PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas en Español

Las redes sociales llevan ya bastantes años formando parte de la estrategia de marketing y han perdido por tanto el brillo de lo nuevo. A pesar de ello, se sigue sin tener del todo todavía muy claro qué se debe hacer y qué no (y no pocas marcas y empresas continúan cometiendo errores) y también se sigue necesitando estar al día de lo que marca el mercado y de cómo están cambiando las cosas. Las redes sociales son un entorno vivo y uno en constante cambio y ajustes.

Para comprender el estado de las cosas, varios expertos han señalado a Forbes cuáles creen que serán los movimientos y las tendencias que marcarán la pauta en redes sociales en los próximos meses y que son ya por tanto los elementos que hay que tener en cuenta a la hora de desarrollar una estrategia en redes sociales y de posicionarse en este entorno.

De sus recomendaciones se pueden extraer unas cuantas lecciones de hacia dónde van las cosas y de cómo cambiarán las tendencias en redes sociales y en social media marketing durante estos meses.

Bienvenidos a la era de los nano-influencers

Los últimos meses han sido el período del auge, boom y caída del marketing con influencers. Las marcas, y los responsables de las mismas, han pasado del entusiasmo de los primeros momentos, cuando estaban descubriendo el potencial de los influencers y cuando estos no se habían contaminado (tanto) con perfiles irrelevantes, con cuentas hinchadas de forma artificial y con el lastre de los influencers gorrones.

Esto ha hecho que se produjera un cierto desencanto y que las cosas perdieran brillo. Y eso es también lo que ha apuntalado una nueva alternativa, la de los nano-influencers, que han estado muy presentes en la preducción de hacia dónde irán las cosas en el año que entra en redes sociales y que también aparecen en las predicciones que publica Forbes. Se espera que haya un aumento del uso de estos perfiles por parte de las marcas, que empezarán a buscar a influencers más auténticos y también habrán comprendido ya que más seguidores no implica necesariamente más engagement.

Las novedades tecnológicas también impactan en las redes sociales

Los nuevos elementos que protagonizan las noticias de tecnología y las preocupaciones e ilusiones de los CIOs serán también motivo de cambio para los responsables de redes sociales. El lenguaje visual y creativo de las redes sociales se adaptará a estos nuevos elementos.

Las cuentas privadas tendrán un momento de boom

En Instagram se está produciendo un cambio sorprendente: algunas empresas y marcas están poniendo sus cuentas en privado, en una manera de mantener y ganar seguidores y también de generar exclusividad y controlar quién recibe el mensaje. Los consumidores también lo harán cada vez más.

Otra de las tendencias que identifican los expertos es el boom del paso a la cuenta privada entre los miembros de la Generación Z. Los jóvenes son cada vez más conscientes de la necesidad de contar con privacidad y además han tenido una relación con las redes sociales lo suficientemente larga y duradera como para comprender que las cosas tienen muchas caras. Quieren proteger cada vez más su vida personal y para eso no solo están cambiando cómo son sus cuentas (y pasándolas a privado) sino también usando nuevas apps que les permiten sentirse más seguros.

Las stories seguirán creciendo

Durante 2018 las stories fueron uno de los temas de moda y uno de los que aparecían en todas las recomendaciones de "lo que hay que hacer". Fueron también uno de los elementos que estuvieron en constante crecimiento, aumentando su presencia y su peso en la estrategia de marketing en redes sociales. Su popularidad y su atractivo fueron los que hicieron que se convirtieran en una especie de elemento recurrente en las redes sociales, algo que todas parecían estar lanzando, creando e impulsando. Las stories estaban por todas partes.

Los expertos creen que lo estarán todavía más durante 2019, especialmente teniendo en cuenta que las propias redes sociales las están poniendo como elemento destacado de su estrategia. Facebook va a impulsar el formato frente al feed de noticias, por ejemplo.

