PuroMarketing

Los profesionales de la prensa tradicional están pasando la peor época de su historia. El sistema que sustentaba su estado de bienestar se tambalea, y aboca a este sector hacia un futuro más que incierto.

El reciente informe publicado por Pew Research Center sobre el estado de la prensa muestra el declive del papel, en favor de los medios online en Estados Unidos, con cambios valorados en 60 mil millones de dólares.

El "State of the News Media" muestra que en los últimos 10 años los medios digitales han aumentado su plantilla con 5.000 profesionales, que prestan sus servicios a jornada completa. En cambio, el personal de las cabeceras tradicionales continúa descendiendo irremediablemente. Durante ese mismo plazo, 16.200 redactores perdieron su empleo, mientras que las revistas perdieron hasta 38.000 empleados. Concretamente, la tasa de empleo cayó un 6,4% en 2012; una cifra que todavía ha aumentado en el reciente 2013; y sin expectativas de mejorar. 

El informe se muestra optimista sobre el futuro del sector de los medios digitales, considerando que a sus pies se muestra un camino de nuevas oportunidades de negocio y fuentes de ingresos. 

Los datos reflejan que la tendencia tiene una base real. La innovación tecnológica permite mejorar la calidad del servicio informativo, cambiar el modo en el que se presenta la información, agilizar los plazos y mejorar la calidad del contenido; en definitiva todo un mundo de posibilidades. Solo queda por ver si estas nuevas propuestas realmente se adaptan a la demanda y expectativas del público.

Todo apunta a que la prensa escrita tiene los días contados. El 70% de sus ingresos proviene de la publicidad; una fuente de energía cada vez más debilitada, especialmente desde que los inversores han puesto sus ojos en el medio online.

En nuestro país el panorama no es en absoluto mejor. Hace apenas 2 semanas recogíamos en estas páginas que las cifras sobre la evolución de los medios impresos han sobrepasado los peores pronósticos, mostrando una caída de entre el 10% y el 15% para este año. Sin duda un golpe mortal que viene a evidenciar la agonía que atraviesa el sector.

La revolución tecnológica ha conquistado a los usuarios, quienes disfrutan descubriendo y compartiendo contenido a través de internet, y se olvidan de ir al kiosco a comprar noticias cuya actualidad es cuestionable. El mercado de la información marca un ritmo frenético con el que la prensa escrita no puede competir. Por su parte, los nuevos medios vienen pisando fuerte, y tienen en sus manos la posibilidad de cambiar la forma en que los usuarios consumen la información e interactúan con ella.