Contenidos Notas de Prensa Vídeos Foros Diccionario
Bienvenido al nuevo buscador de PuroMarketing. Nuestro sistema de búsqueda ha sido mejorado para proporcionar unos mejores resultados y mejor acceso a nuestros contenidos.
No suele hablarse de ello cuando se analizan los elementos de tensión en el social media marketing, pero es un problema que puede lastrar el trabajo
Los social media marketers también sufren del pánico a la hoja en blanco
242 Shares
  • Suscríbete a nuestra Newsletter

    Recibir todos nuestros contenidos y novedades en tu email
  • Que integra CRM, facturación y gestión de proyectos para hacerte tu día a día más sencillo
  • Prepárate con el Máster más avanzado del mercado en que incluye: #Traffic #CRO #Analítica #UX
  • Afronta los retos que la digitalización plantea a las empresas a nivel estratégico y operativo
  • PuroMarketing

    Uno de los temas favoritos que se tratan cuando se habla con escritores o sobre escritores es el bloqueo de escritor. Es ese momento en el que el autor se queda bloqueado y no consigue seguir avanzar. No se le ocurre nada más y no sabe qué más contar. Es el también conocido como síndrome de la página en blanco. La cuestión es muy frustrante y un tanto perniciosa, ya que acaba enquistándose como una especie de mal en el que el propio bloqueo crea más bloqueo. Para el pobre escritor afectado, la presión por intentar sobrellevar el horror a la página en blanco acaba generando más presión y acaba haciendo que las cosas sean todavía peores.

    Pero lo cierto es que el problema del bloqueo del escritor o el miedo a la página en blanco no solo afecta a los escritores. Por supuesto, periodistas y otros profesionales de la palabra escrita sufren muchas veces del mismo mal y lo mismo le ocurre a los marketeros. El problema no es solo algo que afecta a quienes hacen marketing de contenidos, sino que es también un serio problema cuando se hace social media marketing, aunque se suela olvidar la cuestión cuando se habla de los problemas a la hora de gestionar redes sociales.

    Sería quizás mejor llamarlo el miedo a no tener nada que publicar, algo que además ocurre de forma mucho más recurrente cuando lo que se gestiona es la presencia en redes sociales de una marca muy pequeña o de una marca muy de nicho. Cuando es algo tan específico y tan concreto que lo que se puede contar es muy limitado o las fuentes de contenido se reducen a un par de medios, la tensión por tener siempre algo nuevo que decir es incluso mayor (y la probabilidad de no encontrar realmente nada es superior). O, como me explicaba una community manager, ante algunas cuentas es inevitable sentir tensión ante el qué se va decir y cómo se va a llenar la programación de contenidos.

    A eso se suma que la propia naturaleza del trabajo hace que la presión sea todavía mayor. Uno tiene que ser siempre creativo, divertido y fresco, lo que hace que muchas veces se olvide que ser creativo, divertido y fresco todo el tiempo es muy complicado. Encontrar qué decir del modo en el que se quiere decir es una de las dificultades a mayores del trabajo.

    Así, como recuerdan en una encuesta sobre el tema que Simply Measured ha realizado entre los propios marketeros, el problema está un poco muchas veces en las propias rutinas de trabajo. Se piensan demasiado las cosas siendo demasiado perfeccionista, se autopresiona uno demasiado en la búsqueda de la gran idea o se trabaja demasiado seguido sin recordar la importancia de hacer un descanso. El miedo al fracaso o a una reacción negativa de los seguidores también funcionan como elementos de bloqueo. Y, por otra parte, se tiende a entrar en una suerte de obsesión por editar contenidos hasta la perfección que lleva a que nunca parezca que nada es suficiente.

    Cómo sobrevivir a la página en blanco

    Y, aunque no se hable mucho de esto y no se suela incluir en los listados de problemas a los que se suele enfrentar el social media marketer, lo cierto es que ahí está, como bien hemos demostrado, y por ello se necesita algún modo de sobrevivir al problema. En los artículos sobre escritores siempre se suele recomendar salir a pasear y despejar la mente, algo que en el trabajo en social media marketing no siempre es realmente posible.

    ¿Cómo saltarse el bache? Los marketeros tienen sus propios trucos, o al menos eso es lo que se puede ver por lo que señalan ellos mismos en el análisis. Salir de la propia industria y ver no ya lo que hacen los competidores sino compañías de otros terrenos puede servir de mecha para encontrar la inspiración.

    Otros simplemente se lanzan a procrastinar en otras redes sociales en un intento por llegar a nuevas ideas (por ejemplo, perder un rato en Pinterest puede servir para mucho en ciertos sectores) y otros echan mano de amigos y compañeros de trabajo como fuente potencial de inspiración. Y, por supuesto (y como por otra parte suelen recomendar también algunos escritores), el organizar el trabajo suele ayudar a prevenir estas cosas. El no dejar las cosas para el último momento ayuda a reducir la presión y como vacuna para el síndrome de la página en blanco.

    Tu escuela de negocios online especializada en el desarrollo ejecutivo de tu perfil profesional
  • Comentarios
  • Anónimo
    No hay comentarios ni opiniones sobre este contenido. Sé el primero en opinar