El nuevo giro del vídeo en redes sociales es la segmentación

Si durante los últimos años el vídeo era la estrella de las redes sociales y lo que estaba en auge, con todo el mundo apostando por el vídeo y lanzando este tipo de contenidos para conectar con las audiencias (y congraciarse con los algoritmos que controlaban los feeds) ahora la estrategia se vuelve más sofisticada. Los vídeos serán la clave para el engagement en tiempo real, apuntan en el análisis, pero también algo que se buscará que sea cada vez más refinado.

En lugar de lanzar vídeos para todos, los vídeos serán mucho más específicos y mucho más concretos. Estarán segmentados para audiencias concretas. Las marcas comprenderán que un mismo contenido no sirve para todos de forma general y empezarán a crear contenidos más relevantes para audiencias específicas. Es la era de la personalización aplicada al vídeo.

Los contenidos cambiarán adaptándose a las nuevas tendencias generales

Pero no es solo importante comprender cómo las tendencias propias cambiarán las cosas, sino también como las más específicas obligarán a las compañías a cambiar lo que hacen. Es lo que ocurre con los contenidos. Varias son las líneas que modificarán los contenidos que las empresas publican y comparten en redes sociales y en los que tendrán que empezar a trabajar (o al menos ser conscientes de cómo impactarán), como apuntan en un análisis de The Drum que complemente a las predicciones de Forbes.

Todos estos cambios en contenidos tienen que partir además de un elemento clave. Las marcas tendrán que tener más cuidado que nunca con la privacidad, que se ha convertido en el punto crucial de tensión en la industria y en el terreno mucho más concreto de las redes sociales. Las compañías tienen que ser capaces de lanzar contenidos que funcionen y de potenciar el engagement de los consumidores, pero sin traicionar su confianza y sin ir demasiado lejos en el uso que hacen de los datos. Esto conecta además de forma notable con el boom, ya mencionado, de las cuentas privadas.

Contenidos inmersivos

Como explican en el análisis, los consumidores quieren ser parte de la experiencia y estar vinculados a la marca de una manera mucho más profunda. Los contenidos tienen que intentar hacer que sientan que están ahí, que están viviendo la experiencia de una manera mucho más 'real'. Esto implica usar más formatos como los vídeos 360º o las tecnologías que permiten ir un paso más allá, como la realidad aumentada o la virtual.

Búsquedas "no-tradicionales"

O lo que es lo mismo: por qué tu estrategia de social media marketing también debería pensar en términos de SEO. Hasta ahora, lo recurrente cuando se hablaba de estrategia de posicionamiento y de hacer un trabajo de SEO estaba en centrarse en lo que ocurría en los buscadores (Google, en definitiva).

En los últimos años, también se ha empezado a hablar de la importancia de Amazon como herramienta para las búsquedas, ya que muchos procesos de compra empiezan ahí. Pero a medida que se navega más por temáticas también en las redes sociales, como ocurre con Instagram o con Pinterest (la reina de estas cuestiones), pensar en hacer una estrategia de posicionamiento resulta también importante en redes sociales.

Voz

Los asistentes de voz han crecido de forma notable en el último año y lo han hecho además de una manera global. Los gigantes tech han ido lanzando sus altavoces inteligentes en muchos más mercados y en muchos más países, llegando a todavía más consumidores.

Esto está empezando a tener un impacto en el marketing en general pero también en el social marketing de forma específica. Las compañías tienen que empezar a pensar también en esa parte de los contenidos en su estrategia de marketing, especialmente teniendo en cuenta que cada vez son más los oyentes y más los contenidos de audio que consumen

Mensajería

Si se puede arreglar algo simplemente mandando un mensaje, los consumidores no querrán tener que escribir un mail, llamar a un teléfono de atención al cliente o chatear con alguien de la empresa.

En algunos países, como China, el marketing en apps de mensajería está ya muy avanzado y llega a una gran masa de consumidores. En otros mercados, como el occidental, aún hay mucho por hacer y mucho terreno por conquistar, pero poca duda cabe de que el futuro pasará por ahí (y más si se tiene en cuenta que Whatsapp ya está trabajando para ofrecer soluciones business).