PuroMarketing: Noticias de marketing, publicidad y marcas

La inteligencia artificial se ha convertido en uno de los elementos recurrentes en el discurso sobre cómo la tecnología está cambiando las cosas para las empresas, especialmente en el terreno del marketing. Su desarrollo creciente y el hecho de que permita hacer cada vez cosas más sofisticadas, está teniendo un impacto directo en el mercado.

De hecho, algunas previsiones ya hablan de que la IA sustituirá a una cantidad notable de trabajadores del área de marketing. La automatización de sus funciones llevará a que sean las máquinas quienes se encarguen de lo que ahora mismo todavía hacen trabajadores humanos.

Pero el impacto de la IA no se queda solo ahí. Los responsables de marketing esperan que las cosas cambien gracias a la inteligencia artificial y que lo hagan además muy rápido. En cierto modo, casi se podría preguntar si no esperan que los cambios sucedan demasiado deprisa y si esto no está haciendo que sus expectativas sean excesivamente ambiciosas o desmesuradas.

El último estudio sobre lo que los marketeros esperan de la inteligencia artificial y de la rapidez en la que esperan visualizar esos cambios llega de la industria B2B, pero lo que los responsables de marketing de ese terreno han confirmado y lo que los datos dicen sobre lo que ven como factible de cara al futuro inmediato ayudan a comprender de forma destacada el estado de las cosas.

El estudio, elaborado por Demandbase, apunta, de entrada, que el margen de maniobra que los marketeros dan a la IA es bastante limitado. El 84% de los responsables de marketing de compañías B2B espera ver valor y retorno de sus inversiones en inteligencia artificial en el muy rápido margen de un año o menos tiempo. Quieren que no pase más de un año desde que implementan la IA hasta que ven el valor de lo que les supone.

Quiénes la usan y para qué

Por ahora, no muchos marketeros están usando realmente la inteligencia artificial. Solo un 18% de los encuestados asegura que está empleándola, aunque un 66% asegura que planea hacerlo.

Posiblemente, el modo en el que ven a la IA y el proceso de asumir su uso explica por qué sienten tanta presión por ver datos inmediatos. Un 40% de quienes ya la han incorporado reconoce que ha sido una "inversión mayor" y que se busca con ella que mejore las ventas y los resultados de las campañas de marketing.

Las prioridades a las que se destina la IA son la de identificar qué nichos deben buscar (lo que hace el 64%), el mejorar el alcance y la eficiencia de la publicidad digital (54%) y capturar mejor las señales de los consumidores de que están interesados en algo (46%). También se da por sentado que la IA mejorará la calidad de los leads y la comprensión de cómo son los consumidores.

Las expectativas son por tanto elementos cruciales para la estrategia de la compañía y para sus buenos resultados. Los marketeros dejan en manos de la IA puntos clave para el éxito de la empresa, lo que hace que su visión en términos de plazo sea comprensible. Aun así, cabe preguntarse cuán realista es su ambición y si la inteligencia artificial puede extraer todo el jugo a las cosas en un margen de tiempo tan limitado.

ESERP Business SchoolFlyeralarmDataCentricCEFExaprintIEBSCEFUniversidad Pompeu Fabra Medianzo