se descubriese la artimaña fácilmente. Como resultado, Sony tuvo que pedir disculpas públicas.
  • El conocido buscador Ask.com junto a la agencia Profero iniciaron en 2007, en Inglaterra, una campaña de astroturfing contra Google llamada "Information revolution", en la que a través de un sitio web y banners se cuestionaba que el 75% de la gente accedía a la información desde una única fuente.
  • En 2008, se descubrió que McDonald's en Japón le había pagado a alrededor de 1.000 personas para que hiciesen fila frente a sus locales el día del lanzamiento de una hamburguesa. La empresa reconoció el hecho, pero se excusó diciendo que se había tratado de una acción para testear la calidad del producto y de la atención.
  • A principios de 2013, Movistar España sufrió una crisis en redes sociales por el despido de un empleado. Empleados de Telefónica denunciaban al despido como improcedente, y comenzaron una campaña online contra la empresa, que surtió efecto principalmente en Twitter, donde el hashtag alcanzó a ser trending topic. En respuesta, aparecieron en Twitter varias cuentas en defensa de la empresa y atacando al empleado. Varios indicios demostraban que esas cuentas eran falsas, como la incoherencia de los datos personales, las fechas de creación, el nombre de la aplicación desde la que se enviaban los tweets ("EnvioMensajes") y el hecho de que espontáneamente usaban los mismos hashtags sin que mediase relación entre ellas. Varios blogs señalaron esos indicadores y denunciaron la acción.
  • En septiembre de 2013 el fiscal general de Nueva York multó por 350.000 dólares a 19 empresas por publicar reviews falsas en sitios web como Yelp, Google Local y CitySearch. Según se informó, las reviews fueron escritas por redactores ubicados mayormente en Filipinas, Bangladesh y el este de Europa, a quienes se contactó por plataformas de trabajo freelance y se les pagó sumas del orden de 1 dólar por publicación.
  • Más recientemente, Samsung fue multada en Taiwán por la difusión de comentarios y reviews falsas destinadas a publicitar sus productos y denostar los de la competencia. La multa que fijó la Comisión del Comercio Justo de Taiwán es de 340.000 dólares. Según la sentencia, Samsung habría contratado a una empresa llamada Peng Thai Consultants para la tarea.

El hecho de que todas estas acciones fueron descubiertas y denunciadas públicamente, con la consiguiente crisis de imagen para las empresas involucradas, debería ser un llamado de atención a no incurrir en estas prácticas.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo