PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Qué habría pasado si la patente de la Coca Cola se hubiera quedado en España?. Esta es la ingeniosa pregunta que nos plantea "La espía rabiosa" en un reciente artículo en su blog de tendencias de vozpópuli, tras conocerse la historia de Juan Mica, quién reclama la autoría moral del refresco. El protagonista en cuestión afirma ser uno de los descendientes de Bautista Aparici. Uno de los tres valencianos que seis años antes de su nacimiento en Estados Unidos, crearon una bebida muy parecida a la Coca Cola.

Muchas historias se cuentan sobre este supuesto origen español de la Coca Cola. Sin embargo, ateniéndonos a la historia aceptada y popular, se dice que esta bebida fue originalmente creada por el químico farmacéutico John Pemberton en 1885.  No fue sino su contable Frank Mason Robinson quien introdujo la marca e ideó el logotipo aunque posteriormente fue adquirida por el empresario Asa Griggs Candler para ser comercializada y expandida a nivel mundial, destacando para cumplir este objetivo, su visión estratégica y tácticas de marketing para convertirla en una de las bebidas más consumidas de la historia y de todo el mundo.

Conocida de forma breve su historia, podríamos volver a formular la pregunta inicial. ¿Qué habría pasado si la patente de la Coca Cola se hubiera quedado en España?.

Lo primero que podemos destacar es que quizás, el hecho de que un determinado producto hubiera sido patentado en nuestro país, no implica por ello que el resultado de su éxito hubiera tenido que ser el mismo. Sobre todo, porque en aquello del Marketing, ya sabemos que los auténticos gurús se encuentran casi todos siempre al otro lado del charco, y el resto parece que vamos siempre tomando notas o siguiendo su estela.

Pero no solo eso, nuestro país tampoco cuenta con grandes casos empresariales de éxito a tales niveles de presencia a nivel mundial que partieran realmente de una idea brillante y tan sencilla como la de la propia fórmula de Coca-Cola. Tenemos marcas populares en nuestro país, pero solo algunas como Inditex, y Zara como buque insignia del Imperio empresarial del visionario español Amancio Ortega, han conseguido evolucionar creciendo casi desde la nada. De hecho, ésta es la única compañía española presente entre las cien empresas con mejor reputación del mundo. Otras como Cepsa, Repsol Petróleo y Telefónica de España tan solo lideraron el ranking de las 100 primeras empresas de España a pesar de mantener también una presencia internacional.

Además, hablamos de una compañía como Coca-Cola, que con más de 125 años de historia, ha sabido sobrevivir a muchos de los peores momentos de la historia de la humanidad. Incluso durante la segunda guerra mundial, Coca-cola supo aprovechar las circunstancias para llegar a los rincones más insospechados y hasta el soldado más retirado en cualquier frente de guerra. Durante este periodo, Coca-Cola puso en marcha uno de sus planes más ambiciosos con el fin de construir plantas embotelladoras que abastecieran al propio ejército de los Estado Unidos, aunque eso sí, con gastos sufragados por el gobierno. El resultado, un suministro de más de 10 millones de botellas y 64 fábricas para abastecer la demanda. Algo que por ejemplo, hubiera resultado bastante difícil de conseguir en tiempos de la propia guerra civil española donde apenas quedaba para satisfacer las primeras necesidades. 

Todo ello sin tener en cuenta aquellos tiempos de dictadura militar donde la censura estaba presente en todos los aspectos y medios de la sociedad. ¿Cómo se verían aquí aquellos sugerentes anuncios de Coca-Cola, protagonizados por bellas chicas y mujeres con pose alegre y seductora, o aquellas estampas que nos mostraban la feliz vida y libertad americana? 

Era lógico pensar pues, y que muchos afirmaran, que hubiera una época donde EE.UU fuera considerado el verdadero "país de las Oportunidades".  Al margen de los cambios en algunas de sus costumbres y las adversidades de sus momentos más críticos, el tejido empresarial de este país es uno de los más importantes del mundo, sino el que más, y en sectores como el tecnológico, la goleada en cuanto al número de empresas con origen y sede en este país resulta verdaderamente impresionante. La visión global de sus empresas y su nivel de exportación ha facilitado la expansión a nivel global de muchas de sus empresas.

Pero claro, si en España ya resulta difícil mantener un negocio o ser emprendedor en los tiempos que corren, imagínense las dificultades para serlo en aquellos tiempos tan remotos. Si todavía hoy en día, muchas empresas no han asimilado la importancia de la necesidad de invertir en marketing y publicidad,  y no considerarlo tan sólo como un gasto más ¿Cómo pretendemos ni acercarnos a la estrategia americana que durante tantas décadas nos ha dado mil y una lecciones de cómo y de qué forma vender nuestros productos y crear una imagen de marca robusta, consolidada y como millones de consumidores fieles alrededor del mundo?

No hablemos de aquello de satisfacer al cliente, o de la virtud de adoptar un concepto como la felicidad como emblema. Aquí en el país donde las asociaciones de consumidores solo reciben millones de denuncias, quejas y reclamaciones, resultaría casi una utopía la existencia de una gran marca con dichos valores.

Pero todavía nos queda algo más, y es que a día de hoy, resultaría casi imposible conseguir tal producto nacional con esta envidiable proyección a nivel mundial a pesar de los pesares. Parece que la innovación y la investigación han dejado de tener el respaldo que bien deberían merecerse. Y quizás hoy, un español con talento y con una fabulosa fórmula tan revolucionaria como aquella de la Coca-Cola, sin ayuda, ni facilidades, ni tan siquiera acceso a la financiación, no tendría más remedio que destinarla al fondo de su cajón para que esta quedase simplemente en el olvido. Está más que claro, ni ahora , ni antes, la Coca Cola nunca podría haber sido una realidad si hubiera sido una patente española. De hecho, la popular historia de los tres valencianos a los que al inicio hacíamos referencia así nos lo ha demostrado.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosUPF Barcelona School of ManagementMedianzo