PuroMarketing

De jugar en jornadas maratonianas y quemarse, estos influencers pasan a ser creadores de contenidos
Gaming influencers: el punto en el que los eSports y el marketing con influencers se cruzan

Por separado, los influencers y los deportes electrónicos son dos de los grandes terrenos al alza de los últimos años. Los influencers se han convertido en las grandes estrellas de las redes sociales y en los elementos que todas las marcas buscan para lanzar todo tipo de campañas.

Los eSports eran una de las grandes promesas de internet en los tiempos pre-covid, cuando se posicionaban como una potencial palanca para llegar a públicos más jóvenes y más diversos que los deportes convencionales. La crisis del coronavirus sirvió, en su caso, para confirmar sus valores y su potencial y para hacer que las empresas los tuviesen mucho más en cuenta.

De forma conjunta, los influencers y los eSports podrían crear el gran mix de lo que a las marcas les interesa y de lo que va a impulsar esta última industria. La figura ya existe. Se llaman gaming influencers y, según explican en el reportaje de Wired en el que se describe el perfil, podrían ser el futuro de los deportes electrónicos y la clave para su expansión en el mercado.

El perfil del gaming influencer viene del mundo de los eSports puros, por así decirlo, y acaba en este nuevo contexto partiendo un tanto de la quemazón que generan ciertas pautas del mundo eSports. El ejemplo con el que Wired inicia su análisis es una muestra de libro de esta idea: es el de un gamer que deseaba vivir de jugar, lo logró y se quemó en el proceso. Su contrato con una de las compañías de juegos online era draconiano (limitaba en dónde podía publicar, muchas horas de trabajo, etc). Cuando se terminó pasó de ser un gamer a convertirse en creador de contenidos. Es un influencer.

No es el único. Como señalan en el reportaje, un número ya reseñable de jugadores de alto nivel están abandonando los eSports como elemento único y total de su trabajo y se están convirtiendo en estrellas de la red, con perfiles en YouTube y Twitch. Lo hacen, como señalan desde United Talent Agency al medio estadounidense, porque el cambio les permite tener una mayor viabilidad a largo plazo en ingresos por un lado y porque les ata menos en términos de horarios que las intensas jornadas de los gamers.

Además, los propios jugadores, convirtiéndose en creadores de contenidos, ganan algo muy importante: pasan a tener un control directo sobre su carrera y sobre qué hace, cuándo y dónde.

Lo que cambia en el contexto de los deportes electrónicos

El cambio no solo está siendo protagonizado por unas cuantas estrellas gamers, sino que también está afectando a cómo se reparten las cuentas. Desde los patrocinadores hasta las propias compañías de eSports están viendo estos movimientos y están intentando conectar con ellos (la migración de un perfil a otro está haciendo, igualmente, que se hable más de cuánto se queman los gamers y de salud mental en la industria).

Que la industria preste atención al cambio es importante porque, aunque los deportes electrónicos han salido beneficiados de la crisis en términos de interés y atención, también se han visto impactados por la pérdida de ingresos que ha supuesto no poder hacer eventos presenciales. No se pueden hacer torneos y esos ingresos no se están generando.

¿Son los gaming influencers la solución a los problemas de los eSports? En parte sí, como apuntan en Wired, aunque no lo hacen sin crear nuevos problemas. No todas las estrellas del gaming se acabarán reciclando como influencers, porque no todas tienen el margen de maniobra para hacerlo.

Aun así, el cambio podría tener un efecto beneficioso a otro nivel, haciendo que fuesen más visibles perfiles más diversos en el universo gamer, que la industria tal como está ahora está dejando fuera de ángulo.