PuroMarketing

Ninguna marca está a salvo de aburrir y perder a sus fans en redes sociales
Retos del social media marketing: cuando los seguidores se hartan y se aburren de una marca 

Durante mucho tiempo, uno de los grandes objetivos de las marcas en redes sociales era el de acumular seguidores fuera como fuera. Era la época en la que el éxito aún se medía al peso y en el que quien ganaba era quien lograba tener más y más followers, fans o lo que correspondía. Para ello, las marcas hacían lo que fuese. Poco importaba que un sorteo no tuviese mucho que ver con el público nicho al que se buscaba si iba a lograr un boom momentáneo y que se acumulasen los fans hasta cantidades considerables.

El paso del tiempo demostró que, para que el social media marketing funcione, las marcas no pueden operar con esos pretextos. No se puede trabajar con esa idea de seguidores al peso, porque los números absolutos no aportan valor. Lo importante es que esos seguidores sean relevantes para tu marca, tu público objetivo. Y, por supuesto, no se trata solo de ganar fans o followers, sino también de mantener a los que se tiene. La clave del éxito está en el engagement, en tener una buena comunidad y en lograr una cierta fidelidad.

El último punto no es fácil. Como sabrá cualquier social media manager, ver la línea de crecimiento llena de alegría. Ver los avisos de cuántos seguidores han hecho unfollow a tu página o perfil no lo hace. Perder a un fan es siempre un problema y uno que no es en absoluto extraño. Cuando se piensa en crear una buena estrategia de social media marketing, por tanto, no solo se debe pensar en captar a nuevos seguidores o en potenciar la actividad. También se debe tratar cómo se va a mantener y cuidar a los que ya se tiene.

Pero ¿por qué los consumidores dejan a una marca? ¿Qué es lo que los empuja a abandonar tu comunidad en los social media?

Obviamente, una mala experiencia con la compañía de turno llevará rápidamente al abandono. No quieres ser fan de quien te ha tratado mal. Sin embargo, esa no es la única razón y no es el único elemento que puede empujar a que se deserte a una marca.

Por qué abandonamos a la marca

La última vez que le hice unfollow a una compañía fue porque, en cierta manera, sus mensajes me estaban saturando y no le tenía tanto aprecio como para no dejar de seguirla. La marca, de hecho, llevaba mucho tiempo sin aparecer en mi feed (¿había estado a medio gas? ¿los algoritmos pensaron que no me interesaba tanto?) pero de pronto empezó a estar ultra activa, con un humor además un tanto cuñado. Le di un par de días (no puedo evitar sentir pena por los gestores de comunidad de las marcas) y, viendo que no mejoraba, dejé de seguirla.

No es tampoco una razón muy fuera de lo común. Si se pregunta a los consumidores por qué han dejado de seguir a las marcas en redes sociales, se suele acabar encontrando respuestas del mismo tipo. La marca ha empezado a hacer demasiado spam, ocupa demasiado espacio en el timeline o sus mensajes han comenzado a ser aburridos, repetitivos y/o poco relevantes.

Ninguna marca está a salvo de aburrir y perder a sus fans en redes sociales, como demostró un estudio de investigadores coreanos y estadounidenses que se publicó este último verano en el International Journal of Internet Marketing and Advertising.

El estudio se centró en comprender por qué los consumidores que en un momento fueron fieles y entusiastas de una marca acaban, al final, dejando de seguirla u ocultando sus actualizaciones. Los investigadores vinculan los cambios a la propia evolución de la persona.

A veces, se evita a ciertas marcas cuando se ha cambiado la expresión de la identidad personal o se ha cambiado de etapa en la vida. Otras, es simplemente que esa marca, por muy importante que fuese en su momento, ya no nos es necesaria.