PuroMarketing

La app para móvil de eBay, que hoy cumple 5 años de vida, ya ha superado los 160 millones de descargas globales1. El portal de comercio electrónico más grande del mundo lanzó su aplicación para dispositivos móviles en 2008, coincidiendo con la apertura de la App Store de Apple, y desde entonces ha permitido a todos los usuarios comprar y vender de manera rápida y fácil, en cualquier momento, lugar y desde cualquier dispositivo.

Un nuevo análisis realizado por eBay junto a la empresa de investigación Conlumino¹ muestra los desafíos a los que se enfrentan los minoristas y pequeños comercios en el mercado de las aplicaciones. En el último año se han desarrollado más de 1 millón de aplicaciones para smartphones y tabletas1, aunque el 64% de las que empezaron a desarrollarse nunca se terminaron o fueron rechazadas por las tiendas de aplicaciones, lo que representa un total de 3,70 mil millones de euros en costes de desarrollo a nivel mundial.

Otra de las conclusiones que se extraen del estudio es que, actualmente, una de cada cinco aplicaciones (18%) disponibles permite al usuario poder comprar a través de ellas, lo que destaca la importancia que está adquiriendo el comercio móvil. En este sentido, Olivier Ropars, Director Senior de Comercio Móvil de eBay Europa, incide en que las ventas de dispositivos móviles se han disparado y en cómo los teléfonos inteligentes han modificado nuestro día a día, incluso la forma en que compramos y pagamos. “eBay ofrece acceso a los consumidores al mercado más grande del mundo, y lo hace a partir de una sola aplicación.

Por ello, tanto minoristas como marcas utilizan eBay como parte de su estrategia móvil”, afirma Ropars. “Nos asociamos con ellos, sin competir, y les ofrecemos una plataforma donde se espera que en este año se generen más de 20.000 millones de dólares”3, concluye.

En relación a la inversión requerida para la creación de aplicaciones, la investigación estima que el coste medio del desarrollo de una app básica es de 18.000 euros, mientras que el de una aplicación más avanzada ronda los 81.000 euros. Pero los gastos que comportan las aplicaciones no acaban allí, ya que cada actualización y mejora también implica el desembolso de una cantidad. De hecho, las revisiones para hacer frente a nuevos dispositivos, así como también las actualizaciones necesarias tras un cambio del sistema operativo, pueden costar hasta un 42% del precio original de desarrollo, mientras que los cambios básicos y parciales pueden suponer alrededor del 17% de la inversión inicial.