PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

Mucho se habla últimamente sobre el showrooming, esa práctica por la cual los usuarios salen de tiendas y utilizan su móvil para comparar precios e incluso comprar online el producto que tienen físicamente en sus manos. El futuro se presenta muy negro para los retailers, que podrían ver su finalidad reducida a meros escaparates.

Pero no es cuestión de echarse las manos a la cabeza, ni de maldecir una y otra vez las nuevas tecnologías, y cómo este invento diabólico en forma de teléfono ha venido para acabar con el comercio tradicional. No hay por qué exagerar. Ni es el fin del comercio tal y como lo conocemos, ni todos los clientes prefieren comprar online.

De hecho, los últimos datos de Verdict muestran que únicamente el 2% de los showroomers acaba completando su pedido vía móvil mientras está en la tienda. Lo que sí es lógico es que los clientes busquen la mejor opción, y que su smartphone es una herramienta muy útil para conocer otras alternativas sin la necesidad de desplazarse de una tienda a otra ¿acaso no es lo que hemos hecho siempre? ¿o es que compramos en la primera tienda que nos encontramos?

¿De qué depende que compremos en un sitio u otro?

Más que elegir entre comprar online u offline, lo que los clientes buscan es la mejor opción. Si en la tienda en la que se encuentran está el producto que buscan, su precio es bueno y además el trato al cliente es intachable, ¿qué necesidad tienen de seguir buscando?

Todo va a depender de la estrategia de ventas de las tiendas, de su vocación de servicio por el cliente, y capacidad para proporcionarle una estrategia integrada, a través de todos los canales. ¿Por qué no ofrecerle una oferta personalizada vía online, a quienes ya se encuentran dentro de la propia tienda? ¿qué tipo de acciones realizan las tiendas para fidelizar a sus clientes e incentivarles a comprar? Cuentan con 2 grandes ventajas, que ningún medio online podrá superar: de un lado, pueden dirigirse directamente al cliente, ofreciéndoles un trato cercano y personal; de otro, es posible adquirir el producto en el momento.

Es lógico intentar vivir al margen de la realidad y habrá quienes piensen que solo se trate de una tendencia de moda o pasajarea. Desechar el potencial de internet y las nuevas tecnologías no traerá más que problemas, pero los datos están aquí.

Econsultancy indica que el 43% de los compradores recurre a su smartphone para comparar precios y ampliar información sobre los productos que le interesan.  JiWire nos revela que el 37% de los showroomers acaba comprando online, aunque ya en casa o en el trabajo, desde la tranquilidad de una red segura. Según su Mobile Audience Insights Report, el 60% de los usuarios utiliza su móvil para buscar información dentro de la tienda, de los cuales, el 57% acaba comprando in situ.

Informes como el desarrollado por Parago, reflejan que el 58% de los usuarios de smartphone utiliza su teléfono inteligente mientras va de compras y que el fenómeno del showrooming se ha visto aumentado un 400% durante el último año. Sin embargo, otros datos como los de xAd y Telemetrics, apuntan a que los smartphones no están siendo tan frecuentemente utilizados para el showrooming como se pensaba, aunque no parece una razón suficiente para que muchos minoristas preocupados por sus efectos hayan adoptado una política permanente de equiparación de precios, sobre todo si tenemos en cuenta que el ahorro económico es el factor determinante para que un cliente se decida a comprar online o en una tienda de la competencia.

Como podemos comprobar, el showrooming para nada es un mito, más bien toda una realidad que debe ser contemplada como una nueva opción que viene a mejorar la experiencia de compra del cliente. No debe suponer solo una amenaza. Si se sabe gestionar adecuadamente también podría convertirse en una oportunidad.

ESERP Business & Law SchoolFlyeralarmDataCentricUDIMA, Universidad a Distancia de MadridExaprintIEBS Digital Business SchoolCEF Centro de Estudios FinancierosBSM UPF Universidad Pompeu Fabra Medianzo